Según el último informe de Fenin, la tasa de renovación de aparatos tecnológicos sigue siendo "insuficiente" en España

Radiología, Gine y Cardio 'copan' las áreas con más equipos obsoletos


24 may 2022. 09.00H
SE LEE EN 4 minutos
Radiología, Ginecología y Obstetricia y Cardiología encabezan la lista de los mercados consolidados con mayor nivel de obsolescencia en cuanto a equipamientos tecnológicos en ultrasonidos. Un hecho que ha expuesto la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) en su último 'Estudio de Mercado del Sector Tecnología y Sistemas de Información Clínica 2021'.

De hecho, Radiología destaca por delante de las demás, ya que el 60 por ciento de sus equipos instalados cuentan con más de 10 años de antigüedad, según detallan desde la federación. Además, la particularidad de esta especialidad es que la renovación se orienta principalmente al equipo existente, lo que crea una tasa de renovación "muy inferior a la recomendada" que mejoraría con la bajada del IVA en estos productos. 

En este documento, la federación lamenta la situación de determinadas áreas terapéuticas y afirma que el factor precio "se sigue considerando como principal elemento de adjudicación de las ofertas impidiendo una valoración apropiada de las tecnologías a pesar de las recomendaciones de la Unión Europea de considerar la propuesta de valor". De nuevo, subrayan que el nivel de inversiones es un año más "insuficiente y no corrige el nivel de obsolescencia actual".

Concretamente, el gasto sanitario público de 2021 se situó en 93.053 millones de euros (el 70,7 por ciento del total) y 38.564 millones de euros en gasto privado. De todo ello, el 65 por ciento ha sido para alta tecnología, el 31 por ciento para equipamiento electromédico y el 4 por ciento para áreas de apoyo.

Por todo ello, piden que las licitaciones comiencen a aplicar criterios innovadores de compra, puesto que los concursos siguen teniendo "especificaciones exigentes y presupuestos reducidos", lo que hace difícil que la nueva tecnología sea accesible.

Nuevas empresas distribuidoras de tecnología sanitaria


Este 2021 ha seguido marcado por el Covid-19 y esto se puede ver reflejado en el estudio de diferentes maneras y ha tenido un impacto positivo en algunos sentidos. Por un lado, las necesidades de aprovisionamiento urgente debido a la crisis sanitaria han incorporado nuevas empresas importadoras o distribuidoras. Mientras que por otro lado, las comunidades autónomas han decidido llevar a cabo proyectos estratégicos de renovación tecnológica que la federación califica como "relevantes a medio plazo".

Entre los productos que han aumentado la demanda debido al papel relevante en el tratamiento del Covid-19 está la tomografía axial computarizada, aunque su inversión fue un 45 por ciento menor que en 2020). "La medida fiscal de exención de IVA en las inversiones en tomografía computarizada, ha facilitado el mantenimiento de una inversión relevante tanto en el sector público como en el privado", concretan desde Fenin.

Otra consecuencia de la pandemia es el aumento de la inversión en infraestructuras de quirófano que ha crecido de manera exponencial, doblando las cifras del año anterior y marcando un máximo histórico en cuanto a volumen sobre los últimos 10 años.

El pasado año también fue un momento de recuperación para el mercado de termorregulación, donde duplicó su inversión gracias fundamentalmente a los Fondos Europeos. "Esta ha sido especialmente grande en Cataluña, donde se ha llevado a cabo el 50 por ciento de las inversiones en equipos de termorregulación (la mayoría, en hospitales del ICS). También ha habido grandes proyectos, como las nuevas UCI neonatales del Txagorritxu y La Paz", indican.

Contratación de tecnología sanitaria


Asimismo, Fenin confía en que la nueva ley de contratos del sector público se adapte de forma específica a la contratación de tecnología sanitaria mediante "fórmulas novedosas y adaptadas a la tecnología sanitaria de cara a gestionar adecuadamente la compra en entornos complejos y cambiantes".

Por último, en cuanto a la deuda de la administración pública sanitaria, ha mejorado hasta un promedio por debajo de 50 días, pero sí que creen que es “preocupante” la deuda del sector privado, que no lleva el mismo camino.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.