El Consejo aborda la digitalización de la Sanidad española en su último informe

CES: España debe dar al paciente el control de su historia clínica digital
José Martínez Olmos.


01 mar 2021. 12.05H
SE LEE EN 3 minutos
El Consejo Económico y Social (CES) de España ha publicado este viernes la actualización del informe sobre la digitalización de la economía. Así, el órgano consultivo del Gobierno en materia socioeconómica y laboral vuelve a pronunciarse sobre esta cuestión, cuando se cumplen tres años del último análisis. En él, el CES aborda, entre otras cuestiones, el impacto de la digitalización y los cambios tecnológicos en la sanidad española.

En el documento, se incide en la necesidad de asegurar la interoperabilidad de las tarjetas sanitarias, de las historias clínicas digitales, así como de las recetas electrónicas. "Permiten reforzar la coordinación del proceso asistencial y facilitan la movilidad de los pacientes dentro del propio sistema sanitario", explican.

En el apartado ‘La transformación digital de la Administración pública y de los servicios públicos’, el Consejo subraya que la pandemia de la Covid-19 ha puesto en relieve la importancia de poder contar con unos servicios públicos electrónicos universales y de calidad, “abiertos, eficientes, flexibles, inclusivos y accesibles a todos los colectivos”. En este sentido, el órgano consultivo defiende que una mayor conectividad permite la monitorización remota en tiempo real de la salud de los pacientes, especialmente interesante para enfermos crónicos y mayores, la teleasistencia o el telediagnóstico.

Sin embargo, el CES apunta que los desarrollos en el área sanitaria exigen un marco normativo que “otorgue seguridad jurídica suficiente” y que, en concreto, respete la regulación sobre la protección de datos, dado que es un ámbito de especial sensibilidad en cuanto a los riesgos relacionados con la ciberseguridad y la protección de la confidencialidad de la información.

Según el informe, cerca de cuatro millones de personas reciben anualmente en España atención sanitaria en una CCAA distinta de aquella en la que su Tarjeta Sanitaria Individual se encuentra activada. Además, explican, el sistema de interoperabilidad de las historias clínicas está implantado en las 17 CCAA, de manera que los datos más relevantes de los ciudadanos se encuentren a disposición de los profesionales. Herramientas que han resultado de gran utilidad durante la gestión de la crisis de la Covid.


Problemas del desarrollo en Sanidad


Para el CES, la pandemia también ha puesto de relieve los problemas que pueden surgir de una adopción masiva y rápida de las tecnologías digitales para la salud. El primer hándicap se encuentra en la desigualdad digital por razones socioeconómicas, como la edad o la renta.

Además, el órgano considera que las consultas en remoto presentan “evidentes limitaciones” para hacer diagnósticos precisos y/o preventivos de los problemas de salud, sobre todo en caso de emergencias médicas. “No pueden captar otras señales verbales, visuales y relacionales que
pueden indicar problemas de salud”, matizan.

Por otro lado, el Consejo se adentra en el debate sobre la necesidad de compartir información y datos personales de salud, que se ha visto reavivado con la pandemia. En este sentido, el CES considera que la puesta en marcha de aplicaciones móviles para hacer frente a la crisis, que en España se materializó en Radar Covid, han tenido una efectividad “muy escasa”.

“Surgen cuestiones sobre la propiedad de los datos, la transparencia sobre su uso, las garantías de privacidad y la ciberseguridad; aspectos que, además, resultan especialmente controvertidos si se trata de un uso privado empresarial de esa información”, explican en el informe.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.