La entidad ha recogido 63.000 firmas pidiendo al ministerio que aborde la cuestión



09 jul 2013. 13.05H
SE LEE EN 3 minutos

Redacción. Madrid
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se habría comprometido con los implantados cocleares a establecer un precio máximo en los repuestos de los dispositivos que utilizan estos pacientes, según ha asegurado a Europa Press el secretario de la Asociación de Implantados Cocleares de España y presidente de la delegación aragonesa de la entidad, Fernando Giménez. Según ha denunciado esta asociación, los precios de los dispositivos del implante a reponer son “abusivos en cierta manera”, por lo que ha recogido 63.000 firmas pidiendo al ministerio que “tome cartas en el asunto”.

Ignacio Tremiño, director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad.

Según Giménez, el director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Ignacio Tremiño, y el director general de la Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia, Agustín Rivero, han indicado a AICE que “después del verano” se van a hacer unos estudios en otorrinolaringología tras lo cual “la promesa es que la cartera se va a incluir con un precio máximo”. A su juicio, el objetivo final es “controlar un poco los precios”. Así, las casas comerciales, el ministerio y los pacientes expondrán cada uno sus ideas y espera “que no se alargue mucho” el acuerdo final, ya que la intención es que haya “una acotación de lo que entra y lo que no”.

El propio Giménez explica que, aunque el implante y los cambios de procesador están cubiertos por la Seguridad Social, existe un dispositivo, “que se ha quedado en una especie de limbo”. Además, existen otros problemas, y es que las tres marcas existentes en España son “incompatibles entre sí”, por lo que el repuesto tiene que ser de la misma casa comercial, algo que hace que los pacientes estén “casados con la marca, pero sin derecho a divorcio”, ha explicado Giménez.

Para él, renovar la parte externa del implante es necesario “por el desgaste que sufre por sudor y polvo”, ya que, a fin de cuentas, “es un aparato electrónico”. Sin embargo, por su recambio “llegan a pedir hasta 200 euros”, por lo que pide al ministerio “que regule los repuestos de los implantes”. Así, subraya el hecho de que se están produciendo “problemas” incluso con la sustitución de procesadores, porque a pesar de que está recogido en la Cartera Básica de Ortoprotésicos, algunas consejerías optan porque sea el paciente el que se haga cargo del importe, que luego le ingresará la institución. Por todo ello, Giménez lamenta que “hay gente con problemas para poder mantener el implante”.
 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.