Así lo revela un estudio español, que también sostiene que los IgG persistieron tras 6 meses, aunque en niveles bajos

El nivel de anticuerpos y citocinas en diagnóstico predice un Covid grave


14 abr 2021. 12.10H
SE LEE EN 4 minutos
Un reciente estudio elaborado por investigadores del Instituto de Investigaciones Sanitarias Galicia Sur y publicado en Biorxiv sostiene que la presencia elevada de anticuerpos y citocinas en el momento del diagnóstico del Covid-19 en un paciente están relacionados con un posterior desarrollo grave de la enfermedad. En concreto, se refiere a los anticuerpos IgM e IgG, así como citocinas específicas como IL-6, IL-8, MIP-1β.

El mismo informe también revela que los anticuerpos IgG persistieron en los pacientes que habían superado la enfermedad seis meses después de haber recibido el diagnóstico, si bien lo hicieron en “niveles bajos”. Mientras, los niveles de algunas de las citocinas (IL-6, IL-8, IP-10, TNF-, sCD25) disminuyen un mes después de un mes.

Sin embargo, después de 6 meses después del diagnóstico, los investigadores no han encontrado diferencias en los niveles de citocinas entre pacientes con enfermedad leve o moderada frente a grave.

- Acceda aquí al estudio completo -


Relación de niveles ARN con el resultado clínico


Los investigadores sostienen que, curiosamente, aunque los niveles de ARN del Covid no se asociaron con el resultado clínico, “durante la fase aguda de infección se reconoció un retraso significativo en la disminución de la carga viral del SARS-CoV-2 para pacientes con enfermedad grave en comparación con aquellos con Covid-19 leve o moderado durante los primeros 6 días de seguimiento”.

Por lo general, “la cinética de la carga viral del SARS-CoV-2 sigue el patrón descrito anteriormente, alcanzando niveles máximos durante la infección aguda y disminuyendo progresivamente hasta volverse indetectable en la mayoría de los pacientes en menos de un mes después del diagnóstico”. Sin embargo, debido al estrecho seguimiento de estos pacientes los científicos pudieron identificar un “retraso significativo” durante los primeros días de caída de la carga viral para los pacientes que cumplieron con los criterios para Covid-19 severo.

No obstante, “en nuestra cohorte, los niveles de ARN del SARS-CoV-2 no fueron asociados con el resultado clínico en cualquier momento”, apunta el estudio. “Hay algunos datos controvertidos con respecto a este tema”. Mientras que algunos estudios no han informado ninguna asociación entre la carga viral del SARS-CoV-2 durante la infección aguda y gravedad de Covid-19, otros señalan que “la carga viral elevada podría usarse para identificar a los pacientes con mayor riesgo de morbilidad en casos graves de Covid-19”.

Entre otras cosas, el informe indica que la gravedad del Covid-19 se ha asociado con un agravamiento de la inflamación debido a una liberación masiva de componentes proinflamatorios. “Hemos identificado ques e asocian niveles elevados de IL-6, IL-8, MIP-1β durante la infección aguda por SARS-CoV-2 con Covid-19 severo definido por el desarrollo de SDRA o la necesidad de tratamiento invasivo de ventilación mecánica o ingreso en UCI”.


Presencia de cicotinas


Los niveles más altos de IL-6 han sido consistentemente relacionados con la enfermedad grave de Covid-19 y desempeñan un papel fundamental en la citocina tormenta en respuesta a la infección por SARS-CoV-2 que promueve insuficiencia orgánica y patología.

Así, IL-8 conduce la activación y el reclutamiento de neutrófilos a lasitios de inflamación y se ha implicado en enfermedades pulmonares inflamatorias tales como SDRA, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y asma. Por su parte, MIP-1β “impulsa el reclutamiento de una variedad de células inmunes innatas y adaptativas y altas concentraciones”. Además, los investigadores han notificado en el suero y los pulmones de pacientes con ciertos virus respiratorios agudos.

Sin embargo, su papel durante la infección por SARS-CoV-2 “sigue sin estar claro”. Algunos estudios han informado una mayor producción de MIP-1β a nivel transcripcional en células de lavado broncoalveolar aisladas de los pulmones de pacientes con Covid-19 grave, mientras que otros estudios no encontraron una asociación entre MIP-1β y graves enfermedad.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.