11 dic 2018 | Actualizado: 14:40

'Golpe de Estado' sanitario: Comín interviene los ambulatorios del 1-O

Se autoproclama presidente de los centros de salud para permitir la votación del referéndum

Antoni Comín, consejero de Salud.
'Golpe de Estado' sanitario: Comín interviene los ambulatorios del 1-O
mié 27 septiembre 2017. 15.30H
Redacción
El consejero de Salud, Antoni Comín, ha cesado a decenas de directivos de la Generalitat en los centros sanitarios y se ha asignado a sí mismo como presidente, en una decisión con la que pretende hacerse con el control de unos 80 ambulatorios para convertirlos en colegios electorales de cara a la votación del próximo 1-O. (Acceda aquí a la carta con la que Comín ha destituido de golpe a decenas de directivos sanitarios).

Se trata de un treintena de organismos públicos que gestionan varios de los Centre d'Atenció Primària (CAP) para convertirlos en centros de votación el próximo domingo. Una decisión que sigue la misma línea que lo ocurrido en la Consejería de Educación con el presidente del Consorcio Educativo de Barcelona respecto a los colegios.

Comín ha tomado la iniciativa de cesar a las presidencias y altos cargos de primera, segunda y tercera línea de los consorcios sanitarios para permitir el voto del 1-O y asumir personalmente las responsabilidades que esto acarreará. Pasan a sustituir a dichos cargos, además del consejero, el presidente del CatSalut, David Elvira; el vicepresidente, Josep Maria Argimon, además de Francesc-Xavier Rodríguez y Eva Sánchez como nuevos representantes de la Generalitat. De esta manera, los trabajadores sanitarios podrán solicitar un permiso de cuatro horas para acudir a las urnas, y el conseller Comín y su equipo se convierten en responsables y últimos garantes del citado derecho.

Según ha podido saber Redacción Médica, la decisión del consejero ha sido totalmente inesperada, de tal forma que los trabajadores de los centros afectados no tenían la menor idea de tal medida. Tanto es así, que a primera hora de la tarde de este miércoles seguían sin tener ningún tipo de comunicación oficial por parte de la Administración catalana de los ceses. Una situación que bien podría tildarse de 'golpe de Estado' sanitario, un hecho sin precedentes en la historia de la sanidad catalana y española.

El departamento de Salud ha asegurado, tal y como recoge la agencia EFE, que el nombramiento del propio conseller como presidente de los consorcios y entidades se revertirá una vez haya pasado el 1-O y se haya garantizado "la seguridad jurídica de todos los trabajadores".

Una decisión "unilateral"

Fuentes del PSC han pedido al consejero que “deje tranquilo a los consorcios”. “Usan centros que abrirán en fin de semana cuando los cerraron por los recortes, por ejemplo en Castelldefels. No tienen ningún reparo en abrirlos ahora para un referéndum que no debe celebrarse”, han apuntado. Asimismo, han tildado de “falta de respeto” la decisión “unilateral” que está tomando la Generalitat de Cataluña.

Las resoluciones firmadas por el consejero llevan fecha de 22 de septiembre e incluye el nombramiento de altos cargos del departamento de Salud, entre los que se encuentran David Elvira, Francesc Xavier Rodríguez, Eva Sánchez o Josep Maria Argimon, entre otros, y que pasarán a ser miembros representantes de la Generalitat en los consejos rectores de los consorcios sanitarios.

Según ha apuntado el propio consejero este punto está enmarcado dentro del objetivo de “garantizar” que los trabajadores de guardia tengan permiso para ir a votar el 1 de octubre
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.