Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Rajoy se va: ¿ha dejado la sanidad española mejor que como la encontró?

'Redacción Médica' pide a sus lectores que pongan nota a la labor del ya expresidente de Gobierno

Mariano Rajoy, expresidente de Gobierno.
Rajoy se va: ¿ha dejado la sanidad española mejor que como la encontró?
Redacción
Martes, 05 de junio de 2018, a las 13:50
Mariano Rajoy ha dicho su adiós a la vida pública. El hasta hace unos días presidente del Gobierno ha anunciado que abandona la vida pública, también como primer espada del Partido Popular (ha dimitido como su presidente), después de estar al frente del ejecutivo de España, también de su sanidad, desde finales de 2011.
 
Su gestión como presidente del Gobierno empezó con un terremoto: en una España acosada por la crisis financiera y bajo la exigencia de Bruselas de recortar el gasto público, una de sus primeras decisiones fue aplicar el polémico Real Decreto Ley 16/2012, con el que se suprimió la universalidad de la prestación sanitaria, se puso en marcha el copago farmacéutico y se ejecutaron drásticas reducciones del gasto en medicamentos, también mediante la desfinanciación de cientos de productos.

 
Tras la ejecución de esta ley comenzó por toda España la corriente de protestas que durante estos años se han popularizado como mareas sanitarias, que pedían, y piden, que se restituya el marco legal previo al 16/2012. En esta situación, intentó ganarse para su lado el favor de los colectivos sanitarios. Así surgieron los Pactos de la Moncloa, mediante los que el propio Rajoy se comprometía a una serie de desarrollos profesionales con los representantes colegiales y sindicales de Medicina, Enfermería y Farmacia, aunque muchos de ellos han quedado en el limbo.
 
Con todo, también hay que reconocer que Rajoy ha sido el presidente que ha solventado los problemas de liquidez de la sanidad autonómica española. A través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y otras líneas de pago directo a los proveedores, industria farmacéutica y sanitaria han visto como la multimillonaria e histórica deuda de las Administraciones Públicas caía y los plazos de cobro, de durar años han pasado a ser de días.