Los expertos no las recomiendan por encima de las opciones actuales

Mascarillas elastoméricas, "filtro FFP2 y reutilizables, pero no mejores"
Las mascarillas elastoméricas se utilizan generalmente por parte de los trabajadores industriales en contacto con sustancia peligrosa.


27 feb 2021. 17.20H
SE LEE EN 4 minutos
El debate sobre qué mascarilla es la más adecuada para protegerse frente al coronavirus parece que todavía no ha terminado. Después de que Austria y algunas zonas de Alemania hayan impuesto el uso de la mascarilla FFP2 de forma obligatoria en el transporte público, se sumaba el consejo de Salud Pública y Enfermería de llevarlas en lugares cerrados. Y en medio de la conversación, José Luis Jiménez, catedrático de Química y Ciencias Ambientales en la Universidad de Colorado, uno de los mayores expertos en aerosoles, argumentaba a través de un hilo en Twitter sobre los beneficios de las mascarillas eslastoméricas frente al resto.

Las mascarillas elastoméricas son mascarillas que utilizan silicona para que el ajuste sea mejor, "algo parecido al sellado que vemos en las gafas de bucear pero con material filtrante para poder respirar", explica a Redacción Médica José Manuel Jiménez Guardeño, investigador en el departamento de Enfermedades Infecciosas del King’s College de Londres. Este biólogo detalla que al contar con un esqueleto de silicona "pueden ajustarse muy bien a la cara, lo que evitaría la formación de huecos por donde puede pasar el aire sin filtrar".

Ventajas de las mascarillas elastoméricas


Esta es una de las ventajas que los expertos destacan para evitar los contagios de coronavirus. Además, esta estructura es reutilizable, solo requiere cambiar los filtros, "lo que disminuiría la producción de residuos". "Una mascarilla elastomérica puede considerarse similar a una FFP2 si se utilizan filtros que cumplan los mismos requisitos", explica José Manuel Jiménez. No obstante, recuerda que dependería de los filtros que se use. A su vez, gracias a su nivel de ajuste, no se empañarían las gafas.

Sin embargo, este investigador del King's College no las recomienda para su uso diario frente al coronavirus. "Una mascarilla FFP2 bien colocada es más que suficiente para la población general", detalla Jiménez, "Con esto de las mascarillas se está intentando rizar el rizo demasiado cuando su uso es tan solo una de muchas medidas de prevención que debemos usar". Además, de momento no están disponibles en todos los países.

A su vez, este experto contrapone que al tener que cambiar los filtros de forma periódica "es posible que la gente se canse o se acostumbre y deje el mismo filtro puesto más tiempo del aconsejable, por lo que al final la protección se vería afectada. Además, sería necesario llevar a cabo un correcto almacenamiento, mantenimiento y desinfección de la estructura de silicona para su adecuado funcionamiento".


"No están disponibles en todos los países y su producción es más limitada"


Pese a todo, si se utilizan de forma correcta "no deberían presentar un riesgo para la población general".


¿Mascarillas elastoméricas en entornos sanitarios?


Jiménez explica que las mascarillas elastoméricas se utilizan generalmente por parte de los trabajadores industriales en contacto con sustancia peligrosas. "En un ambiente sanitario donde el personal está muy expuesto al coronavirus en principio podría parecer una buena opción, pero la diferencia en comparación con las mascarillas FFP2 sería mínima y además podría dificultar la comunicación con el paciente", detalla este biólogo. Así, apunta que uso estaría recomendado como complemento a las mascarillas FFP2, "si por ejemplo no hay suficientes para todo el personal".

En esta línea, reconoce que "hasta el momento no se han utilizado de forma rutinaria en hospitales y hay que tener en cuenta que este no es el primer virus respiratorio que aparece. Esto ocurre principalmente por la falta de resultados sobre su eficacia en el "mundo real" y además porque no habría cantidad suficiente porque su producción es más limitada".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.