Redacción Médica
14 de agosto de 2018 | Actualizado: Lunes a las 18:25
Empresas > Tecnología

El 62% de las mujeres no dispone de tiempo suficiente para su salud

Un diagnóstico temprano es clave para el tratamiento de las enfermedades de salud femenina

Día Internacional de Acción por la Salud Femenina.
El 62% de las mujeres no dispone de tiempo suficiente para su salud
Redacción
Lunes, 28 de mayo de 2018, a las 19:20
Las mujeres son las que más se preocupan por la salud de los miembros de la familia, pero no lo hacen tanto por la suya propia. Según un estudio, el 90 por ciento de las decisiones relacionadas con la salud en los hogares españoles las toman las mujeres, pero cuando se trata de sí mismas, más de la mitad, el 62 por ciento, afirma que no tiene tiempo, lo que supone una barrera para el diagnóstico temprano, esencial en la prevención de muchas enfermedades.

Ante esta situación tan repetida, este 28 de mayo se celebra el Día Mundial de Acción por la Salud Femenina con el objetivo de dedicar la máxima atención a la gestión, la prevención y el tratamiento de las enfermedades específicas de la mujer, como la endometriosis, el sangrado uterino, el cáncer de útero, los fibromas o los pólipos uterinos.

Algunos de estos problemas de salud íntima de las mujeres los sufre una parte importante de la población. El sangrado uterino anormal, por ejemplo, afecta a entre el 14 por ciento y el 25 por ciento de las mujeres en edad reproductiva y una de cada tres desarrolla pólipos uterinos o fibromas en algún momento de su vida. En el caso del cáncer de útero, cuarta causa de muerte por cáncer en Europa, es más común en mujeres entre los 45 y los 74 años.

Son muchas las mujeres que padecen estas enfermedades pero cada vez son más las que las hacen frente con éxito, gracias en parte a realizar revisiones ginecológicas periódicas. Un ejemplo es el caso del cáncer de útero, el 80 por ciento de las europeas diagnosticadas están vivas cinco años después de su diagnóstico, lo que muestra la importancia de la prevención y el éxito de los tratamientos que, en muchos casos, pueden abordarse desde procedimientos mínimamente invasivos, es decir, técnicas que requieren una incisión muy limitada para realizar la intervención, lo que se traduce en una mejor y más rápida recuperación para el paciente.