"La 'nueva normalidad' pasa por dotar a los intensivistas de más camas UCI"

El presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva defiende que se dote de más material a estos equipos

Ricard Ferrer, presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc).
"La 'nueva normalidad' pasa por dotar a los intensivistas de más camas UCI"
mié 06 mayo 2020. 09.10H
Con la colaboración de
El papel de los médicos intensivistas ha demostrado ser más que fundamental en esta lucha contra la pandemia de coronavirus Covid-19. Trabajando contrarreloj, sin descanso, en UCI desbordadas y, a menudo, sin el material necesario, el comportamiento de estos profesionales puede ser calificado de heroico. Es por ello que Redacción Médica considera imprescindible incluir su testimonio en el especial 'Lecciones del Covid-19 (qué ha aprendido el sector sanitario español ante la pandemia)'.

En esta entrevista, Ricard Ferrer, presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc), pone de manifiesto qué lecciones nos deja para el futuro esta pandemia desde el punto de vista de los intensivistas.

¿Cuáles son los aciertos y errores que considera que se han cometido durante esta crisis?

Hemos acertado en dar una respuesta coordinada y multidisciplinar, con equipos en los que han participado doctores de diferentes especialidades. La gestión de estos equipos, liderados principalmente por intensivistas, es lo que ha permitido llevar a cabo la ingente tarea de duplicar e incluso triplicar las unidades de cuidados intensivos de muchos hospitales, así como atender con garantías y calidad al paciente crítico.


"Fue un error pensar que estábamos ante una patología que solo afecta al pulmón"


Por otro lado, hemos aprendido que la enfermedad es más grave de lo que se pensaba y hemos visto, a medida que atendíamos a los pacientes, que fue un error pensar que estábamos ante una patología que solo afecta al pulmón. No solo se ha demostrado que puede presentar disfunciones a nivel multiorgánico, incluyendo la disfunción renal, cardiovascular, intestinal y del sistema nervioso central. También hemos visto la necesidad de adaptar los equipos a lo que realmente es necesario en una UCI. No vale cualquier respirador ni cualquier equipamiento que no tenga unos mínimos tecnológicos indispensables.

Ante una crisis similar futura, ¿qué medidas deberían adoptarse ya de forma preventiva en cuanto a recursos humanos, recursos materiales, y gestión/organización?

Nos espera una 'nueva normalidad' cuya realidad pasa por dotar a los servicios de Medicina Intensiva de más camas de UCI que las que teníamos al comienzo de la pandemia. Las UCI deben crecer, incluso en las Comunidades Autónomas menos afectadas con todo el equipamiento necesario, incluyendo respiradores de intensivos, ECMOs en los centros de referencia, hemofiltros, etc.


"Las UCI deben crecer incluso en las comunidades autónomas menos afectadas por la pandemia"


Se deben habilitar espacios Covid y no-Covid correctamente cohortizados. Los planes de contingencia para un nuevo posible brote deben también considerar el aprovisionamiento de todo el material fungible incluyendo broncoscopios de un solo uso, sets de traqueostomía y evidentemente las EPIs. Epidemiológicamente, es importante identificar nuevos focos y aislar a sus contactos lo antes posible, que es la mejor manera de evitar la aparición de nuevos pacientes que necesiten ingreso en UCI.

¿Qué podría haber aportado el sector de la tecnología sanitaria que no haya podido hacer por la premura en el estallido de la crisis actual?

Medicina Intensiva juega un papel principal en una pandemia como la provocada por la Covid-19, una enfermedad cuyas particularidades exigen un profesional experto en el paciente crítico. El mayor conocimiento de la enfermedad nos permite anticipar el mejor manejo de estos pacientes, con protocolos bien establecidos, siempre abiertos a las nuevas evidencias científicas.

También hemos aprendido como atender a los pacientes en diferentes espacios acondicionados como ucis temporales, con sus ventajas e inconvenientes y los perfiles de pacientes adecuados para cada uno de estos espacios. Además, podríamos aportar las bases para una mejor distribución de los recursos, lo que facilitaría la actuación entre hospitales de diferentes Comunidades Autónomas y el traslado de personal o equipos. Al mismo tiempo, la continuidad de los trabajos conjuntos que ya estamos llevando a cabo con otras especialidades médicas permitirá aportar una capacidad de gestión de mayor calidad y reforzará las relaciones intrahospitalarias.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.