14 nov 2018 | Actualizado: 21:20
Política Sanitaria / Sanidad hoy

Los médicos se proponen abandonar "la cultura de la queja"

Piden ejercer sus derechos "sin miedo" y "empoderarse", lo que redundará en una mejor atención al paciente

Manuel Carmona, vocal nacional de Medicina Privada por Cuenta Propia de la OMC; y Serafín Romero, vicepresidente de la OMC.
Los médicos se proponen abandonar "la cultura de la queja"
mié 11 mayo 2016. 17.00H
David García
La defensa de los derechos de los médicos y la relación de ese ejercicio en el día a día con sus pacientes han sido los ejes sobre los que han girado las reflexiones que diferentes profesionales médicos han puesto sobre la mesa en una jornada organizada por la Organización Médica Colegial y la Asociación Profesional de Médicos de Ejercicio Libre, Aspromel.
 
Serafín Romero, vicepresidente de la OMC, ha sido uno de los ponentes encargados de trasladar sus reflexiones sobre la materia, en concreto sobre los derechos relativos al reconocimiento de la profesión. “Somos la profesión más reconocida por los españoles pero hay un sentimiento importantísimo a nivel individual de que no tenemos reconocimiento social”, ha asegurado, antes de culpar de esa situación a las agresiones sufridas y al salario.
 
Romero, tal vez haciendo autocrítica, ha reclamado que la profesión médica abandone la cultura de la queja y ha propuesto soluciones para que sus derechos se cumplan. Por un lado combatir los tópicos y rebatir acusaciones, y por otro fomentar y ejercer el nuevo ideario profesional, “poner encima de la mesa ahora más que nunca nuestros valores y compromisos, y el principal valor que tenemos”, ha recordado, “es defender el interés del paciente por encima de ningún otro, incluido el propio”.
 
Por todo ello ha valorado que “a veces” son los propios médicos los que contribuyen a este aspecto negativo de la visión.
 
Romero ha tratado además el derecho del médico a la salud y se ha preguntado al respecto si los médicos deberían tener algún tipo de atención prioritaria con respecto al resto de ciudadanos. “En otras profesiones parece que lo tienen claro”, ha dicho, y ha concluido que “hay que darle un trato no mejor, sino diferente, mucho más humano, más cercano”, y ha reivindicado la necesidad de que desde la misma profesión se vele por la salud del médico.
 
Un aire de autocrítica se ha deslizado también de la intervención de Pedro Hidalgo, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Badajoz, que ha reivindicado de los médicos que hablen “sin miedo” de sus derechos, al tiempo que ha reclamado “empoderarse” más para poder dar una mejor atención al paciente. “Un médico protegido, bien asistido, dará mejor atención”, ha afirmado Hidalgo, que ha repasado algunos de esos derechos que los médicos pueden ejercer, como renunciar a atender a un paciente “por ley”. Ha pedido también que el médico desarrolle su formación, ejerza su derecho a la libre competencia, a separar sus competencias, derecho a no entregar las anotaciones subjetivas hechas en la historia clínica y a la objeción de conciencia así como la libertad de prescripción. Además se ha mostrado sarcástico con algunos aspectos recogidos en las diferentes leyes como el derecho a ser tratados “con corrección” o a recibir una remuneración “digna”, circunstancias que ha valorado como mínimas y sobreentendidas.
 
Por su parte, André Bolliguer, presidente de Aspromel, ha hecho un repaso de los derechos humanos del médico, y ha señalado que en su caso hay un vínculo entre los derechos humanos y la propia Medicina en una doble vertiente, “los tiene por ser persona” y “por ser hombre, debe defender esos derechos en el prójimo”.
 
La jornada ha previsto también una segunda ronda de ponencias en las que se han relacionado el ejercicio de esos derechos con su relación con el paciente.
 
En este sentido, José Briz, vicepresidente de Aspromel, ha pedido que el modelo se base en una distribución equilibrada de obligaciones y derechos entre ambos (médico y paciente), y ha concluido que el médico “tiene derecho a ser libremente escogido por sus pacientes como depositario de su salud y confianza, a recibir trato digno y respetuoso y a participar libremente en la atención médica del paciente”.
 
Por su parte, Juan Antonio Abascal, secretario de Aspromel, ha hecho un recorrido por la historia de la relación entre ambos actores; y Vicente Matas, vocal nacional de Atención Primaria de la OMC ha recordado que las diferentes normativas garantizan a los ciudadanos una serie de derechos, la mayoría de ellos tienen excepciones y “los médicos estamos dentro de esas excepciones”. “Para los médicos, muchos derechos se convierten en obligaciones”, ha dicho Matas, que ha denunciado también ciertos incumplimientos de derechos laborales y retributivos como los traslados, “que no se hacen como se debería”, o las pagas extraordinarias que se han quedado por debajo de lo que cobran categorías profesionales que están por debajo de los propios médicos. “Estamos discriminados respecto a otras categorías”, ha concluido.
 
Para terminar, Olga García y Erik Luepke, tesorera y presidente de la Comisión de Trabajo de Aspromel respectivamente, han repasado en qué medida los médicos participan en la administración de los diferentes sistema de salud europeos.
 
García ha reclamado un sistema mixto (entre el sistema Bismarck y el Beveridge) mientras que Luepke ha pedido transparencia en las comisiones de farmacia y ha reclamado que comuniquen por qué deniegan tratamientos por ejemplo.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.