La ONT diseñará también una formación para los coordinadores de estos procesos de donación, que ya registran dos casos

El protocolo de trasplantes tras la eutanasia, listo antes de abril de 2022
Beatriz Domínguez-Gil, directora de la Organización Nacional de Trasplantes.


29 nov 2021. 18.40H
SE LEE EN 6 minutos
La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) trabaja en un protocolo nacional que permita armonizar prácticas y normalizar la donación de órganos de pacientes que hayan recibido la eutanasia en cualquier punto del país. La ONT pretende "que este protocolo vea la luz en el primer trimestre del año que viene", según confirma a Redacción Médica Beatriz Domínguez-Gil, directora de la Organización.

"En junio, cuando entró en vigor la Ley de Eutanasia, esperábamos que algunos pacientes que solicitaran la ayuda a morir iban a expresar también su deseo de ser donantes de órganos. Por ello, dimos unas directrices a los coordinadores de trasplantes sobre cómo actuar ante estas situaciones", explica Domínguez-Gil sobre este nuevo escenario.

Hay que tener en cuenta que, en los casos de eutanasia, "la parada cardiorespiratoria que precede al fallecimiento se sabe cuándo se va a producir y ocurre en un entorno hospitalario, por lo que es un tipo de fallecimiento compatible con la donación de órganos".

España ya acepta donación de órganos tras la eutanasia


Los pacientes que soliciten la ayuda a morir pueden también expresar su derecho a ser donantes de órganos y ya pueden manifestarse en este sentido aunque el protocolo nacional no esté implantado. "Desde el punto de vista técnico estamos preparados para esta donación y desde el punto de vista ético consideramos que nuestra obligación es que si un paciente manifiesta su voluntad de ser donante tras su fallecimiento, y las circunstancias del fallecimiento lo permite, es nuestro deber cumplir con los deseos del paciente. El paciente es siempre el centro, si su deseo es ser donante debemos facilitarlo", señala a Beatriz Domínguez-Gil a este periódico.

Hasta que llegue el procotolo nacional, la ONT tiene en vigor una serie de directrices bajo las que ya se pueden aceptar casos de pacientes que soliciten la eutanasia; de hecho Beatriz Domínguez-Gil asegura que ya se han realizado dos donaciones en este escenario y que próximamente se podrían aceptar otras dos.

"Las directrices que se han dado hacen énfasis en que debe existir una independencia en la toma de decisiones sobre la prestación de ayuda a morir y la donación. Tiene que haber comunicación entre el equipo médico del paciente y la coordinación de trasplantes, para que si el paciente desea información, se la proporcione la coordinación que es quien más sabe de este proceso", explica a Redacción Médica la directora de la Organización Nacional de Trasplantes.

Los coordinadores de trasplante se enfrentan al paciente


Esta nueva vía de donación supone un nuevo desafío para los coordinadores de trasplantes que están "habituados a tratar con las familias de las personas que están en una situación de daño cerebral catastrófico, con las que no se puede tener una conversación directa. Sin embargo, en este caso es el propio paciente quien solicita información sobre lo que es la donación de órganos y las implicaciones".

En este sentido, es necesario poner a disposición de los sanitarios que interfieren en este proceso una serie de herramientas para poder enfrentarse a estas nuevas situaciones.

"Todos los años hacemos una convocatoria de subvenciones para la formación continuada de todos los profesionales que interfieren en este proceso, entre ellos los coordinadores de trasplantes, pero teniendo en cuenta los nuevos escenarios, en los que los coordinadores tienen que tratar directamente con los pacientes que solicitan ayuda a morir, tenemos prevista una formación específica y periódica para que sepan enfrentarse a este tipo de entrevistas que son muy diferentes a las que estaban acostumbrados a hacer", explica Domínguez-Gil.

La eutanasia debe realizarse en el hospital


La donación de órganos supone un importante cambio en la manera en la que se desarrolla la eutanasia y "el paciente tiene que entender que, en ese caso, el fallecimiento tiene que transcurrir en el ámbito hospitalario". Por ello, "lo más importante es que la persona disponga del tiempo suficiente para meditar sobre su decisión e informarse de todos los detalles".

"La organización efectiva del proceso comienza cuando se autoriza la eutanasia, pero el proceso informativo necesariamente empieza antes. Los pacientes solicitan esa información con anterioridad a que su solicitud de ayuda a morir sea aprobada". En todo momento, la ONT tiene en el centro del proceso "asegurar el confort, la dignidiad y el cumplimiento de los deseos del paciente".

La ONT evalúa cada solicitud para saber si la persona es compatible con la donación de órganos. Domínguez-Gil explica que el proceso en el caso de pacientes que piden la ayuda a morir es el mismo que en otras circunstancias.

"En principio hay que hacer una valoración del donante y cada uno de los órganos que puedan ser trasplantables, como en otra circunstancia. Hay muy pocas contraindicaciones absolutas para la donación de órganos, pero hay algunas: cáncer avanzado en estadio metastásico, y aquí probablemente nos encontremos que hay pacientes que pidan la ayuda a morir por este motivo. También enfermedades infecciosas y otras enfermedades menos frecuentes".

"Ante el interés de un paciente por ser donante de órganos, tenemos que evaluar la historia clínica y hacer unas pruebas adicionales para confirmar que se puede seguir adelante sin peligro para el receptor", matiza la directora de la ONT en su declaración a este periódico.

Un protocolo que ya funciona en otros países


Hasta el momento, la ONT se han recibido un total de ocho peticiones de pacientes que han solicitado la ayuda a morir y que desean ser donantes de órganos. Dos de ellas ya se han hecho efectivas, dos están próximas a ser aprobadas y otras han sido rechazadas por diferentes motivos. 

La donación de órganos tras la eutanasia ya está operativa en países como Bélgica, Canadá y Holanda donde ya poseen una amplia experiencia en este campo.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.