17 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 18:20
Autonomías > C-La Mancha

El Sescam crea un grupo de trabajo para la prevención del suicidio

El equipo está formado por profesionales multidisciplinares

Regina Leal, gerente del Sescam.
El Sescam crea un grupo de trabajo para la prevención del suicidio
Redacción
Lunes, 11 de septiembre de 2017, a las 12:00
El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) ha creado un grupo regional de trabajo para abordar la prevención del suicidio, un problema de salud pública sobre el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) quiere llamar la atención por su alta incidencia con el desarrollo de un Plan de Acción de Salud Mental para los años 2013-2020 con el objetivo de reducir un diez por ciento los índices de suicidio.

Según la coordinadora del Área de Salud Mental del Sescam, Teresa Rodríguez, "la prevención y control del suicidio no es tarea fácil, de ahí la importancia de trabajar de manera coordinada desde diferentes ámbitos: salud, educación, ONG, Urgencias y Emergencias, trabajo social, entre otros, identificando los factores de riesgo y haciendo hincapié en la prevención y la promoción de los factores protectores".

En sintonía con las recomendaciones de la OMS sobre la prevención del suicidio --segunda causa de muerte entre los jóvenes de entre 15 y 29 años--, el equipo de expertos promovido desde el Sescam, formado por más de cuarenta profesionales, trabajan ya en el diseño de una estrategia regional para generar y transmitir conocimiento, identificar buenas prácticas y perfilar acciones para atajar esta situación prioritaria de salud pública, ha informado la Junta en nota de prensa.

Para ello, se han configurado tres grupos integrados por equipos multidisciplinares que están trabajando en la promoción de iniciativas destinadas a la población de riesgo en distintas situaciones y etapas de la vida: infancia y adolescencia, edad adulta y mayores, y ancianos y personas frágiles.

Asimismo, se ha creado un cuarto grupo, denominado Gestión del Conocimiento, cuyos objetivos consisten en promover estudios de investigación, mejorar el análisis de casos, relación con los primeros intervinientes y promover una información adecuada en los medios de comunicación y redes sociales.

Ideas y medidas relevantes 

Entre otras iniciativas, en el ámbito de la infancia y adolescencia, los profesionales han propuesto la elaboración de guías de actuación para la prevención del suicidio y la producción de contenido específico para formar al profesorado y orientadores de zona.

Los expertos abogan por “mejorar el conocimiento y análisis de la casuística del suicidio y avanzar en los niveles de colaboración entre Atención Primaria, servicios de Emergencias y Medicina Legal”, entre otras instancias. Además, proponen crear un registro de pacientes con tentativas autolíticas y, con herramientas de evaluación más específicas, acrecentar la capacidad para detectar riesgos, tanto en pacientes de urgencias, como ingresados y en transición al alta.

Estrategias preventivas

Entre las estrategias preventivas más relevantes, los profesionales destacan la disminución de factores de riesgo, como alcoholismo, drogadicción o dolor crónico. Otras medidas también importantes consisten en la promoción de grupos de ayuda mutua, trabajar con supervivientes al suicidio, abordaje familiar y cuidar al cuidador.

Por otra parte, en el grupo de mayores se han apuntado iniciativas, tanto en residencias como en domicilios, destinadas a la identificación temprana de mayores en riesgo de suicidio, el diseño de protocolos de actuación y el apoyo de los servicios de la red de Salud Mental. Del mismo modo, proponen incitar la participación de la sociedad civil ante situaciones de soledad o desamparo.

Finalmente, desde el grupo de Gestión del Conocimiento se han propuesto medidas concretas, como la elaboración de directrices a la hora de tratar de forma responsable y ética noticias sobre suicidios, promover la educación a la población y buscar la complicidad para ofrecer información sobre los recursos de ayuda disponibles. Para ello se proporcionarán fuentes informativas solventes y contrastadas a las que puedan recurrir los medios de comunicación.