El suero ofrece una protección indirecta del 81% en los residentes no vacunados, según el último informe de Sanidad

La vacuna Covid reduce entre un 85% y un 96% las infecciones en sanitarios
Profesional sanitaria recibiendo la vacuna contra el Covid-19


26 abr 2021. 17.40H
SE LEE EN 3 minutos
Cuatro meses después del inicio de la campaña de vacunación Covid-19 en España, los efectos de este tipo de tratamientos comienzan a ser visibles. En el caso de los profesionales sanitarios, las vacunas contra el virus han conseguido reducir entre un 85 y un 96 por ciento la infección en el colectivo, según un estudio realizado en España y al que se refiere la última actualización de la información científico técnica de los parámetros epidemiológicos publicada por el Ministerio de Sanidad. 

A pesar de la menor respuesta inmune detectada en personas de mayor edad, se estima que los tratamientos pueden provocar una protección indirecta del 81,4 por ciento en los residentes no vacunados y evitar hasta 12,8 contagios diarios por cada 10.000 personas, según datos de otro estudio realizado en España en centros sociosanitarios.

La vacunación mayoritaria, por otro lado, ha permitido reducir los síntomas y generar solo casos leves de la enfermedad entre los infectados de Covid-19 de estos centros, si bien "un cierto número de individuos permanecerá susceptible al contagio" puesto que ningún permite obtener inmunidad estéril, es decir, la capacidad de evitar la replicación del virus en la mucosa de las vías respiratorias superiores. Por tanto, es posible que una vez vacunados, las personas que contraigan el virus puedan seguir siendo contagiosas aunque "no desarrollen síntomas"

También se ha demostrado una menor probabilidad de contagio entre los convivientes de trabajadores sanitarios que habían recibido el fármaco a partir del día 14 tras la administración, según cita el informe, en el que se subraya la importancia de determinar los casos "secundarios" generados por las personas infectadas tras la vacunación. 

Riesgo de infección "bajo" tras la vacunación


Además de reducir la carga viral, entre los días 12 y 37 especialmente, las vacunas también podrían acortar el tiempo de eliminación del virus en caso de infección posterior de 2 semanas a una, según datos de una investigación con AstraZeneca, aunque sin diferencias en los pacientes contagiados con la variante británica. 

El informe recalca la eficacia demostrada por los sueros disponibles a la hora de reducir el riesgo de infección con síntomas en un 67,6 por ciento con la vacuna AstraZeneca y en un 92% con la vacuna de Pfizer-BioNTech según han demostrado diversos estudios. Incluso ante la aparición de nuevas variantes, capaces de limitar dichas evidencias, la eficacia de las vacunas aprobadas en la actualidad "es alta y, por tanto, el riesgo de infección tras la exposición al virus es muy bajo".

"Mayor impacto" de las nuevas variantes Covid-19


En cuanto a las nuevas variantes de Covid-19 detectadas en España, B.1.1.7, B.1.351 y la P.1 principalmente, Sanidad reconoce un "mayor impacto potencial en la salud pública". En concreto, señala el peligro que supone el aumento de la transmisibilidad y la mayor gravedad o letalidad, provocados por la cepa británica, y la capacidad para evadir la respuesta inmune que han demostrado la sudafricana y la brasileña, aunque su presencia sea "puntual" en el territorio. El ministerio también ve preocupante la disminución en la sensibilidad de los métodos de diagnóstico microbiológico asociada a estas cepas así como la posibilidad de reducir la respuesta al tratamiento.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.