El decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla ha renovado su cargo por cuatro años más

Capitán: "Los médicos somos científicos, no dispensadores de documentos"
Luis Capitán, decano de Medicina de la Universidad de Sevilla.


11 feb 2022. 17.35H
SE LEE EN 9 minutos
Luis Capitán Morales, jefe de la Unidad de Cirugía Colorrectal del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla y profesor titular de Cirugía en la Universidad de Sevilla, ha renovado su cargo como decano de la Facultad de Medicina de Sevilla por cuatro años más. Un puesto al que suma el reto de culminar el nuevo campos de Salud, sin olvidar el refuerzo de la profesión y la importancia de inculcar a los futuros galenos el papel humanista y científico que tiene la profesión.

De sus últimos cuatro años, Capitán destaca el arduo trabajo para crear el proyecto del nuevo centro universitario, así como los avances en investigación y actualización de reglamentos junto a todo su equipo decanal. "Cuando tomé posesión por primera vez, en 2017, el rector me hizo el encargo de tomar la decisión sobre dónde queríamos estar. Dedicamos un año entero a tener una Junta de Facultad casi permanente, debatiendo y escuchando todas las intervenciones para votar los dos proyectos de ubicación. Finalmente salió el campus de Macarena", señala el decano de Medicina.

Ahora, el reto continúa con cuatro años para ejecutar el proyecto, con una primera búsqueda de financiación, para la cual la Universidad de Sevilla ya ha adelantado la posibilidad de solicitar fondos al Servicios Andaluz de Salud o incluso vender algunos edificios.

¿Cuáles han sido los principales avances estos últimos años, al margen de infraestructuras?

Hemos avanzado mucho en términos de investigación. En Sevilla tenemos muy buenos investigadores pero, en cuanto a facultad, habíamos hecho poco para estimular la investigación. Así que estos últimos años hemos creado varios premios, reconociendo la mejor publicación, a la mejor idea no financiada.También hemos creado una unidad de internacionalización y fomento de la investigación, junto a un servicio de mentorización.

La obra cumbre de estos últimos años para mí ha sido el hospital simulado en la segunda planta del pabellón docente. Se trata de unas instalaciones con 20 estaciones en las que se pueden simular consultas, salas de hospitalización… Con muy poquitos recursos hemos hecho mucho.

Otro logro que hemos podido avanzar en estos últimos cuatro años pasa por la puesta en marcha de un Plan Estratégico para un nuevo Plan de Estudios. A partir de ahí, creamos un grupo técnico que elaboró un estudio de la situación general de las facultades de Medicina de España, un estudio estadístico con encuestas a la población de nuestra facultad y, finalmente un grupo asesor MIR. El objetivo de este último punto es ofrece una serie de líneas estratégicas que sirvieran para formar a los alumnos ante los exámenes de residentes.


"Las obras molestan, pero todo esto lleva previsto un plan de faseado para que el daño sea mínimo"



¿Y en cuanto al nuevo campus?

Partimos de una situación en la que se ha tardado 20 años para decir dónde vamos a ubicar el futuro campus. Una vez aprobado el proyecto de ubicación, pasamos a trabajar en esa dirección. Todos los departamentos se han puesto a trabajar en una Memoria de necesidades que se concluyó y envió a la Dirección General de Infraestructuras.

Finalmente, este mes de enero el rector, conjuntamente con el director del espacio universitario, la Facultad de Farmacia y la Escuela de Arquitectura, hemos presentado el concurso de ideas, en el caso de Medicina esta quedaría en el actual campus con una rehabilitación integral de del Instituto Anatómico y el edificio de la antigua Facultad de Medicina y la creación de un nuevo edificio que albergaría la parte de investigación con una nueva zona de servicios.

¿Afectará las obras a la docencia en el centro?

El plan de infraestructuras va por fases para asegurar la docencia. Las obras molestan, pero todo esto lleva previsto un plan de faseado para que el daño sea mínimo. Es el elemento crucial que tenemos en cuenta cada vez que hacemos una obra, que el daño a los estudiantes sea mínimo. 

Luis Capitán tomó posesión del cargo de decano de Medicina de la US por primera vez en 2017.


Se ha llevado a cabo un estudio comparativo de facultades de Medicina ¿Qué resultados arrojó?

El estudio que se hizo demostró que Sevilla es de las facultades que más pasa la nota de corte, es decir los alumnos superan con creces la nota de corte media para estudiar Medicina. Sin embargo la toma de plazas es más baja y esto se explica por un fenómeno que es casi específico de Sevilla.

