Pedro Sánchez: "La sanidad pública nos une y nos representa como sociedad"

El candidato a la presidencia del Gobierno defiende una inversión del 7% del PIB en sanidad para 2023

Padro Sánchez.
Pedro Sánchez: "La sanidad pública nos une y nos representa como sociedad"
sáb 04 enero 2020. 18.00H
"La sanidad pública nos une y nos representa como sociedad", así ha defendido Pedro Sánchez su candidatura a la presidencia del Gobierno, con un marcado carácter "progresista" y social. De esta forma, Sánchez ha propuesto una serie de valores sociales como base de su gobierno en la primera sesión del debate de investidura de este sábado.

La "redistribución" de la riqueza, "la justicia fiscal" y la apuesta por los "servicios sociales" son, según Sánchez los valores por los que se regirá el nuevo Gobierno, tras el acuerdo alcanzado con Unidas Podemos y que contemplaba 14 puntos sanitarios.

Precisamente, el candidato a la presidencia del Gobierno ha hecho una defensa de los servicios públicos, para que bienes como la educación, la seguridad o la sanidad no se rijan por intereses económicos privados.


"Creemos en los servicios sanitarios públicos universales"


"Creemos en los servicios públicos universales" para revertir los "recortes que se han traducido en un deterioro de los servicios públicos" ha señalado Sánchez. Y es que, según ha expuesto el secretario general del PSOE, en el caso de la sanididad, estos recortes se han traducido en un aumento en las listas de espera, los copagos y en la externalización de los servicios públicos. "España es el cuidado sanitario de nuestros familiares", ha señalado el secretario general del PSOE, que ha defendido un patriotismo de carácter social y progresista.

Medidas concretas


En cuanto a las medidas concretas dentro del ámbito sanitario, Sánchez ha comenzado por proponer la "eliminación progresiva de los copagos", comenzando por los colectivos más vulnerables como los pensionistas. El secretario general del PSOE además ha vuelto a defender una de las propuestas centrales de su proyecto sanitario como es la introducción de la salud bucodental entre las prestaciones del Sistema Nacional de Salud.

Por otra parte, sobre la gestión de la sanidad, Sánchez ha señalado que el nuevo gobierno va a apostar de forma clara por "la gestión pública directa". También, en cuanto a las relaciones con la industria farmacéutica, Sánchez ha anunciado que va a "priorizar la eficiencia" de los medicamentos, así como la "transparencia en la fijación de precios".

Además, el candidato a la presidencia ha lamentado la falta de inversión en el ámbito sanitario frente al resto de países europeos, proponiendo un horizonte de inversión del 7 por ciento del PIB para 2023, "una inversión sanitaria equiparable a la de la media de los estados de la zona euro".


El candidato a la presidencia ha defendido un horizonte de inversión de hasta el 7% del PIB en 2023


Otras de las propuestas sanitarias que ha defendido Sánchez han sido la recuperación de la sanidad universal y el acceso a personas en situación irregular, el avance en el plan de mejora de la Atención Primaria, que fue uno de los hitos sanitarios de la pasada legislatura, el desarrollo de la atención temprana, una especial consideración sobre las necesidades de las personas con enfermedades raras y la revisión de la estrategia de Salud Mental.

Por último, en cuanto a las condiciones laborales de los profesionales, Sánchez ha prometido "mejorarlas" y ha anunciado un plan para facilitar el retorno de los profesionales sanitarios que se fueron de España durante los años de la crisis.

La ley de la eutanasia o el punto de vista contrario a la gestación subrogada también han sido otros de los temas con cariz sanitario defendidos por el candidato.


Bloqueo político


Así, según Sánchez, hace falta salir de la situación de bloqueo político. "No se va a romper España, ni la Constitución, sino el bloqueo al Gobierno elegido por los españoles", ha declarado al inicio de su discurso. En cuanto a los objetivos de la propuesta defendida por Sánchez, el futuro Gobierno se ha propuesto "gobernar con una mirada progresista, alcanzar acuerdos transversales y reducir la tensión territorial".

Junto con la defensa de los servicios públicos, Sánchez ha apostado por afrontar los problemas sociales como la pobreza, la tasa de paro, la precariedad laboral, o la subida de las pensiones. "La desigualdad extrema es corrosiva para la justicia y para el progreso". Frente a todo eso Sánchez ha ofrecido la alternativa del Gobierno de coalición progresista que se someterá el domingo a la primera votación y, previsiblemente, el martes a la segunda.


