Jacinto Bátiz explica a Redacción Médica los límites de la actuación de un médico ante una emergencia sanitaria

"Exceder límites profesionales debe tener consecuencias para el sanitario"
Jacinto Bátiz, director del Instituto para Cuidar Mejor del Hospital San Juan de Dios de Santurce (Vizcaya).


18 ago 2022. 12.00H
SE LEE EN 4 minutos
Hace unos días un usuario de Twitter que se identificó como médico compartió en esta red social la foto de un supuesto paciente contagiado de viruela del mono que iba en el metro. Según señalaba en el mensaje, el facultativo se acercó para explicarle el riesgo en el que estaba poniendo a todo el vagón a causa de la emergencia sanitaria que supone esa enfermedad.

Tras la publicación, otros sanitarios respondieron mostrándose en contra de la actuación de su compañero y poniendo en duda la legalidad de haber compartido una imagen reconocible de un paciente compartiendo detalles del caso. Por tanto, se generó un debate sobre los límites de la actuación de los facultativos fuera de servicio ante una urgencia sanitaria, como podría ser ver a un persona potencialmente contagiosa en un lugar público.

Por su parte Jacinto Bátiz, director del Instituto para Cuidar Mejor del Hospital San Juan de Dios de Santurce (Vizcaya) y responsable del Grupo de Bioética de la SEMG, defiende que los facultativos están obligados por el juramento hipocrático a socorrer a cualquier persona que lo precise: "El médico, aunque se encuentre fuera de servicio, tiene la obligación de asistirle con sus conocimientos profesionales para ayudarle a resolver su urgencia sanitaria en lo posible".

"Es grave que un médico con sus conocimientos no trate de resolver una situación de peligro"


Asimismo, incide en que no se trata de una cuestión ética, sino de una obligación tanto por parte del Código Deontológico Médico como por el Código Penal, que castiga el delito de 'omisión del deber de socorro'. De igual modo, si el sanitario no puede prestar ayuda al paciente por falta de conocimientos de esa materia específica, deberá derivarle a alguien que sí pueda atenderle.

"Si un ciudadano omite el deber de solidaridad ante una situación de emergencia médica sería reprochable, pero más grave y reprochable sería la del médico que, teniendo los conocimientos médicos adecuados para intentar resolver la situación de peligro, no lo hace", enfatiza Bátiz.

Situaciones en las que está justificada la actuación del sanitario serían todas aquellas en las que esté en juego la salud del paciente, incluso si el profesional de la Salud teme infectarse. En esos casos: "Deberá procurar tomar todas las precauciones necesarias para ayudar al enfermo, proteger a terceras personas y a sí mismo", en opinión de Bátiz.

El desconocimiento de los sanitarios del Código Deontológico y sus límites


Según explica Bátiz, los límites de la intervención del facultativo se encuentran recogidos en el artículo 6.2. del Código Deontológico Médico: “El médico no abandonará a ningún paciente que necesite sus cuidados, ni siquiera en situaciones de catástrofe o epidemia, salvo que fuese obligado a hacerlo por la autoridad competente o exista un riesgo vital inminente e inevitable para su persona. Se presentará voluntariamente a colaborar en las tareas de auxilio sanitario".

Ante la cuestión de si estos límites deberían ser controlados e incluso si sería recomendable que hubiera conscuencias para quien los exceda, el director del Instituto para Cuidar Mejor señala que para ello "sería necesaria una adecuada coordinación por profesionales con gran experiencia en esas circunstancias de emergencia a través de un protocolo consensuado como los distintos comités científicos- sanitarios". Finalmente, agrega:  "Cualquier exceso en los límites profesionales debería tener sus consecuencias para el sanitario que los incumpla, al menos como medida disuasoria".

Aun así, no considera que exista un vacío normativo que establezca concretamente las obligaciones y límites de los profesionales ante este tipo de situaciones. "Existe una normativa deontológica y legal al respecto. Lo que sí considero que hay es un gran desconocimiento por parte de los profesionales de dichas normativas. Conocerlas es una responsabilidad individual de cada profesional", concluye.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.