Profesionales sanitarios se oponen a señalar de forma pública a los pacientes y piden prudencia

¿Qué debe hacer un médico fuera de consulta si ve a un paciente infeccioso?


03 ago 2022. 15.30H
SE LEE EN 3 minutos
Esta semana, en plena emergencia internacional por la viruela del mono declarada por la Organización Mundial de la Salud, un facultativo publicó desde su perfil personal de Twitter una fotografía de un supuesto paciente que se encontraba en el metro, siendo -según sus palabras- potencialmente contagioso. Como ya ocurrió con la pandemia de coronavirus, las redes son un canal con gran peligro para la difusión de bulos.

Además, más allá de la información falsa, los facultativos no pueden hacer públicas fotografías ni detalles de pacientes en estos canales, según se detalla en el documento de la Organización Médica Colegial (OMC), “Ética y Redes Sociales. Manual de estilo para médicos y estudiantes de Medicina”. De hecho, ante la situación que se ha viralizado estos días, diferentes profesionales dudaron de la veracidad de la historia, pero si hubiera ocurrido, ¿esta es la forma correcta de actuar por parte de un médico?

Ignacio Rossel, especialista en Medicina preventiva y Salud Pública explica en declaraciones a Redacción Médica que hay que ser "muy prudente con las historias que se comparten en  redes sociales". Y es que en la fotografía publicada en la red social se podía ver algún tatuaje de la persona, y esto "aunque no se daba la identidad de la persona pero era reconocible seguro para gente de su entorno".

Evitar publicar fotos de pacientes en redes sociales


"Eso no está bien", reconoce el facultativo, quien considera que lo más correcto cuando se ve a una persona que "pueda estar enferma y suponer un riesgo para la salud pública en un medio de transporte, si bien todo esto depende de muchas circunstancias, no descartaría identificarme y con todo respeto y preguntando si le importaría conocer mi opinión, dársela". El preventista detalla que habría que hacerlo con "mucha discreción y en voz baja" e insiste en la importancia de acreditarse con la tarjeta de colegiado o un documento similar.

Además, considera que uno de los consejos que le daría sería contactar con su médico de Familia, "por si hubiera podido entender mal alguna instrucción de aislamiento. "Nunca pondría en Twitter una foto con un tatuaje reconocible de nadie, asociado además a un diagnóstico del que tampoco hay certeza por la simple observación", puntualiza.

No es la primera vez que se hace viral un caso similar a este y, por ello, hace unos meses la OMC adelantó que el nuevo Código Deontológico Médico sancionará a los facultativos que "critiquen actitudes de pacientes o colectivos" entre otros aspectos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.