Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 13:20
Autonomías > Cataluña

Una grabación confirma que Comín gestionó locales para votar en el 1-O

El exconsejero mantuvo conversaciones con Josep María Jové, exsecretario general de la vicepresidencia

Antoni Comín, exconsejero de Salud.
Una grabación confirma que Comín gestionó locales para votar en el 1-O
Redacción
Martes, 27 de febrero de 2018, a las 14:50
Antoni Comín, exconsejero de Salud de la Generalitat, utilizó su cargo para para organizar el referéndum independentista del 1-O, según ha desvelado El Confidencial. En los audios a los que ha tenido acceso el periódico, el exconsejero mantiene varias conversaciones con Josep María Jové, exsecretario general de la vicepresidencia y mano derecha de Oriol Junqueras.

Las conversaciones entre Comín y Jové versan sobre el número de inmuebles de los que se podía disponer en la ciudad de Barcelona para organizar el referéndum del 1-O. Concretamente, el exconsejero de Salud llama a Jové para comprobar si la información que él tiene es la misma que su interlocutor. Todo sucede porque Comín ha tenido una reunión con una mujer, desconocida, que tiene otros datos sobre los locales que podrían usar para la consulta.

“La lista del 50 por ciento son 131 y la lista que ella tiene son 65. Suerte que se me ha ocurrido quedar con ella porque creo que ha habido un malentendido, porque yo tengo la lista que me pasaste tú”, asegura Comín a Jové. El audio versa sobre los locales, entre los que se encontraban centros de Salud tal y como informó Redacción Médica, que podía utilizar la Generalitat para llevar a cabo el 1-O en la ciudad. Finalmente, Jové cita a Comín en su despacho para solucionar este problema y tratar de deshacer el embrollo que tiene el exconsejero.

Ese mismo día, solo dos horas después, Comín vuelve a llamar a Jové, quien asegura estar concentrado en otras muchas cuestiones, y en medio de la conversación el exconsejero de Salud pronuncia el nombre de uno de los implicados en el 1-O. Este hecho enfada a Jové, quien tajantemente le dice a Comín que vaya al ‘Palau’ (Generalitat) para tratar el asunto de los locales en persona, ya que prefiere no hablar más por teléfono y evitar que el exconsejero dé más nombres.