Coronavirus: 3 síntomas comunes con la gripe y otros que no lo son

Aunque ambos virus cuentan con una sintomatología parecida, la gripe suele comenzar de forma brusca y el Covid-19 no

Imagen del SARS-CoV-2.
Coronavirus: 3 síntomas comunes con la gripe y otros que no lo son
lun 09 marzo 2020. 18.00H
Los síntomas del coronavirus y la gripe se parecen, pero tienen diferencias. Así, los síntomas más comunes del coronavirus son fiebre, tos dificultad para respirar. Mientras, el Ministerio de Sanidad describe que el cuadro inicial típico de la gripe "suele comenzar de forma brusca con fiebre y escalofríos, acompañados de dolor de cabeza, congestión nasal, molestias de garganta, malestar general, dolores musculares, pérdida de apetito y tos seca".

Según explica la Organización Mundial de la Salud, el Covid-19 "es un nuevo patógeno altamente contagioso, que puede propagarse rápidamente y que debe considerarse capaz de causar enormes impactos sanitarios, económicos y sociales en cualquier entorno".

Por todo ello indican claramente que "no es el SARS y no es la gripe", sino que el SARS-CoV-2 "es un nuevo virus con sus propias características". Por ejemplo, "la transmisión en los niños parece ser limitada en comparación con la gripe, mientras que el cuadro clínico difiere del SARS". De hecho, la transmisibilidad en la gripe es inferior al coronavirus.


Síntomas del coronavirus 

  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar

Síntomas de la gripe

  • Fiebre y escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Congestión nasal
  • Molestias de garganta
  • Malestar general
  • Dolores musculares
  • Pérdida de apetito
  • Tos seca

Síntomas menos comunes del coronavirus



OMS: "El coronavirus no es el SARS y no es la gripe"


Tal como recuerda el Ministerio, la sintomatología de la gripe es muy variable, y además depende de los grupos de edad que resulten infectados. Según señala Sanidad, "algunos síntomas de la gripe son comunes a todas las edades, sin embargo otros son más específicos de determinados grupos de edad. Por ejemplo, en ancianos es frecuente la aparición de dificultad respiratoria o la producción de esputo, mientras que en niños son síntomas frecuentes la otitis media o las molestias abdominales. Estas molestias abdominales como nauseas, vómitos o diarreas son sin embargo muy poco frecuentes en adultos". 

Lo mismo sucede en el coronavirus, donde la diarrea es un síntoma muy poco común.


Limitaciones en el estudio de los síntomas de Covid-19


El nuevo coronavirus, denominado oficialmente Covid-19, producido por el virus SARS-CoV-2, es, precisamente, nuevo. Eso implica que aún no está bien estudiado ni bien definidas todas sus características. Por ejemplo, uno de los estudios comparativos más grandes que se han realizado, publicado por el New England Journal of Medicine (NEJM), reconoce "limitaciones notables", especialmente porque "algunos casos tenían documentación incompleta del historial de exposición y las pruebas de laboratorio, dada la variación en la estructura de las bases de datos electrónicas entre los diferentes centros participantes y el cronograma urgente para la extracción de datos".


El coronavirus y la gripe no tienen cura


Otra de las características en común es que ni el Covid-19 ni la gripe tienen cura, pero sí tratamiento. En ambos casos, ante una afección respiratoria grave tienen indicado soporte ventilatorio mecánico. Además hay tratamientos para la gripe y para el coronavirus, por ejemplo se ha aprobado el uso compasivo de algunos antirretrovirales indicados para el VIH o el ébola.


Cómo se diagnostican el coronavirus y la gripe


Por todas sus similitudes, a priori puede parecer que es difícil diferenciar la gripe del coronavirus. De hecho, según los criterios que baraja Sanidad, la definición de coronavirus implica cualquiera de los síntomas descritos más haber tenido un contacto de riesgo. Cuando esto sucede se activa el protocolo que implica realizar una prueba de coronavirus: una RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa), que permite 'amplificar' el ARN del virus para comprobar su genética. De hecho, así fue como se comprobó que el SARS-CoV-2 tenía una filiación genética (que estaba emparentado) con el virus del SARS.

En cuanto a la gripe, en los centros de Atención Primaria "el diagnóstico de la gripe suele ser clínico, al detectarse un caso con signos y síntomas compatibles con gripe dentro de un contexto adecuado (temporada gripal, casos de gripe cercanos al paciente…)", mientras que los diagnósticos de laboratorio son menos comunes y se realizan, sobre todo, en los pacientes más graves ingresados en los hospitales. Además, en el caso de la gripe hay cuatro 'familias' de virus (A, B y las menos comunes C y D), dentro de las cuales se encuentran los cuatro más comunes: A(H1N1) y A(H3N2) y los subgrupos B/Yamagata y B/Victoria.


¿Hay vacuna contra el coronavirus?


Otra de las principales diferencias entre el nuevo coronavirus y los virus de la gripe es la vacuna. El virus (o los virus) de la gripe son 'viejos conocidos' que aumentan su incidencia de forma estacional con ligeras variaciones genéticas. Por eso cada año se elabora una recomendación específica para la vacunación de los grupos de riesgo. Además, el sistema inmune del cuerpo humano puede estar 'acostumbrado' a la gripe, por lo que su incidencia puede ser menor.

Por el lado contrario, todavía no hay vacuna para el SARS-CoV-2, aunque son numerosos los estudios en marcha. Solo el tiempo podrá decir si estamos ante un nuevo virus estacional o si se consigue reducir su incidencia una vez que el sistema inmune genere anticuerpos y se desarrolle una vacuna.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.