Hacen falta más estudios y aumentar los tamaños de la muestra para plantearse su uso en la práctica clínica

La huella dactilar predice el riesgo de esquizofrenia con un 70% de acierto
Gracias a la inteligencia artificial, se ha logrado una fiabilidad de hasta el 70 por ciento con un algoritmo.


20 dic 2022. 17.00H
SE LEE EN 3 minutos
Un estudio multicéntrico realizado por investigadores de Fidmag Hermanas Hospitalarias y del área de salud mental del Ciber (Cibersam) han demostrado una utilidad crucial de las huellas dactilares, como es su fiabilidad como marcador del riesgo de padecer esquizofrenia. Por primera vez, se ha desarrollado un algoritmo que permite detectar la patología a través de la inteligencia artificial.

Los resultados del estudio han sido publicados en la revista científica Schizophrenia Bulletin, demostrando que el algoritmo creado llega a lograr una fiabilidad del 70 por ciento a la hora de diferenciar entre huellas dactilares de personas sanas y de enfermos con esquizofrenia. Esta precisión se logró mediante el modelo que utilizó simultáneamente imágenes del pulgar izquierdo, índice y dedo medio.

Tras analizar muestras de 600 pacientes con la enfermedad y 950 de personas sanas, los investigadores confían en que la utilidad de la huella dactilar como marcador de riesgo frente la enfermedad puede convertirse en un método sencillo y fiable. De esta forma, se puede lograr identificarla de forma instantánea y, a la vez, determinar su futura aparición, gracias a que los patrones dermatológicos, una vez creados, permanecen a lo largo de la vida.

Se trata del primer estudio que analiza la utilidad potencial de las imágenes de huellas dactilares para diagnosticar la esquizofrenia. Uno de las fortalezas del estudio es que la estabilidad de por vida de las huellas dactilares también respalda su valor potencial como predictores de riesgo de psicosis, especialmente si se aplica a subpoblaciones de alta prevalencia.

El tejido de las huellas y del sistema nervioso: Un origen común


El primer paso que debe realizarse es escanear los dedos de la persona. A continuación, se lleva a cabo un procesamiento de las imágenes obtenidas mediante el algoritmo que marcará las probabilidades de riesgo de padecer la enfermedad analizando patrones de alta complejidad.

Después de la gestación, las huellas dactilares se vuelven estables de por vida y pueden considerarse como marcadores indirectos de alteraciones en el neurodesarrollo temprano. Además, el tejido de las huellas y del sistema nervioso tienen un origen común, por lo que, si surgen afectaciones de origen ambiental o genético en el embrión, estas aparecen reflejadas a nivel de la piel, traduciéndose en cambios en los patrones de las huellas dactilares.

Más estudios para trasladar la técnica a la práctica clínica


Para lograr un buen pronóstico y una evolución correcta de la enfermedad, los investigadores consideran vital la predicción temprana del riesgo antes de que se desarrolle la enfermedad. Así pues, si se hallan a tiempo, se puede lograr orientar un tratamiento precoz.

Actualmente, el diagnóstico final de la esquizofrenia llega a tardar un mínimo de seis meses y frecuentemente sus síntomas se llegan a confundir con los de otras enfermedades de salud mental, como por ejemplo el trastorno bipolar.

Esta nueva técnica basada en inteligencia artificial no se puede usar aún en la práctica clínica, ya que se basaron en tamaños de muestra pequeños y no pueden considerarse concluyentes. Por otra parte, los investigadores también quieren centrar su atención en resultados adicionales, como los mapas de calor.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.