Tenemos una poco atractiva Medicina Familiar y Comunitaria. Así, cuando nuestros alumnos acceden al MIR y escogen Medicina Familiar, ven que no les gusta y vuelven a presentarse para optar a otra especialidad. Hay un gran reciclaje entre los alumnos que escogen Medicina Familiar y Comunitaria, porque esta especialidad es poco atractiva. Y no depende de nosotros retener a estos facultativos. Hay que tener en cuenta que, probablemente, tengamos los mejores alumnos de Medicina de España, y esto se defiende en nuestra nota de corte, entre las más altas de España.


"Hay un gran reciclaje entre los alumnos que escogen Medicina Familiar y Comunitaria, porque esta especialidad es poco atractiva"



¿Cómo se puede entonces incentivar la Medicina Familiar entre los estudiantes?

La evidencia me dice que nuestros alumnos son los mejores, con las notas de corte superiores. El problema es que sacamos pocas plazas de otras especialidades, porque muchos de ellos se plantean no elegir plaza porque saben que al final van a Medicina Familiar y no quieren.

Para solucionar esto hay que incentivar la Medicina Familiar convirtiéndola en una especialidad más científica. No se nos olvide que los médicos somos científicos, no burócratas ni dispensadores de documentos. Somos científicos humanistas que lo que debemos hacer es una actuación científica con nuestros pacientes y dedicarles tiempo, y poder pensar e investigar sobre las enfermedades. Nuestra profesión no se limita a ver pacientes cada 10 minutos, no dedicamos 11 años a formarnos siendo los mejores para después ser un burócratas. Hay que incentivar científicamente la profesión, no solo es cuestión de dinero,  porque el problema entiendo que no es económico sino un problema de calidad profesional, un problema científico. 

Este año ha caído el número de estudiantes que se han presentado al MIR. ¿A qué se debe?

Se han creado más plazas de residentes en los últimos años y por lo tanto la bolsa de paro médico es menor. La bolsa de los residentes es una bolsa que si hay más plazas se llena y si hay menos, se vacía.

Hay que destacar que se está produciendo un número de médicos cada vez mayor, porque en los últimos cuatro años se han creado unas 12 Facultades de Medicina privadas. Esto repercute en que haya más médicos. En España el título de especialista, también el de Familiar y Comunitaria, es obligatorio para ejercer en la sanidad pública, por lo que nadie rechaza una plaza si no tiene otra opción.

Lo que no hacen falta son más alumnos de Medicina, porque las ratios que hay están equilibradas, puede hacer falta pequeños ajustes, pero ya está.


"Hay facultades que tenemos capacidad de formar alumnos a menor coste que lo que supone crear una facultad nueva"



En Andalucía se van a sumar dos facultades de Medicina públicas. ¿Cómo afecta esto?

Personalmente creo que hay facultades que tenemos capacidad de formar alumnos a menor coste que lo que supone crear una facultad nueva. Si se hiciera una inversión razonable en otras facultades con sus profesores tendría más sentido.

En Sevilla, por ejemplo, somos la facultad con el prestigio de profesorado más alto de toda España. Ante estas nuevas facultades. ¿De dónde se van a sacar esos profesores? ¿Está garantizada la calidad? En el caso de las privadas no se les exige el mismo nivel de acreditación que en la pública. Ahora mismo se nos están acreditando los profesores con una edad media de 56 años, porque el volumen de trabajo que hay que tener hace que sea muy difícil su acreditación. Para ser catedrático, por ejemplo, la edad promedio es 66 años. Y se dan casos como el que recientemente se ha producido que un catedrático ha obtenido su acreditación seis días antes de jubilarse.

La Sanidad española sufre de una fuga de batas blancas. ¿Cómo podemos incentivar que los médicos que se forman aquí se queden?

La financiación siempre es la clave. Los sanitarios se van porque hay ofertas de trabajo mejor remuneradas. En Corea del Sur tienen una visión muy clara: toda la inversión que se haga en I+D+i, y  la sanidad está dentro de ese área, va a repercutir en el producto interior bruto. Y esto es una regla directa. España es un país de servicios y uno de los que damos es el servicio sanitario, así una de las razones por las que la gente viene a hacer turismo aquí es porque sabe que tenemos una buena sanidad. Cuanto mejor esté nuestra sanidad mejor será nuestro turismo y nuestro producto interior bruto. Aunque pensemos solo en el sector servicios y no en I+D+i, toda la inversión que se haga en sanidad también será inversión en producto interior bruto.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.