Esta tecnología pionera de Medtronic permite mejorar la precisión y eficiencia en la colocación de implantes espinales

Quirónsalud Barcelona realiza 100 cirugías de columna con su robot guiado


16 jun 2022. 16.10H
SE LEE EN 4 minutos
El futuro de la cirugía pasa por conseguir abordajes cada vez menos invasivos y lograr una mayor precisión. En línea con esta idea el Hospital Quirónsalud Barcelona incorporó a sus instalaciones en 2021 la plataforma de guiado robótico para columna Mazor X Stealth Edition, fabricada por Medtronic. Un año después, el equipo liderado por Pablo Clavel, director del Instituto Clavel del Hospital Quirónsalud Barcelona, ya ha realizado sus primeras cien intervenciones usando este equipamiento, que ha ayudado a mejorar la precisión y la exactitud en la colocación de implantes en la columna vertebral.

“En estas intervenciones la precisión es fundamental, ya que un pequeño error milimétrico puede suponer que el paciente salga con una lesión neurológica o nerviosa. El brazo robótico nos aporta una gran seguridad en este sentido, ya que elimina completamente cualquier posibilidad de error por un temblor o un movimiento inadecuado del cirujano”, explica Pablo Clavel.

El robot Mazor X Stealth Edition está indicado para conseguir una colocación precisa de los implantes que se utilizan en cirugía de columna, tanto percutánea o mínimamente invasiva como abierta. Gracias a la combinación de software avanzado, tecnología robótica y elementos de navegación e instrumentación para ayudar al cirujano, se consigue una trayectoria precisa y segura en los procedimientos quirúrgicos.


La exploración de nuevas posibilidades


Este primer año de trabajo con la plataforma Mazor X Stealth Edition ha servido para que el equipo de neurocirugía que dirige Clavel haya adquirido una gran experiencia en su uso y haya visto, además, como este nuevo equipamiento permite una mayor creatividad por parte del cirujano, lo que facilita explorar nuevas opciones en cirugías clásicas. “El brazo robótico es muy preciso y nos permite dibujar trayectorias que serían imposibles de realizar de forma manual por parte del cirujano. Esto hace que nos estemos empezando a plantear nuevos abordajes, como el lateral o el posterior, para continuar avanzando en una cirugía cada vez menos invasiva”, señala Clavel.

Un abordaje mínimamente invasivo se traduce en menos complicaciones durante la operación y en una mejor recuperación del paciente. Es una nueva forma de entender la cirugía que está cambiando el estándar de las intervenciones quirúrgicas. “Y se trata de un abordaje con un especial interés en pacientes de avanzada edad, como los que operamos nosotros, ya que tienen una condición más frágil, y evitar riesgos y complicaciones siempre es positivo”, añade. Pero para conseguir estos abordajes es necesario una gran precisión, que solo es posible con la ayuda de robots como el Mazor X Stealth Edition, que ha demostrado en este primer año su gran potencial en este sentido.


Guiado durante la operación y reducción en la radiación


Con su tecnología exclusiva de navegación, las imágenes preoperatorias y el plan realizado antes de la intervención se fusionan de forma sencilla y directa con imágenes obtenidas mediante escopia o bien mediante el TAC intraoperatorio O-arm II, que proporciona aún mayor exactitud.

“Nosotros tenemos las imágenes preoperatorias anteriores a la intervención. Las introducimos en el ordenador del robot y dibujamos sobre la pantalla la trayectoria y el tamaño exacto de la instrumentación que queremos colocar en ese paciente. El brazo robótico luego lo que hace es seguir esa dirección, ese tamaño de implante y esa angulación que nosotros le hemos dado. Todo esto nos permite conseguir una exactitud que no tenemos con ningún otro sistema”, añade el Dr. Clavel.

La exactitud que proporciona el software y la presencia de cámaras de navegación en el propio robot hacen que la adquisición de imágenes sea rápida y sencilla, por lo que es la tecnología de navegación que trabaja con la menor cantidad de radiación posible. Así, se logra una reducción del 97,8 por ciento en el tiempo de fluoroscopia y un 98,2 por ciento de reducción también en la radiación generada en comparación con una cirugía convencional. “Esta reducción en la radiación durante la intervención es también muy importante”, finaliza Clavel.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.