Brendan Capell, director general del grupo en España, analiza el trabajo ante el Covid-19 y su futuro en nuestro país

"GenesisCare ha mantenido el tratamiento de todos sus pacientes en España"
Brendan Capell, director general de GenesisCare España.


16 dic 2020. 09.00H
SE LEE EN 11 minutos
La pandemia de Covid-19 ha dejado miles de personas afectadas o fallecidas a consecuencia de este nuevo coronavirus. Además ha provocado la saturación de los sistemas sanitarios durante una primera ola que arrancó en marzo y que obligó a interrumpir muchos tratamientos, entre ellos, los que afectaban también a pacientes oncológicos. Brendan Capell, director general de GenesisCare para España, analiza en esta entrevista con Redacción Médica la situación de estas personas, el trabajo del grupo sanitario especializado en tratamientos oncológicos durante la epidemia y los planes del mismo en nuestro país para los próximos años.

Teniendo en cuenta que no tienen datos oficiales, ¿qué consecuencias estiman que van a tener los retrasos originados por la pandemia de Covid-19 en el diagnóstico y tratamiento de pacientes oncológicos en España?

Efectivamente, en España en estos momentos no hay datos oficiales, pero en EE.UU. y Reino Unido, dos países donde también está presente GenesisCare, los datos son preocupantes. Se estima que los screening y biopsias de algunas patologías han caído más de un 50% durante la primera ola. Aunque no tengamos datos exactos, en España la tendencia ha sido similar, se han parado y retrasado diagnósticos y tratamientos y eso repercute muy negativamente en los pacientes oncológicos. Se estima que el retraso de un mes en el tratamiento oncológico (cirugía, radioterapia y quimioterapia) aumenta la mortalidad en un 6-13% y sigue aumentando mientras más se retrase el tratamiento. Por ejemplo, en cáncer de mama el retraso del tratamiento de 8 semanas aumenta la mortalidad en un 17% y el retraso de 12 semanas en un 26%.

En estos momentos estamos empezando a ver esas consecuencias... empezamos a ver pacientes con tumores como no se veían hace unos años, en estados muy avanzados, debido a ese retraso en los diagnósticos, lo que influye negativamente en la duración y en la efectividad del tratamiento. No podemos permitir que esta situación se prorrogue más en el tiempo.

¿En qué medida cayó el número de tratamientos que estaban aplicando en España cuando se decretó el estado de alarma a mediados de marzo?


"En cáncer de mama, el retraso de 8 semanas en el tratamiento aumenta la mortalidad un 17%"


En el momento en el que se decretó el estado de alarma el 15 de marzo fueron muchos los pacientes que, por miedo al contagio del Covid-19, nos comentaron que querían posponer sus tratamientos, pero nuestro equipo médico proactivamente les explicó la situación, así como todas las medidas que habíamos tomado para que no lo anularan puesto que pararlos era un riesgo alto para su salud, su calidad de vida y su posibilidad de supervivencia. La disminución de pacientes se ha visto unos meses después debido a la paralización y/o ausencia de los diagnósticos. Es cierto que en algunos hospitales ya en marzo tuvieron que parar tratamientos como cirugías o quimioterapias, pero nosotros, afortunadamente, pudimos seguir tratando a todos nuestros pacientes, mantuvimos nuestros 21 centros abiertos durante toda la pandemia y garantizamos la seguridad y las medidas de protección tanto para nuestros profesionales como para nuestros pacientes.

¿Cómo estableció GenesisCare la relación y abordaje de sus pacientes durante los peores meses de la pandemia: marzo, abril, mayo y junio?

Tuvimos que adaptarnos a la situación en tiempo record, de forma inmediata y pragmática, pero gracias a la dedicación de todo el equipo de profesionales pudimos hacerlo. Tomamos las máximas medidas de seguridad posibles para tener a nuestros equipos y pacientes protegidos, lo que nos ha permitido obtener la acreditación AENOR de protocolo seguro frente al Covid-19, adaptamos todos los protocolos para realizar tratamientos seguros en menos sesiones (hipofraccionamiento) para permitir a los pacientes hacer menos desplazamientos y acudir menos al centro, por lo que hicimos consultas telefónicas para nuestros pacientes y activamos un número de teléfono dedicado a que todos los pacientes oncológicos de España pudieran preguntar y resolver sus dudas directamente con un profesional, puesto que muchos se encontraron desprotegidos durante esos meses. En definitiva, hicimos todo lo posible para que nuestros centros siguieran abiertos y pudiéramos continuar tratando a nuestros pacientes porque no podemos olvidar que el cáncer no para y que es una enfermedad igual de importante que el coronavirus y no puede descuidarse, no se pueden parar los tratamientos.

GenesisCare puso en marcha un teléfono gratuito de atención a todos los pacientes con cáncer de España, ¿qué visión de la situación les ha permitido conocer las llamadas a dicho número?, ¿cuáles eran las principales preocupaciones de los que llamaban?

Principalmente la confusión ante la situación y el miedo a continuar con sus tratamientos por el coronavirus. Por este motivo es muy importante reforzar el mensaje de que no hay que dejar las revisiones de lado o los tratamientos (si ya se ha diagnosticado y prescrito este). En cuanto al riesgo de retraso en el diagnóstico, nuestro mensaje es que si en algún momento detectamos algún síntoma extraño vayamos al médico. En cuanto a los pacientes ya diagnosticados, no arriesgar los resultados del tratamiento por no iniciarlo o detenerlo.

¿Han podido encarar la segunda ola Covid-19 de otra forma?, ¿cómo se adaptaron para garantizar la asistencia sanitaria?


