"Hay que seguir las directrices de la no aplicada Ley de Salud Pública"

El presidente de SEMES y jefe de Urgencias del Clínico San Carlos suma su perspectiva a 'Lecciones del Covid-19'

Juan González Armengol, presidente de SEMES y jefe de Urgencias del Clínico San Carlos.
"Hay que seguir las directrices de la no aplicada Ley de Salud Pública"
sáb 09 mayo 2020. 09.40H
Con la colaboración de
Las urgencias de los hospitales españoles, sobre todo de los madrileños, han vivido semanas durísimas por culpa de la crisis del coronavirus.

Juan González Armengol, presidente de la Sociedad Española de Urgencias y Emergencias (SEMES) y jefe de Unidad de Urgencias del Hospital Clínico San Carlos expone para Redacción Médica los errores y aciertos que a su juicio se han cometido en la gestión, y suma sus recomendaciones de futuro al documento 'Lecciones Covid-19 (qué ha aprendido el sector sanitario español ante la pandemia)', impulsado por este diario.


¿Cuáles son los aciertos y errores que considera que se han cometido durante esta crisis?

Errores:

El fracaso de la red de seguimiento epidemiológico. Mientras estábamos en la idea de que existía transmisión importada, se estaba produciendo ya transmisión comunitaria. La tipificación genética de los diferentes virus podrá demostrar la fuente y fechas desde cuando venía ocurriendo.

A eso añadimos haber ignorado a nivel supranacional los avisos del mundo científico y de personalidades sobre  el riesgo cierto de la globalización como factor y vector de expansión de enfermedades, como esta pandemia. Eso debería haber obligado y obligará a entender que debe haber otro tipo de gobernanza a nivel mundial, porque este tipo de agentes no conocen ni entienden de fronteras.

Aciertos:

Haber sido prudentes desde mediados de febrero y haber creado circuitos de ingreso de aislamiento respiratorio, al no poder realizar test de PCR. Eso ha salvado vidas. El famoso Criterio B, con carga epidemiológica, fue un error. Pero sobre todo el acierto es no habernos paralizado y haber actuado como hospitales de catástrofes, con decisión y una absoluta coordinación. Un máster de reingeniería asombroso.

Otro aspecto, haber sabido salir de nuestros respectivos lugares de confort y trabajar en grupos multidisciplinares desde nuestras respectivas especialidades. Y, por último, trascendente, haber acordado parametrizar las decisiones difíciles entre varias Sociedades Científicas, SEMES, SEMI, SEMICYUC, etc, con el apoyo de los comités de bioética.


Ante una crisis similar futura, ¿qué medidas deberían adoptarse ya de forma preventiva en cuanto a recursos humanos, recursos materiales, y gestión / organización?

Para la próxima crisis:
  • Seguir las directrices de la no aplicada Ley General de Salud Pública. Y asumir por parte de los políticos que en Salud Pública es importante la participación activa de diferentes especialidades, y representantes de élite de otros sectores, además de epidemiólogos.
  • Tener actualizado un Plan de Emergencias y mejorar el trabajo de Sanidad Exterior y con las Agencias Internacionales, las 24 horas del día.
  • No asumir como normal el trabajo al 120% en algunos sectores de la Sanidad, como Urgencias y emergencias.
  • Aumentar un 10% más las camas de críticos, a cargo de anestesistas o intensivistas, y las unidades de intermedios.
  • Reforzar y apostar mucho más por la Industria Española de aprovisionamiento y logística, y no tener que depender de países ajenos al nivel que ha ocurrido.
  • Y aplicar el 'principio de precaución', base de cualquier gestión de crisis en condiciones. La crisis de la gripe A se gestionó muy bien por hacerlo, aunque la ignorancia llevara a que fuera criticada.


¿Qué podría haber aportado el entorno de la asistencia hospitalaria que no haya podido hacer por la premura en el estallido de la crisis?

En mi opinión los hospitales reaccionaron bien, a pesar de no estar preparados para esto, como el resto del Sistema Sanitario, y supieron reorientar toda su potencia a hacer frente al pico de pacientes.


¿Cuál es su opinión sobre el desescalamiento?

El Documento Sanitario de desescalamiento elaborado por el Ministerio es muy pobre e incompleto, además de contener errores. Es muy relevante anotarlo por lo siguiente:
  • Desde el punto de vista sanitario, debe ponerse en el mismo nivel de equidad y derechos a las posibles nuevas infecciones por coronavirus, los innumerables colectivos de pacientes No-Covid, que han sufrido las consecuencias de la Catástrofe, y lo siguen haciendo en forma de una elevada morbimortalidad, no cuantificada aún; y las consecuencias sanitarias agudas y futuras derivadas de la grave crisis  económica que ya padecemos. Esto son directrices recientes de la propia Organización Mundial de la Salud, que no recoge ese documento.
  • Los indicadores que se solicitan son incompletos  y algunos erróneos:
  1. La cifra de Camas de Críticos de 2/10.000 supone una reserva de camas del 300% en algunas comunidades. No hay esa dotación, ni personal estable. Y sería un ataque a la equidad de los otros colectivos de pacientes.
  2. La cifra de Camas de Hospitalización de 40/10.000, está muy lejos por supuesto de la cifra de 3 camas  por 100.000 de la OCDE respecto a España. Y supondría partir del doble de la cifra de camas en no pocas comunidades. Otro error y ataque a la equidad.
  3. No está cuantificado el número de rastreadores en una estrategia de precisión como la que se plantea. Y existe alguna referencia. E implica contar con Comunidades y Municipios para buscar contactos.
  4. No se incluye el aumento de llamadas al 112, o las consultas en Urgencias, que son un indicador on line de nuevos contagios excelente, como se demostró a finales de febrero y primeros de marzo. Otro error.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.