Cerca del 14 por ciento de la población española sufre diabetes tipo 2



10 oct 2013. 14.02H
SE LEE EN 3 minutos

Enrique Pita / Imagen: Adrián Conde. Madrid
Dispositivos como los infusores continuos de insulina, los sensores de glucosa, el páncreas artificial telemático, los glucómetros o las tiras reactivas, entre otros, “son ejemplos del carácter innovador de un sector, el de la tecnología sanitaria, comprometido con el entorno que le rodea y que quiere contribuir a afrontar mejor la enfermedad, facilitar la autonomía y mejorar el futuro y la calidad de vida de los pacientes”, ha asegurado Margarita Alfonsel, secretaria del Patronato de la Fundación Tecnología y Salud de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), durante la inauguración de una jornada organizada junto a la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) para abordar la perspectiva de la industria y la investigación en relación con esta enfermedad.

Margarita Alfonsel, secretaria del Patronato
de la Fundación Tecnología y Salud.

Cerca del 14 por ciento de la población española sufre diabetes tipo 2, según datos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (Ciberdem). Esta cifra “se convierte en especialmente alarmante si se considera que el 6 por ciento de la población es diabética y lo desconoce”, ha lamentado Alfonsel. Además, “la diabetes tipo 1, la que debuta en edad infantil, supone entre el 10 y el 15 por ciento del total de casos y es la segunda enfermedad crónica más frecuente en la infancia”.

Un problema, la diabetes, que, según ha asegurado Manuel Serrano Ríos, académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina y catedrático de Medicina Interna de la Universidad Complutense de Madrid, no es solo importante desde una perspectiva de salud, sino también “desde el punto de vista socioeconómico”, ya que, según ha señalado, “representa un impacto espectacular y muy grave sobre la economía y la salud personal y colectiva”.

La educación sanitaria “constituye una pieza ejemplar en el tratamiento y control de la diabetes”, ha señalado Alfonsel, que ha apuntado al papel que en ese control deben jugar los distintos dispositivos tecnológicos. “El sector de la tecnología sanitaria cumple un papel fundamental al poner a disposición de pacientes y profesionales los productos y los instrumentos necesarios para facilitar una atención sanitaria continuada y de calidad”, ha aseverado.

Así, la secretaria del Patronato de la Fundación Tecnología y Salud ha apuntado que gracias a la tecnología se puede hablar de especificidad en el manejo del paciente diabético, que “cuenta con la posibilidad de adaptar su sistema de medición para el control en función de sus características individuales y convertirse así en un paciente comprometido y responsable de su propia salud”.
 

A la izquierda, la secretaria del Patronato de la Fundación Tecnología y Salud, Margarita Alfonsel, y el presidente de la Real Academia Nacional de Medicina, Joaquín Poch. A la derecha, el acadmédico de número de la RANM y catedrático de Medicina Interna de la Universidad Complutense de Madrid, Manuel Serrano (izq.), y el jefe del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario La Paz, Luis Felipe Pallardo.

 

De izquierda a derecha: el coordinador de la Plataforma de Innovación en Tecnología Sanitaria, Ángel Lanuza; el presidente de la Fundación Tecnología y Salud, Javier Colás; el director de Fenin Cataluña, Carlos Sisternas, y Manuel Díaz Rubio, presidente de Honor de la Real Academia Nacional de Medicina.

 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.