Un estudio muestra que la posibilidad de trombosis arterial y eventos tromboembólicos venosos permanece en niveles altos

¿Has pasado el covid hace 11 meses? Aún tienes riesgo elevado de trombos


23 sep 2022. 08.00H
SE LEE EN 4 minutos
La pandemia del Covid-19 ha generado otras afecciones asociadas que van más allá de la propia enfermedad respiratoria. Una de las que cuenta con más evidencia demostrada es la generación de coágulos de sangre, como las trombosis venosas profundas o las trombosis arteriales. Un efecto secundario que, según un reciente estudio, podría producirse hasta un año después de haber superado el coronavirus.

En concreto, el estudio revisado por pares y publicado en la revista Circulation, de la Asociación Americana del Corazón, asegura que el riesgo elevado de coágulos de sangre “potencialmente mortales” permanece durante “al menos 49 semanas”. "Estos resultados respaldan las políticas de prevención del covid grave mediante vacunas, revisión precoz tras el alta, control de factores de riesgo y uso de agentes preventivos secundarios en pacientes de alto riesgo”, resaltan los autores del estudio. 

La investigación llevada a cabo por un grupo de especialistas de Universidades de Bristol, Cambridge, Edimburgo y Swansea, se basó en un registro sanitario compuesto por 48 millones de adultos no vacunados en Inglaterra y Gales a lo largo del 2020. “Estimamos cocientes de riesgos instantáneos ajustados comparando la incidencia de trombosis arterial y eventos tromboembólicos venosos (TEV) después del diagnóstico de Covid-19 y en personas sin diagnóstico de Covid-19. Realizamos análisis de subgrupos por gravedad de Covid-19, características demográficas e historial previo”, explican los investigadores

En base a estos cálculos, consideran que la pandemia del Covid-19 ha generado 10.500 casos adicionales de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y otras complicaciones de coágulos sanguíneos.


¿Cuándo se tiene más riesgo de coágulo?


Los resultados mostraron que en Inglaterra hubo 260.279 casos de trombosis arteriales y 59.421 de TEV a lo largo del año de seguimiento. A la primera semana después de padecer el covid, las personas tenían 21 veces más probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral, afecciones que son causadas principalmente por coágulos de sangre que bloquean las arterias. Esto se redujo a 3,9 veces más probable después de 4 semanas.

Este riesgo de coágulos sanguíneos después del Covid-19 se mantuvo durante la duración del estudio, aunque entre las semanas 26 y 49 se redujo a 1,3 veces más probabilidades de coágulos en las arterias y 1,8 veces más probabilidades de coágulos en las venas. Más allá de las 49 semanas, el riesgo de coágulos de sangre se reduce significativamente con un 0,5 por ciento para la trombosis arterial y 0,25 por ciento para el TEV. “Esto supone 7.200 y 3.500 eventos adicionales, respectivamente, en base a los 1,4 millones de diagnósticos de Covid-19 que no fueron hospitalizados”.

¿Qué contagiados tienen más riesgo de mostrar coágulos?


La forma e intensidad con la que se padeció el Covid-19 también influye en el riesgo de contraer coágulos mortales. Si bien los de mayor riesgo son aquellos que fueron hospitalizados, el estudio también analizó a aquellos que no requirieron de ingreso hospitalario y concluyeron que aunque en menor medida “las personas con enfermedad leve o moderada también se vieron afectadas”. 

Los resultados también mostraron que las personas de raza negra o asiática tienen más riesgos de padecer esta complicación que las personas blancas. Además, aquellos que ya hayan vivido un evento similar tienen menor probabilidad.

En base a estos datos, los autores concluyen que “la alta incidencia relativa de eventos vasculares poco después del diagnóstico de Covid-19 disminuye más rápidamente para las trombosis arteriales que para los TEV. Sin embargo, la incidencia sigue siendo elevada hasta 49 semanas después del diagnóstico de Covid-19. Estos resultados respaldan las políticas de prevención del covid grave mediante vacunas, revisión precoz tras el alta, control de factores de riesgo y uso de agentes preventivos secundarios en pacientes de alto riesgo”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.