01 de mayo de 2017 | Actualizado: Domingo a las 18:50

¿Estamos ante el ‘resurgir’ de la Atención Primaria?

Después de ser golpeada con dureza con la crisis, el horizonte de la especialidad vuelve a ser prometedor
¿Estamos ante el ‘resurgir’ de la Atención Primaria?
Marcos Domínguez
Comparte este artículo
Sábado, 08 de abril de 2017, a las 20:00
A inicios de la presente década se decidió constituir un foro que reuniera a las corporaciones de profesionales médicos del primer nivel asistencial para defender el papel que ésta jugaba en el SNS. Para conmemorar el trabajo desde la Atención Primaria se decidió instituir el Día Nacional de la especialidad el 12 de abril de 2011. Pocos imaginaban por aquel entonces que las consecuencias de la crisis iban a afectar de manera tan profunda a la llamada ‘puerta de entrada’ al SNS.

Seis años después, los profesionales parecen comenzar a vislumbrar la luz al final del túnel: todas las comunidades han anunciado Ofertas Públicas de Empleo de mayor o menor envergadura, incluso el Gobierno se ha congratulado por una ‘megaOPE' que todavía está por definir. Sin embargo, el número de profesionales sigue siendo inferior, hoy día, al de los primeros tiempos de la crisis.

NIVELES ‘PRECRISIS’

Según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en 2015, último año contabilizado, trabajaban un total de 84.686 profesionales en la Atención Primaria, de los cuales 28.480 eran médicos de Familia; 6.408, pediatras; 29.441, enfermeros, y 20.357, personal no sanitario. Estas cifras quedan lejanas de los niveles de principios de década, cuando se superaban los 86.000 profesionales. Todas las categorías han sufrido descensos, siendo sin duda el más pronunciando en el personal no sanitario de los centros de salud: en 2009 había casi 2.000 más que en el último año contabilizado.

“Al médico de Primaria le repercute que todas las plantillas sean insuficientes y no se cubran las ausencias, por lo que ha sido el profesional más sobrecargado”, explica a LA REVISTA de Redacción Médica Vicente Matas, vocal de Atención Primaria Urbana de la Organización Médica Colegial.  El número de centros también ha sufrido un descenso. En 2016 se contabilizaron 173 menos que dos años atrás, cuando se alcanzó su máximo histórico. En España hay en la actualidad 3.048 centros de salud y 10.115 consultorios.

La cifra definitiva, la del nivel de inversión, es la más contundente: en sanidad pública ha decrecido medio punto porcentual del PIB entre 2010 y 2014 y, según datos recogidos por Matas, el recorte sufrido en el primer nivel asistencial fue de 1.551 millones de euros, nada menos que un 14,7 por ciento de su inversión.


PENDIENTES DEL PRIMER NIVEL

“Parece que todo el mundo está hablando de la Primaria”, comenta Antonio Fernández-Pro, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG). “No sé si es porque es la tendencia o si se lo creen de verdad”. Las autonomías se han ido moviendo en los últimos tiempos anunciando convocatorias de empleo público para la sanidad, en las que ese primer nivel asistencial siempre estaba presente.

Pero todos los representantes de la Primaria preguntados por este medio se muestran cautelosos. “Hay promesas, pero no convocatorias en firme”, advierte Sergio Cinza, vicepresidente segundo de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen). “Esperemos que en los próximos meses haya una apuesta por fidelizar o consolidar una serie de plazas que estaban vacantes”.

El más escéptico es Vicente Matas. “Los servicios de salud nos tienen acostumbrados a que las OPE se hagan eternas, tardan años en resolverse”. En su opinión, “la Primaria no ha notado hasta ahora la salida de la crisis, porque ha seguido perdiendo presupuesto año a año. Incluso los últimos datos del Ministerio de Sanidad indican que el número de centros de salud ha caído”.