Reacción de los populares


Por su parte, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha centrado su discurso en temas políticos y territoriales, recordando al candidato a la presidencia sus pasadas declaraciones sobre el líder de Unidas Podemos, así como su posicionamiento respecto a Cataluña, señalando que si Sánchez logra la investidura generará "un Gobierno contra el Estado". Sin embargo, la referencia a las cuestiones sanitarias ha sido marginal. En todo caso, Casado ha acusado al líder del PSOE de "imponer una agenda sectaria en la educación y en la sanidad".

En el mismo sentido, la respuesta del candidato socialista se ha centrado exclusivamente sobre cuestiones políticas, los pactos de gobierno y los resultados electorales, afeando a los populares sus críticas a los pactos actuales pero sin facilitar una salida de la situación de bloqueo.


Bronco debate


La intervención de Santiago Abascal, líder de Vox que representa a la tercera fuerza política, ha generado un bronco debate con el líder socialista, así como un cruce de acusaciones en ambas direcciones. Así, mientras Santiago Abascal ha centrado su discurso en la cuestión territorial y la unidad de España, Sánchez ha respondido criticando los aspectos sociales de las políticas de Vox.

"Ustedes son fuertes con los débiles y débiles y sumisos con los poderosos", ha señalado el candidato a la presidencia, que ha acusado a Vox de eliminar prestaciones públicas y pretender "privatizar servicios como la educación o la sanidad" mientras pretenden bajar los impuestos a las rentas más altas. Además, Sánchez ha criticado la propuesta de Vox sobre la violencia de género, que la formación ha insistido en llamar "violencia doméstica".


Tarjeta sanitaria e inmigración


El candidato a la presidencia, además, ha criticado a Vox sus posiciones sobre la tarjeta sanitaria a los inmigrantes en situación irregular que entregadas "según saltan la valla", en palabras de Sánchez, así como no facturar los importes de la atención sanitaria en los casos del turismo sanitario. Así, Sánchez ha señalado que todo eso es "falso", puesto que "no se entregan tarjetas sanitarias" y en 2017 se enviaron facturas por un importe de "670 millones de euros".

"Para recibir la tarjeta sanitaria es necesario cumplir algunos requisitos, como ser trabajador afiliado a la Seguridad Social", ha declarado Sánchez. Del mismo modo, los extranjeros que deseen recibir asistencia sanitaria en España "deben presentar un documento acreditativo del derecho a la exportación de la asistencia". En caso contrario, "si la persona no cumple los requisitos se le obra directamente a ella la atención recibida" ha indicado Sánchez. Abascal, por su parte, no ha entrado a debatir ninguna de estas afirmaciones negando la mayor y tachando a Sánchez de "mentiroso".


Privatizaciones


Tras la intervención de Vox, el debate se ha mantenido tenso. El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias ha acusado a los partidos "de derecha, ultra derecha y ultra ultra derecha", de oponerse frontalmente a los avances sociales y de traicionar a España y a la Constitución. "Traición a España es privatizar los servicios públicos" ha criticado Iglesias, que ha concluido su discurso alabando a su previsible socio de Gobierno: "¡Sí se puede, adelante, presidente!".

Después de Iglesias han intervenido los diputados Jaume Asens, Alberto Garzón, Antonio Gómez-Reino, Laura Borràs Castanyer, Inés Sabanés, Ana Oramas, Pedro Quevedo Iturbe, Joan Baldoví, Néstor Rego, José María Mazón, y Tomás Guitarte, que han llevado a la cámara baja las cuestiones y los intereses autonómicos.

Gabriel Rufián, diputado de ERC, ha manifestado la abstención de su grupo para favorecer a la investidura de Sánchez, gracias al pacto alcanzado. "Un acuerdo que nace de la necesidad", ha señalado el diputado.  "Dijimos que sentaríamos al gobierno de España en una mesa de negociación y es lo que hemos hecho", ha declarado en el hemiciclo. Por su parte, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que además se estrenaba en el Congreso, ha criticado duramente este pacto preguntando si los pactos alcanzados por Sánchez para lograr la investidura son o no una cuestión de progreso social.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.