Quim Torra: "La recentralización retrasó medidas clave contra el Covid-19"

El presidente de Cataluña explica en una entrevista con Redacción Médica la gestión de la crisis sanitaria

Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña.
Quim Torra: "La recentralización retrasó medidas clave contra el Covid-19"
mié 03 junio 2020. 19.15H
Con la colaboración de
Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña, ha vivido la epidemia del coronavirus desde dos puntos de vista: la del gestor político que está al frente de un Gobierno; y la de paciente de Covid-19, pues se contagió y tuvo que hacer la obligada cuarentena. 

En esta entrevista para el especial de Redacción Médica 'Lecciones Covid-19', el líder del Ejecutivo catalán analiza la gestión que se ha hecho de esta crisis, las ventajas que a su juicio hubiera tenido una mayor autonomía de decisión sobre la misma y el papel de todos los actores implicados. 

Usted ha sido muy crítico con la gestión que el Gobierno central ha hecho de esta crisis sanitaria. En general, ¿dónde cree que hemos acertado como país, ustedes como Comunidad y en qué hemos fallado?

La Generalitat de Catalunya ha seguido en todo momento las indicaciones de los organismos internacionales, así como de los expertos de nuestro país. Ninguna decisión se ha tomado sin seguir sus recomendaciones, anteponiendo en todo momento la salud de los ciudadanos a cualquier otra premisa. Éste es, sin duda, el mejor acierto.


"Vaciar de competencias al Govern ha supuesto una dificultad añadida"


En cualquier caso, nos encontramos ante una pandemia mundial que ha pillado con el paso cambiado a todos los gobiernos, que hemos tenido que afrontar un reto sin precedentes. Errores seguro que hemos cometido todos, atendiendo a la excepcionalidad de esta crisis, pero es evidente que su gestión nunca debería haberse militarizado y haberse afrontado desde un prisma belicista a golpe de estado de alarma como ha hecho el gobierno español. Y menos aún, utilizarlo para recentralizar competencias ante una emergencia sanitaria y social de tal magnitud.

Vaciar de competencias el Govern de Catalunya y los gobiernos autonómicos ha supuesto una dificultad añadida, alejando el centro de decisión del terreno. No hay duda que tenemos más información y conocimiento sobre la realidad de la situación, y estamos más capacitados para gestionar esta crisis con mayor eficiencia y agilidad. El factor proximidad es clave. Por ejemplo, los ayuntamientos conocen las necesidades de sus vecinos mucho mejor que cualquier otra administración. Por este motivo, hemos colaborado estrechamente con ellos. 

Ante una crisis similar futura, ¿qué medidas deberían adoptarse ya de forma preventiva en cuanto a recursos humanos, recursos materiales, y gestión/organización?

Esta crisis nos ha puesto frente a un espejo y nos ha mostrado nuestras flaquezas. Hay que tomar nota y sacar lecciones para estar más preparados para hacer frente a una eventual nueva crisis de esta magnitud, lo que pasa por reforzar nuestro estado del bienestar, especialmente la sanidad y los servicios sociales, sin olvidar otras prestaciones destinadas a garantizar la calidad de vida de nuestros ciudadanos.


"Pretendemos compensar económicamente a los sanitarios; hay que ir más allá de los aplausos"


En estos momentos en que la pandemia parece que nos da una tregua, trabajamos para facilitar el descanso de los sanitarios que han estado en primera línea. Desde el Ejecutivo pretendemos compensar económicamente este sector porque hay que ir más allá de los aplausos. 

Además, estamos recuperando la actividad asistencial que quedó paralizada por la pandemia, así como reabriendo las consultas que se han visto paralizadas y recuperando las intervenciones que tuvieron que posponerse. Además, trabajamos para mantener los niveles de compra de material de autoprotección y de test de detección.

Todo, para estar preparados en caso de que hubiese una nueva ola y poder garantizar una buena atención a todos los pacientes. Somos conscientes de que la prevención es la mejor política sanitaria, pero hay que recordar que la responsabilidad individual es fundamental para evitar nuevos contagios. Tenemos que agradecer la actitud ejemplar de la ciudadanía que, asumiendo limitaciones de movimientos y de libertades, ha tenido un papel fundamental para doblegar la curva.

¿Cree que cambiará la gestión que hace Presidencia de la Consejería de Sanidad tras esta epidemia?

El Govern de la Generalitat ha actuado como un equipo durante toda esta crisis y así debe ser. El seguimiento de la crisis del coronavirus ha sido exhaustivo y la coordinación ha sido constante con reuniones diarias a todos los niveles. De todas formas, cuando todo esto termine, tendremos que analizar nuestra actuación para detectar sus puntos débiles y ponerles remedio.

¿Entiende necesaria una mejor y mayor financiación de la sanidad?

Sin duda, mejorar la inversión en sanidad es una de nuestras prioridades y todas las administraciones debemos conjurarnos para conseguirlo. Especialmente el gobierno español, que es quien tiene mayor capacidad para endeudarse y acudir a los mercados internacionales.


"La crisis ha costado en sanidad 5.000 millones, a los que hay que sumar la deuda histórica del Estado español"


Desde la Generalitat estimamos que el coste sanitario del coronavirus en Catalunya llega a los 5.000 millones de euros, que hemos asumido íntegramente. A esto hay que añadirle, los 16.000 millones de euros de déficit fiscal que cada año desparecen de Catalunya y no vuelven y las deudas históricas del Estado español que ascienden a 9.000 millones de euros.

Ante la experiencia de coordinación de los sistemas sanitarios autonómicos que ha tenido esta crisis, ¿cree que merece la pena una reflexión, no ya sobre centralizarlos sino sobre la necesidad de coordinarlos de otra forma?

Son dos debates distintos y no excluyentes, la coordinación de los servicios de salud autonómicos debe mejorar. Hay que profundizar en la colaboración entre todos los entes para compartir información y conocimientos. Mejorar esta coordinación, bajo ningún concepto implica recentralizar servicios a través de un mando único, que ha resultado ineficiente y ha sido fuente de muchos problemas.

En el caso de Catalunya, esta recentralización ha retrasado medidas esenciales, como el confinamiento total, que debería haberse hecho 15 días antes, o la compra de material de autoprotección para nuestros profesionales sanitarios. Pero lo mismo ha sucedido con muchas otras iniciativas que al final han recibido el visto bueno por parte del gobierno español, pero demasiado tarde, como el ingreso mínimo vital. La tan manida cogobernanza no la hemos visto por ningún lado.

La sanidad pública y privada han trabajado 'mano a mano', bajo un mismo ente de gestión, durante esta pandemia, ¿qué lecciones se pueden extraer de ello?


"El trabajo con la privada ha permitido triplicar las camas UCI"


Para evitar el colapso del sistema y una mejor atención de los pacientes, durante la crisis se optó por trabajar sin diferenciar entre hospitales públicos, concertados y privados. Se trata de una opción excepcional para una situación excepcional, aunque en Catalunya la concertación goza de una dilatada experiencia.

Esta iniciativa ha permitido triplicar las plazas de UCI llegando a las 2.019 camas, 1.763 de las cuales se dedicaron a pacientes con Covid 19, y no llevar al límite el sistema público. A pesar de estas iniciativas, el sistema sanitario ha podido resistir gracias al esfuerzo ingente de nuestros profesionales sanitarios que han demostrado, una vez más, su gran valía. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.