23 de agosto de 2017 | Actualizado: Martes a las 18:40
Especialidades > Psiquiatría

España 'suspende' en cuidados y atención psiquiátrica, según la OCDE

El informe destaca, entre otros datos, la escasez de profesionales y hospitales públicos de salud mental en nuestro país

Gráfico del número de hospitales psiquiátricos por cada 100.000 habitantes. Fuente: OCDE.
España 'suspende' en cuidados y atención psiquiátrica, según la OCDE
Maite Morate
Miércoles, 19 de abril de 2017, a las 09:15
Los trastornos mentales representan una considerable carga tanto para las personas que padecen la enfermedad y sus familiares como para la sociedad, la economía y los sistemas de salud. Según los datos que recoge el informe de la OCDE de 2014 que evalúa los costes directos e indirectos que conllevan estos trastornos mentales, España se sitúa entre los ocho países con menos hospitales psiquiátricos públicos. Mientras que la media de la OCDE se sitúa en 0,17 hospitales por cada 100.000 habitantes, España se queda en el 0,05.

En esta lista, Irlanda arrasa con 1,25 hospitales psiquiátricos públicos y de los últimos están Chile y Turquía, con 0,02 y 0,01 respectivamente.

El informe destaca además la escasez de mano de obra en salud mental y subraya la necesidad de que la atención primaria desempeñe un papel más importante. En 2011, los países de la OCDE tenían en promedio 16 psiquiatras por 100.000 habitantes, frente a los 11 de España. Un dato que, en este caso, se refiere a los psiquiatras que trabajan únicamente en hospitales, lo que puede verse reducido respecto a otros países.

Precisamente sobre esta escasez, los datos se centran en el número de camas de cuidados psiquiátricos que hay por cada 100.000 habitantes y, mientras la media está en 68 camas, España vuelve a situarse por debajo con casi la mitad, con un total de 39 camas destinadas a estos cuidados mentales.


Esquizofrenia y bipolaridad

Sobre los diferentes trastornos, el informe destaca la recaída de ingresos en pacientes con esquizofrenia y pacientes bipolares. Para los primeros, España ha aumentado mínimamente del año 2006 al 2011, de 12 a 12,2 por ciento de los pacientes que vuelven al hospital con esta patología. Aun así, no supera la media de los países de la OCDE que se sitúa en casi el 13 por ciento.

No ocurre lo mismo en el caso de la bipolaridad, pues esta vez España sí se sitúa por delante de la media de la OCDE, con un 11,4 frente al 11,7 por ciento respectivamente. En esta ocasión cabe destacar que en el mismo periodo de años sí ha habido una disminución de un 0,3 por ciento de estos pacientes bipolares que reingresan en los hospitales.