Baleares pone freno a los alimentos precocinados en sus centros sanitarios

Un decreto fomenta los hábitos variados de la dieta mediterránea para el consumo de productos de proximidad y temporada

Patricia Gómez, consejera de Salud; junto a la portavoz del Gobierno, Pilar Costa.
Baleares pone freno a los alimentos precocinados en sus centros sanitarios
vie 17 mayo 2019. 15.55H
El Consell de Govern ha aprobado este viernes un decreto sobre la promoción de la 'Dieta Mediterránea' en centros educativos y de salud con el objetivo de favorecer el consumo de productos de proximidad y temporada y, asimismo, limitar los alimentos precocinados como, por ejemplo, podrían ser la pizza, las croquetas o las hamburguesas.

Así lo ha informado tras el Consell de Govern la consejera de Salud, Patricia Gómez, quien ha explicado que en Baleares uno de cada cuatro niños sufre problemas de obesidad, por lo que "contribuir a fomentar estilos de vida saludables puede ayudar a prevenirlo".

"Es una cuestión cultural que tiene que tratarse desde la infancia con los pequeños hábitos. Si cuando van a la cantina del colegio en lugar de bocadillos o fruta se encuentran con otros productos de bollería industrial es normal que para ellos sea cómodo y atractivo y, por tanto, acaben consumiéndolos", ha explicado Gómez.

Ante esta situación, el texto aprobado fija los requisitos que deben cumplir los menús de los centros educativos y sanitarios con patrones de dieta mediterránea y, asimismo, establece la programación de los menús y la frecuencia de consumo semanal.

Más concretamente, en el caso de los centros educativos no sanitarios, prevé que, como mínimo, en los primeros platos haya una o dos veces legumbres por semana y en los segundos, que las guarniciones contengan ensaladas variadas tres o cuatro veces por semana.

En relación a los postres, se recomienda fruta fresca y de temporada cuatro cinco veces a la semana y entre los requisitos de elaboración destaca el uso del aceite de oliva virgen para cocinar y la presencia de agua como única bebida.

Asimismo, el proyecto prohíbe la publicidad en centros educativos no universitarios de alimentos y bebidas que no cumplan con los criterios sobre el contenido nutricional que establece la disposición normativa.

Con todo, la Dirección General de Salud Pública y Participación vigilará la planificación escrita de los menús y el incumplimiento de las obligaciones que prevé el decreto puede suponer una infracción administrativa y la sanción correspondiente.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.