"Es muy importante que el paciente oncológico no deje las revisiones ni los tratamientos de lado, a pesar del Covid-19"


Todas las medidas antes explicadas las hemos mantenido durante todo el año por lo que a día de hoy seguimos trabajando y continuamos garantizando la asistencia sanitaria a todos nuestros pacientes oncológicos, porque ellos son unos de los más perjudicados indirectamente por el Covid-19 y nos necesitan. La primera ola nos hizo aprender y ahora sencillamente hemos seguido trabajando del mismo modo, con algunas mejoras donde ha sido necesario.

¿Reforzar la colaboración público-privada en el abordaje de los pacientes oncológicos salvaría vidas en nuestro país?

Ahora más que nunca es esencial trabajar y colaborar entre todos, una colaboración público-privada se traduce en ventajas para nuestros pacientes. En los meses más duros de la pandemia, cuando los hospitales estaban saturados de pacientes Covid-19, centros como los nuestros, que la mayoría se encuentran fuera de hospitales o son instalaciones independientes a estos, fueron y seguirán siendo una gran ayuda. Ya apoyamos a varios hospitales públicos y a sus pacientes en toda España antes y durante el Covid-19.

¿Considera que se debería potenciar más el tratamiento con radioterapia en la sanidad española y europea?

Desde luego. Hoy en día, la radioterapia es una buena opción de tratamiento en muchos tipos de tumores. Además, en momentos como en el que nos encontramos, nos permite realizar tratamientos en menos sesiones y puede, por ejemplo, controlar de forma eficaz el tumor hasta que se pueda realizar una cirugía. Según datos de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), el 40% de los tumores se curan con radioterapia. Hay que tener en cuenta que cada tumor es distinto y se hace un estudio individualizado para ver cual es el mejor tratamiento para el paciente (radioterapia, quimioterapia, cirugía, o combinación o secuencia de alguna de ellas), pero es importante que en esa valoración la opción de la radioterapia esté muy presente.

España es uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo, ¿qué han detectado que se hace bien en nuestro país para lograr esas cifras?

Esto se puede relacionar con nuestro estilo de vida. Tradicionalmente las sociedades con mayor esperanza de vida son las que viven bien (descanso y práctica de ejercicio), comen bien, tenemos que tener en cuenta que nosotros tenemos la dieta mediterránea que es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad desde 2010, y las que tienen una vida profesional y personal más activa en el exterior y España es un país en el que se hace mucha vida en la calle.

¿Qué panorama auguran para el 2021 respecto a los pacientes con cáncer en España y Europa?


"El 40% de los tumores se curan con radioterapia"


Lo que pase en 2021 va a depender de la respuesta que tengamos en estos momentos y la forma en que abordamos los desafíos actuales descritos anteriormente. Tenemos que dar una respuesta rápida para solventar los seis meses de calaje y mantener un ritmo de cuidado de nuestros pacientes. Si actuamos ahora de forma conjunta, reanudando las pruebas diagnósticas y los tratamientos en la medida en que realmente son necesarios en toda España, podemos evitar impactos significativamente adversos y tristes para los pacientes oncológicos a lo largo de 2021, pero no tenemos tiempo; debemos hacerlo lo antes posible. El cáncer no para, y tampoco deberíamos hacerlo nosotros.

¿Existen fórmulas para evitar una situación así en estos pacientes si volvemos a padecer una pandemia de esta magnitud?

Esta pandemia nos ha obligado a adaptarnos y a aprender de la situación y tenemos que recordarlo y tenerlo muy presente siempre. Es fundamental que se establezcan canales y circuitos sólidos para los pacientes, tanto de diagnóstico como de tratamientos, para que en situaciones extremas permitan modificarse pero que nunca se detengan.

Es posible seguir tratando pacientes, nosotros lo hemos aprendido y lo hemos demostrado hacinéndolo durante este año, pero en esas situaciones es crucial la colaboración entre todos.

¿Cuáles son los planes de GenesisCare en España a corto y medio plazo?

En el ámbito clínico queremos seguir buscando la máxima innovación para poder ofrecer a todos nuestros pacientes de España los mejores tratamientos posibles. Esto lo conseguimos gracias a la conexión y al intercambio de información y expertise de todos los profesionales de nuestra red de más de 350 centros en EE.UU., el Reino Unido, Australia y España, y a través de nuestro programa líder en la industria, Service of the Future. Se trata de nuestro programa global de excelencia operativa y clínica en oncología, que eleva continuamente nuestros estándares de atención e impulsa el cambio positivo y la innovación clínica.

Queremos seguir potenciando hipofraccionamientos extremos (tratamientos con menos número de sesiones), estamos centrados en las nuevas técnicas de tratamiento de cáncer de mama que nos permiten realizarlo en 5 sesiones, protegiendo el corazón (en los tumores de mama izquierda el corazón puede verse afectado y causar problemas cardíacos a medio-largo plazo) y sin tatuajes (en los tratamientos convencionales de radioterapia se le realizan unos tatuajes, pequeños puntos en la piel, a los pacientes para posicionarlos durante el tratamiento). También contamos con un proyecto innovador para tratar el cáncer de piel no melanoma y continuamos trabajando para estandarizar la calidad al máximo nivel.

Todo ello renovando nuestras instalaciones, como por ejemplo la de nuestro centro de Campo de Gibraltar, para poder ofrecer a nuestros pacientes los mejores servicios posibles que mejoren su calidad de vida en espacios confortables y que se alejan de la imagen de hospital. También tenemos algunos nuevos proyectos emocionantes con los que planeamos comprometernos e invertir en toda España muy pronto, y que esperamos poder compartir en breve.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.