Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:00

Peppa Pig difunde una idea errónea de los médicos de Atención Primaria

Un estudio de una facultativa británica asegura en clave de humor que la visión del médico de cabecera es inadecuada

Una de las secuencias de la serie en las que se ve a Peppa Pig y al Dr. Brown Bear.
Peppa Pig difunde una idea errónea de los médicos de Atención Primaria
Redacción
Jueves, 14 de diciembre de 2017, a las 09:10
Los dibujos animados de Peppa Pig transmiten una idea errónea de lo que es la Atención Primaria y genera expectativas poco realistas. Esa es la principal conclusión de un estudio publicado por la edición especial de Navidad del British Medical Journal (BMJ), que recoge en clave de humor el análisis pormenorizado de la británica Catherine Bell, médica de AP y madre de un niño seguidor de la serie. 

Se trata de la típica edición navideña de la publicación que pretende mostrarse entrañable y despertar sonrisas, de manera que la facultativa ha expuesto las conclusiones de su estudio basándose en el análisis de tres casos diferentes en los que participa el Dr. Brown Bear, médico de cabecera que atiende a la familia Pig. En este sentido, la serie dibuja al profesional como alguien que presta un excelente servicio a sus pacientes, con acceso telefónico rápido y directo, continuidad de la atención, horarios extendidos y visitas domiciliarias. 

Tres casos bajo la lupa

"Aumenta las expectativas del paciente y alienta el uso inadecuado de los servicios de Atención Primaria"



En el primero de los casos, el Dr. Brown Bear realiza una visita domiciliaria "discutible desde el punto de vista clínico" y es un ejemplo de "prescripción innecesaria para una enfermedad viral" al atender una erupción facial de Peppa Pig. "Alienta a los pacientes a intentar acceder a su médico de cabecera de manera inapropiada", expone Bell. 

En el segundo, el médico se desplaza en lo que es una visita urgente domiciliaria para examinar unos síntomas de resfriado. En este caso al menos la visita fue "clínicamente apropiada y su consejo podría alentar a la familia a autocontrolar enfermedades similares en el futuro". 

El último aborda el agotamiento del propio médico, a quien sus pacientes van a visitar en consulta para administrarle su medicina y cantarle. "Su despreocupación por la confidencialidad, el consentimiento de los padres, el mantenimiento de registros y su prescripción indican que la carga de la demanda de su población de pacientes está afectando a su salud", analiza la médica británica. 

Pese a que la serie de dibujos animados busca fomentar una alimentación saludable, el ejercicio y la seguridad vial, Bell considera que "la exposición a Peppa Pig y su descripción de la Medicina general aumenta las expectativas del paciente y alienta el uso inadecuado de los servicios de Atención Primaria". En su concienzudo análisis sentencia que es muy probable que la serie, que se emite en más de 180 países, influya en una visión errónea del trabajo de los médicos de AP.