26 may 2019 | Actualizado: 19:00

Bloque profesional para crear un Observatorio Nacional contra Agresiones

Los sindicatos CCOO, CSIF, UGT y Satse señalan los ataques a sanitarios como un problema de seguridad laboral

Irene Álvarez, Pedro Borraz, Manuel Cascos y Javier Martínez.
Bloque profesional para crear un Observatorio Nacional contra Agresiones
vie 03 mayo 2019. 12.40H
Con motivo del Día internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo, que ha coincidido este año con la convocatoria de las elecciones generales; los sindicatos que negocian las condiciones laborales de los profesionales del Sistema Nacional de Salud (SNS) recuerdan que llevan años esperando que haya un Observatorio nacional de las Agresiones al personal del SNS, algo que esperan que el nuevo Gobierno ponga en marcha. 

Pedro Borraz, responsable de salud laboral de UGT en Madrid, es miembro de la Comisión Central de Salud Laboral y del Grupo de Trabajo de Agresiones del Ministerio de Sanidad como asesor estatal. En la última reunión del grupo con los sindicatos presentes en el Ámbito de Negociación, no se pudieron conocer los datos a nivel nacional ya que cuatro comunidades autónomas no presentaron sus cifras. 

Según los cálculos realizados con las cifras aportadas por el resto de comunidades, los profesionales sanitarios sufrieron durante el año pasado más de 6.384 situaciones violentas, de las cuales el 15 por ciento (957) fueron agresiones físicas y el resto, un 85 por ciento, se trataron de insultos o amenazas.

Solo se denuncian el 3 por ciento de las agresiones


"El Ministerio de Sanidad y el de Ministerio de Interior han creado la figura del polícia territorial sanitario, pero lleva solo dos años y medio y necesita tiempo para asentarse en la gestión de las agresiones", relata Borraz, que añade:  "Ahora solo trabaja con denuncias, que no llegan todas. A la comisaría igual llegan un 3 por ciento de todas las que se producen", lamenta.

"Los zarandeos, amenazas o empujones, por ejemplo, la Policía no los cuenta porque no se llegan a denunciar", explica el representante de UGT, que hace hincapié en que "las agresiones están consideradas en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. En el artículo 16 se habla de la evaluación de los riesgos psicosociales que tenemos los trabajadores sanitarios, y algunos de estos surgen de las agresiones y el hostigamiento indiscriminado". 

Borraz cree que las agresiones se están multiplicando de forma exponencial los últimos años. "Solo en Madrid se han producido 4.500 agresiones en los últimos cinco años. En Atención Primaria han sido unas 3.250, en Centros de Salud Mental unas 50 y en el SUMMA, 347", ejemplifica. 


Borraz destaca la eficacia de los llamados 'teclados antipánico'


La principal reivindicación del sindicato en esta materia es disponer de "datos sustanciados que no estén sesgados". Además, cree imprescindible tener "información de los planes de actuación de cada comunidad autónoma" frente a agresiones a sanitarios.

"El Ministerio da datos desagregados. Cada comunidad tiene unos registros que no coinciden con los estándares de otras", señala Borraz,  que considera importante que los "teclados antipánico" que funcionan en algunos centros y hospitales (por los cuales un médico puede avisar a otros compañeros que se encuentren en el centro en caso de agresión), tenga su réplica en las atenciones domiciliarias: "Tendría que haber un canal de comunicaicón directo con la Policía en situaciones comprometidas". 

Criterios comunes


"Nosotros llevamos muchos años reivindicando al Ministerio que haya un Observatorio Nacional de Agresiones al personal del Sistema Nacional de Salud, pero ese registro sigue sin crearse", lamenta Irene Álvarez, responsable de Salud Laboral de FSS-CCOO, que aunque valora que las comunidades autónomas aporten sus datos al Ministerio de Sanidad, cree que "sería bueno tener unos criterios comunes para conocer cómo se caracterizan los hechos violentos, ver la causalidad o los factores que pueden influir".

Desde el sindicato, consideran que puede haber causas organizativas detrás de las agresiones, como una excesiva carga asistencial. "La Ley de Prevención de Riesgos Laborales es una manera de actuar frente a las agresiones a profesionales sanitarios, sabiendo que hay que hacer una labor muy importante de concienciación a la ciudadanía", considera la representante sindical, que añade: "Hay que tener una visión preventiva y las instituciones pueden poner en marcha diferentes medidas".


"Las medidas punitivas no están resultado disuasorias", afirma CCOO


CCOO defiende que no solo se deben poner en marcha medidas punitivas porque no están resultando disuasorias: "Tenemos que evitar que se lleguen a producir las agresiones". Para Álvarez, con el impulso del Observatorio se pretende lograr un consenso entre comunidades autónomas, profesionales y sindicatos para empezar a poner estas medidas.

CSIF: Mayor vigilancia física


Por su parte, el sindicato funcionarial CSIF también denuncia la "grave" situación que viven los profesionales de la salud y segura que para ellos esto es una "lucha" que va más allá del ejercicio de la profesión. El portavoz sindical sanitario, Javier Martínez, llega a calificar las agresiones como unos hechos "desesperantes" para los que no se ponen medidas, "aunque se tengan".

Ejemplo de ello es un dispositivo de ordenador, similar al 'teclado antipánico', que hace poco presentaron ante el consejero de Sanidad de Asturias, Francisco del Busto. "Se trata de una aplicación para el ordenador -relata-, principalmente conecta al sanitario con el resto de profesionales de su centro y con solo apretar el teclado, salta la alarma".

Además de su bajo coste, Martínez asegura que esta aplicación es más fácil de instalar que un botón del pánico (que suele estar vinculado a una red de seguridad externa y es más visible). Además, el portavoz plantea la posibilidad de que "igual que en los Ayuntamientos se pone vigilancia", se haga en un centro de salud. "Un servicio de vigilancia controla no sólo las agresiones sino los pequeños hurtos que se producen en nuestros servicios", ha puntualizado vinculando también este control con posibles atentados terroristas.


Satse, "se necesitan datos actualizados"



Satse: "Reclamamos la creación de un organismo que recopile datos"


Las profesión enfermera, mayoritariamente mujeres y con labores de trato directo con el paciente, es uno de los colectivos más vulnerables frente a las agresiones físicas o verbales. Por eso, su sindicato profesional, Satse, lleva desde hace mucho tiempo reclamado la aprobación de una Ley estatal contra las agresiones. "Desde la administración no se toma la iniciativa y no se hace nada al respecto, por eso hemos elaborado una propuesta de texto normativo que ha presentado a los últimos responsables del Ministerio de Sanidad, así como a los de las consejerías de Sanidad autonómicas", explica el sindicato en declaraciones a Redacción Médica.

La norma propuesta por Satse incluye, entre otras medidas, la creación de un Observatorio contra la violencia en el ámbito sanitario, que apoye y mejore las acciones y medidas en los centros sanitarios públicos y privados para evitar, reducir y minimizar las agresiones, tanto físicas como verbales, y sus consecuencias.  

"Sigue siendo una gran asignatura pendiente el contar con datos oficiales actualizados sobre este grave problema. Por ello, también reclamamos la creación de un organismo que recopile, analice e informe a los profesionales y a la opinión pública sobre la realidad de este problema", han denunciado recordando que, los últimos datos oficiales facilitados por el Ministerio, son de hace más de cinco años.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.