El penoso verano de un enfermero de residencia: "No tenemos vacaciones"

Decenas de enfermeros comentan sus sensaciones de cara a agosto, con turnos eternos, sin sustituciones y mal remunerados

El penoso verano de un enfermero de residencia: "No tenemos vacaciones"
lun 05 agosto 2019. 13.30H
El periodo estival supone especiales complicaciones para los profesionales sanitarios. A los cierres de camas y plantas en los centros de asistencia se une la falta de compañeros que se van de vacaciones y las escasas contrataciones para suplir los huecos que se realizan. Ante este panorama, los que se quedan afrontan jornadas de trabajo más largas y una sobrecarga asistencial que se une a sus ya mermadas condiciones laborales. 

Así lo han denunciado diferentes usuarios en sus cuentas en redes sociales. Uno de ellos ha sido 'el enfermero del pendiente', que en su perfil en Instagram ha compartido a través de sus stories las experiencias de otros compañeros, especialmente respecto a la penosidad que afrontan los enfermeros de residencias

"Mientras las condiciones sean 1.200 euros brutos, noches y fines de semana incluidos y 150 pacientes para ti sola" no se encontrarán enfermeros



El hilo surge a raíz del mensaje de una enfermera de residencia que pide ayuda para encontrar a alguien que haga una sustitución del 2 al 30 de septiembre y así pode irse de vacaciones. "Sabéis lo que es la empatía porque la hemos desarrollado y la humanidad porque día a día la hemos trabajado. En las residencias es imposible encontrar a enfermeros porque este año la bolsa os ha cogido a todos y me parece muy bien y estoy muy orgullosa. Pero hay otra pequeña parte de la enfermería que ha preferido quedarse en el campo de la geriatría. Como yo. No podemos disfrutar de las vacaciones porque llevamos semanas buscando y no hay manera, todos trabajando", explica. 

El mensaje de ayuda de esta enfermera ha motivado la respuesta de muchos otros compañeros que lamentan su situación y la entienden porque han pasado por lo mismo, y relatan sus experiencias. "Ella tiene todo el derecho del mundo a coger vacaciones, pero mientras las condiciones sean 1.200 euros brutos, noches y fines de semana incluidos en salario, no pagan aparte los festivos porque te tocan por planilla y te jodes, 150 pacientes para ti sola, muchas veces sin ni siquiera médico presencial que te prescriba un puto antipirético y sin puntuar una mierda en bolsa... pues me da pena que lo paguen los trabajadores que están en contrato, pero poco están teniendo las residencias para la mierda que nos han hecho", explica una enfermera. 

Experiencias similares compartidas


"Yo trabajo en la recepción de una residencia y es verdad todo lo que dicen. Una enfermera por turno para 150 personas, por lo que siempre van corriendo y estresadas. La única ayuda que tienen es que de lunes a viernes va otra enfermera 4 horas a hacer curas. Pero la que le toque el domingo dobla turno y los sueldos son la mitad que en la pública", añade otra. 

También en el hilo se refleja la experiencia de quien con un contrato de 6 meses en invierno "duré 5 meses 22 días y 12 horas". Refiriéndose a una residencia en concreto, señala que la supervisora dimitió por ansiedad y la directora por depresión. "Y la gente de enfermería que venía a probar duraba dos horas. Antibióticos que no se daban por jaleo con la farmacia, médico 4 horas a la semana, saturación del hospital por falta de tiempo de cuidados, no me daba tiempo a curar a la gente, toda la noche repartiendo medicación sin poder mear. Yo terminé con un eritema por ansiedad y lo dejé", recuerda. 


"He trabajado en Geriatría y no soportaba volver a casa con la sensación de cuidar mal y rápido y no tener tiempo ni para hablar con los pacientes"


Otra experiencia compartida expone como algo asumido que "ya se sabe que el empleo en residencias es precario", y son bastantes los que se alegran de lo que está pasando, a ver si supone un punto de inflexión y se mejoran las condiciones. Además, hay quien señala que su mejor opción fue marcharse. "Yo soy una de esas enfermeras que se fueron en 2014 y aún no ha vuelto. Veo que ahora faltan enfermeras (cuando me fui 'parecía' que sobraban) pero no veo que las condiciones hayan mejorado. También he trabajado en Geriatría y no soportaba volver a casa con la sensación de cuidar mal y rápido y no tener ni tiempo para hablar con los pacientes. Espero que tomen medidas", recoge. 

Piden condiciones dignas


En resumen, lo que reclama el colectivo es un reconocimiento de su valía. "Siento que la gente que lo paga al final sean nuestras compañeras y los pacientes, pero yo he pasado muchas penas y fatigas para llegar donde estoy y tener un trabajo un poco digno. No pedimos que nos traten como a la ministra de Sanidad, solo pedimos que se nos valore, se nos pague como corresponde y se nos dignifique, y mientras eso no ocurra solo se merecen no encontrar una sola enfermera dispuesta a trabajar en resis", escribe otra afectada.

Sin embargo, siempre hay lugar para la esperanza, ya que según la experiencia de otra profesional sanitaria, que trabaja en una residencia desde hace más de un año, se puede conseguir dignificar las condiciones "luchando contra la empresa". "Nos han puesto una enfermera más de refuerzo. Y todo esto ha sido porque nos hemos opuesto a trabajar más de nuestros horarios, a ir a trabajar cuando teníamos las vacaciones, quejándonos y haciendo propuestas. En verano nos suben el sueldo... algo es algo. Las condiciones no son las que deberían ser, pero si no te quejas y no se hace presión todo va a ser igual y no es necesario ir todos a una", concluye. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.