Un informe concluye que el 40 por ciento de los positivos siguen con problemas cognitivos meses después de la infección

El síntoma covid que mató la vacuna: ya no se pierde el olfato ni el gusto


20 jun 2022. 13.55H
SE LEE EN 3 minutos
Los resultados de un estudio reciente elaborado por el Centro de Control de Infecciosas y del Instituto de Salud Pública de los Países Bajos determinan que la vacunación previa a un positivo por Covid-19 ayuda a aliviar los síntomas de la enfermedad. En concreto, establecen que los sueros acaban con la pérdida de olfato o gusto, uno de los efectos más populares que provoca el coronavirus.

El virus causa diferentes efectos en los personas y, tres meses después de la infección por SARS-CoV-2, casi la mitad del total de los casos covid positivos que han participado en este estudio experimentaron al menos uno de los síntomas asociados a la enfermedad como fatiga, deterioro cognitivo y disnea —que son los efectos que más tardan en desaparecer, siendo este último el más grave—. Sin embargo, sí se ha registrado diferencias entre los vacunados y los que no lo han hecho respecto a la pérdida de olfato y gusto.

En sus conclusiones, los investigadores de este informe titulado 'Prevalencia y gravedad de los síntomas tres meses después de la infección por SARS-CoV-2 en comparación con pruebas negativas y controles de población en los Países Bajos' publicado por el Instituto Nacional de Salud Pública del país, apuntan a que el suministro de la vacuna covid previa al contagio protege a los individuos de padecer uno de los síntomas más comunes de todos los que puede provocar el virus en sus diferentes variantes. Señalan que el suero evita exclusivamente la pérdida de olfato o gusto, pero no protege al individuo de sufrir otros efectos en el momento del contagio y a largo plazo.

41 síntomas distintos tras una infección por SARS-CoV-2


Se necesita más información sobre la prevalencia de los síntomas a largo plazo después de una infección por SARS-CoV-2 para evaluar las necesidades asistenciales de la población durante la pandemia. Este estudio elaborado en Países Bajos evalúa los síntomas después de haber dado positivo en Covid-19, comparandolos con los que han presentado síntomas pero han ofrecido un resultado negativo en un test de diagnóstico y el efecto que produce en unos y otros la vacunación antes de la infección.

Tres meses después de haber sufrido la enfermedad, los sujetos que participaron en este estudio indicaron la presencia de hasta 41 síntomas distintos, con especial gravedad en cuatro de ellos: fatiga, disnea y dificultades cognitivas.

Síntomas longcovid en inviduos sin hospitalización


Entre el grupo de estudio para este informe, los síntomas que han perdurado en el tiempo, entre uno y doce meses, tras la infección por SARS-CoV-2 en enfermos que no requirieron hospitalización son: fátiga en un 63 por ciento, disnea o dificultad para respirar en un 20 por ciento y dificultades cognitivas —como problemas para encontrar palabras, niebla cerebral o problemas de concentración— hasta un 40 por ciento. Por tanto, la prevalencia de síntomas a largo plazo después de otros patógenos es mucho menos común en comparación con los síntomas después del Covid-19.

Los investigadores de este informe concluyen que otros síntomas manifestados entre los sujetos de estudio para la elaboración de este informe —como malestar general, dolor de cabeza, tos o diarrea— pueden deberse a otras causas ajenas al Covid-19 y señalan a infecciones por otros virus como la principal causa de estas dolencias.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.