En algo más coinciden los tres: el envejecimiento de la población y la cronificación de enfermedades agudas hacen imprescindible un refuerzo en centros y consultorios para hacer el seguimiento de estas personas. Cinza va más allá incluso: “Estamos asistiendo a una progresiva aparición de la Medicina Personalizada, donde tratar a un paciente de una determinada enfermedad va a ser más caro, y tener una Primaria resolutiva capaz de identificar y tratar correctamente al resto de pacientes va a ser fundamental”. Por eso hace un llamamiento a que, “ahora que hay recursos de verdad”, se desarrolle también una apuesta decidida por este nivel.


Matas: "Estamos acostumbrados a OPE eternas, que tardan años en solucionarse"


Cinza, como Fernández-Pro, detecta que, tras un largo periodo en que el SNS ha estado centrado en la especialización y el hospital, se está volviendo la vista a esa 'puerta de entrada'. Matas, en cambio, sostiene que a los políticos les sigue interesando más “hacerse la foto inaugurando algo importante como un hospital que en un centro de salud o un consultorio”, a pesar de que Primaria “soluciona más del 90 por ciento de los problemas que le llegan, y de que el último barómetro sanitario mostraba que el primero era el nivel más valorado dentro del SNS, con un 86 por ciento de ciudadanos que consideran su atención buena o muy buena”.

AUTOCUIDADO Y AUTOGESTIÓN

Con un panorama tan abierto como el actual, con muchas promesas por cumplir, resulta muy tentador trazar planes para colocar la Atención Primaria donde se merece y terminar de resolver iniciativas que quedaron a medias por la llegada de los recortes.

“La Atención Primaria no se desarrolló en su plenitud”, juzga Fernández-Pro, para quien “quedó coja una de las patas”. Se refiere al autocuidado o “autorresponsabilidad” del paciente. “Era una de las bases de la Primaria en su filosofía y habría que desarrollarla estructuralmente” para facilitar el manejo del crónico polimedicado.

El presidente de la SEMG apunta a que el otro camino que hay que recorrer es la “gestión clínica micro y autogestión de cada centro. Habrá que hablar de varios modelos y varios niveles de autogestión, pero si no va por ese camino difícilmente superaremos nuestros problemas. El futuro de la Atención Primaria lo llevamos reclamando desde hace mucho: aumentar la responsabilidad del profesional”.

“Yo quiero ser optimista”, añade Cinza. “Quiero ver un sistema en el que seamos el eje y podamos tomar más decisiones, tengamos más acceso a pruebas complementarias, bidireccionalidad con el especialista... Es decir, una toma de decisiones compartida de verdad, y creo que llegará tarde o temprano”.

El vicepresidente de Semergen apunta que “los MIR cada vez escogen más la Medicina de Familia, cada vez es más vocacional”. Además, “los compañeros hacemos cada vez más formación, todos los protagonistas estamos concienciados de que tiene que haber un cambio”. Un cambio que, por fin, parece estar ya en marcha.

Enfermería Familiar y Comunitaria, siguiente paso
En el ecosistema del centro de salud hay un profesional sanitario que trabaja mano a mano con el médico: el enfermero. Y su situación estos años ha sido similar: “La presión asistencial ha sido la misma pero hemos contado con menos recursos a todos los niveles”, comentan desde el Colegio de Enfermería de Islas Baleares, la comunidad con menos ratio de enfermera por habitante. “Esto ha generado frustración y mal ambiente laboral”.

Con los anuncios de ampliación de la oferta de empleo sanitario “hay una visión algo más esperanzadora”. Aunque hay un largo camino por recorrer, algunos casos son de urgencia: “En la mayoría de los centros no hay una enfermera por cupo médico sino que muchas tienen cupos de 3.000 o 4.000 pacientes”.

Además, “tenemos profesionales especialistas en Enfermería Familiar y Comunitaria formados aquí, ya que distintos centros de la salud de Baleares están acreditados para formarlos; pero, sin embargo, no está reconocida la categoría laboral”. Este reconocimiento y la creación de plazas específicas para las enfermeras especialistas en Familiar y Comunitaria “es vital para poder dar una atención excelente a los pacientes, con enfermeras formadas específicamente para este ámbito”.