GenesisCare ofrece la radioterapia a baja dosis para tratar la artrosis

La radioterapia no oncológica ha demostrado muy buenos resultados, mejorando el dolor articular en hasta el 90%

GenesisCare ofrece la radioterapia a baja dosis para tratar la artrosis
mar 29 septiembre 2020. 14.05H
La artrosis, la enfermedad articular que más personas sufren en nuestro país, afecta a más de 7 millones de personas en España. Desde GenesisCare ofrecen un tratamiento de radioterapia a baja dosis para enfermedades benignas como la artrosis, una patología muy ligada a las personas de edad avanzada y que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS,) afecta al 28 por ciento de los mayores de 60 años y en el 80 por ciento de los casos causa una limitación de sus movimientos.

En el marco del Día Mundial de las Personas de Edad, Daniel Rivas, oncólogo radioterápico de GenesisCare, explica que “para mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas de la tercera edad, el empleo de la radioterapia a baja dosis como tratamiento para patologías benignas se posiciona como una muy buena alternativa, llegando a ser, en algunos casos, la única solución. Gracias a estos tratamientos, nuestros pacientes más vulnerables pueden someterse a sesiones de radiaciones de baja dosis para mejorar el dolor provocado por la artrosis y como consecuencia ganar en funcionalidad”.


La última tecnología para mejorar la vida de las personas


Ante esta patología, la radioterapia a baja dosis (tratamiento no oncológico), se presenta como una opción de tratamiento, pero no solo para la artrosis, también para otras patologías como la fascitis plantar, queloides o la enfermedad de Dupuytren, entre otras muchas enfermedades.

La radioterapia no oncológica consiste en administrar dosis bajas de radiación, la décima parte de la dosis utilizada en tratamientos oncológicos, y supone la mejora del dolor articular en hasta un 90 por ciento en los pacientes tratados. Esto se debe a las propiedades antiinflamatorias y antiproliferativas de este tratamiento, que, aplicado a baja dosis, permite aliviar el dolor, la inflamación y el deterioro de la funcionalidad de forma cómoda, poco invasiva, indolora para el paciente y con una toxicidad casi inexistente. “Se trata de un tratamiento muy sencillo y que a su vez genera un gran impacto en la calidad de vida de las personas”, añade Rivas.

Además, la radioterapia se aplica en sesiones de menos de 15 minutos, no precisa sedación, ayunas ni observación posterior a cada sesión, con lo que el impacto en la vida diaria del paciente es mínimo. GenesisCare recuerda, con motivo del Día Internacional de las Personas de Edad, la importancia de un seguimiento especializado de esta tipología de enfermedad, así como los cuidados necesarios para que la enfermedad no avance.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.