La profesión de moda en sanidad: 60.000 euros/año y con fuga de españoles

Los nuevos avances científicos y médicos han generado una alta demanda de este perfil de profesionales

Los centros de investigación biomédica requieren de estos nuevos perfiles.
La profesión de moda en sanidad: 60.000 euros/año y con fuga de españoles
dom 16 febrero 2020. 15.20H
Jaime Recarte
Nadie lucha solo contra el cáncer. Los pacientes lo hacen con sus oncólogos, y ellos, a su vez, con equipos multidisciplinares en los que se incluyen nuevos perfiles laborales con alta demanda y alta remuneración. Este es el caso de los bioinformáticos, una profesión 'de moda' por la que se llegan a ofrecer hasta 60.000 euros fuera de España.

La bioinformática, o biología computacional, se ha convertido en una parte "fundamental" de la lucha contra el cáncer, tal como apuntan los oncólogos, y su perfil cuenta con una alta demanda tanto nacional como internacional.

Javier de las Rivas, del Grupo de Investigación Bioinformática y Genómica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) explica que este perfil profesional es escaso, y que muchos de los investigadores españoles se van fuera, atraídos por los recursos y la remuneración que se ofrece. De hecho, en muchos casos la solicitud de un profesional no encuentra respuesta. "Nos han llamado de centros biomédicos punteros pidiendo especialistas y tengo que decir que las personas que había se han ido fuera. No sé cuánta demanda puede haber a nivel global, pero no creo que exagere si digo que se piden cinco veces más bioinformáticos que biólogos formados al mismo nivel profesional. Son pocos y muy necesarios", detalla.


La bioinformática se ha convertido en una parte "fundamental" de la lucha contra el cáncer


De hecho, en España, el sector público contrata a estos especialistas con el mismo rango que la de un investigador en un centro biomédico. "Lo que pasa es que si se van fuera les pagan más. En el ámbito europeo están mejor remunerados en un 30 o un 40 por ciento más. En Estados Unidos puede llegar a ser el doble", apunta De las Rivas. Por ejemplo, actualmente Reino Unido ofrece hasta 59.424 euros brutos al año (49.553 libras) por un puesto de investigador de estas características. 

Pero no es solo por la remuneración económica. "Hace dos años en Cambridge hicieron un centro de investigación contra el cáncer y dedicaron un edificio entero para analistas de datos biomédicos, porque se dieron cuenta de que sin este perfil no se podían abordar este tipo de proyectos", señala.


Análisis genómicos del cáncer


En este sentido, la vicepresidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica, Enriqueta Felip, señala la "necesidad de trabajar conjuntamente" con profesionales de otras áreas. Felip, jefa de sección del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Vall d’Hebron, explica que trabaja con un biólogo, un bioinformático y un técnico. "El bioinformático es fundamental para que nos ayude  a la identificación de todos los datos y a la integración del big data", explica.

Precisamente, la revista Nature ha publicado el mapa más completo del genoma del cáncer hasta la fecha, donde se ha secuenciado más de 2.600 genomas de 38 tipos de tumores diferentes. Nuestro bioinformático "estaba al tanto del estudio y estaba muy ilusionado por poder seguir aprendiendo e innovando", cuenta Felip. Más aún, la publicación de este estudio ha puesto de manifiesto la importancia de estos profesionales, muchos de ellos firmantes de los artículos publicados por Nature.


"El bioinformático es fundamental para que nos ayude a la identificación de todos los datos y a la integración del big data"


En todo caso, la oncóloga reconoce que este estudio, por ejemplo, ha generado un volumen tal de datos sobre el que todavía queda mucho trabajo que realizar. "Estamos hablando de una serie de datos que nos falta integrar con las características clínicas del paciente y su evolución", apunta.


Integración clínica


Fernando Martín Sanchez, profesor investigador en el Instituto de Salud Carlos III y miembro de la Sociedad Española de Informática de la Salud, apunta en esta misma dirección. "A medida que vamos viendo que esa información es relevante se va acercando más a la clínica", comenta. Así, el especialista insiste también en otro nuevo perfil sanitario como es el informático-médico, alguien que puede dar soporte al proceso de asistencia sanitaria a través de la integración de estos datos en la historia clínica, sistemas de apoyo  a la toma de decisión, codificación de datos médicos, diagnósticos y terapias, por ejemplo.

"Tenemos que integrar la información del genoma en la historia del paciente", señala. Cada vez son más necesarios los equipos multidisciplinares que cuenten con bioinformáticos, expertos en el manejo de información genómica y molecular, en conjunto con informáticos médicos capaces de desarrollar herramientas de soporte a los clínicos".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.