Un estudio muestra cómo la coinfección de este patógeno con el virus adeno-asociado 2 podría provocar esta enfermedad

La investigación de hepatitis aguda en niños da un giro por una coinfección
El estudio ha encontrado "ADN de AAV2 en pacientes con hepatitis aguda, así como en el hígado, en contraste con el ADN del adenovirus F41".


05 jun 2022. 14.00H
SE LEE EN 4 minutos
"La coinfección del adenovirus F41 con el virus adeno-asociado 2 (AAV2) podría ser otra razón por la que las células infectadas se replicaran en otros lugares del cuerpo además del hígado". Así lo han manifestado investigadores del Instituto de Virología de la Facultad de Medicina de Hannover, en Alemania, tras realizar una investigación exhaustiva sobre la patogénesis del adenovirus F41, principal sospechoso del brote de hepatitis aguda en niños. Los resultados de esta nueva investigación instan a "sospechar de la aparición de una nueva cepa de adenovirus F41 que podría estar causando indirectamente la hepatitis".

El estudio, publicado en la revista en el portal bioRxiv, plataforma de preprints, ha encontrado "ADN de AAV2 en pacientes con hepatitis aguda, así como en el hígado, en contraste con el ADN del adenovirus F41", señalan los investigadores. Asimismo, añaden que "el AAV2 puede causar una infección abortiva de las células hepáticas y, por tanto, una lesión de las mismas o desencadenar una inmunopatología contra los antígenos del AAV2 en las células hepáticas".

En cuanto a los resultados del análisis filogenético de 65 secuencias genómicas completas de adenovirus F41, los investigadores han mostrado "tres linajes que contenían múltiples secuencias idénticas o apenas divergentes, de hasta un 99,9 por ciento de identidad dentro de los linajes". La agrupación de estos "fue estable entre diferentes modelos y se confirmó mediante bootstrapping"

La investigación ha demostrado que " el linaje 1 incluía el prototipo de 1973 y solo siete de las 65 secuencias genómicas completas se agruparon como linaje 1, pero estas se originaron en múltiples regiones geográficas (China, Países Bajos y Alemania). El linaje 1 tenía una identidad nucleotídica media del 99,3 por ciento e incluso un 99,2 por ciento de identidad entre el prototipo de 1973 y el último aislado disponible de 2017".

Así son los tres linajes del adenovirus F41


Respecto al linaje 2, que tenía dos sublinajes (2a y 2b), "incluía la mayoría de las secuencias genómicas (53 de 65), que se originaron entre 2000 y 2022 y procedían de múltiples regiones (Alemania, Bélgica, Japón, Estados Unidos, Suecia, China, Sudáfrica, Francia, Reino Unido e Irak)". Además, la investigación detalla que "la identidad nucleotídica fue, en promedio, del 99,8 por ciento en el linaje 2, del 99,9 por ciento en el sublinaje 2a y del 99,9 por ciento en el sublinaje 2b".

La identidad media entre los linajes 1 y 2, según los investigadores, "fue alta, del 98,9 por ciento, mientras que el linaje 3 fue más divergente. El linaje 3 incluía dos sublinajes, pero el linaje 3b sólo estaba representado por una única secuencia originaria de Alemania, 2022. El linaje 3a incluía solo cuatro secuencias originarias de Sudáfrica, Francia e Irak, de 2009 a 2018. La identidad de los nucleótidos dentro del linaje 3 fue, en promedio, del 99,6 por ciento".

¿Por qué se asocia el adenovirus F41 a la hepatitis en niños?


Recientemente, "se ha asociado el adenovirus F41 con la hepatitis aguda en niños, sin embargo, aún no se ha demostrado su importancia etiológica", tal y como apuntan los investigadores. Estos niños, añaden, "tenían cargas de virus bajas y asociadas a las células (<10 c/ml) en sangre periférica mientras que la hepatitis típica por adenovirus provoca cargas de virus altas (normalmente >108 c/ml) en el plasma".

Además, "la hepatitis por adenovirus se asocia a una enfermedad diseminada potencialmente mortal en pacientes gravemente inmunodeprimidos, por ejemplo, receptores de trasplantes de células madre hematopoyéticas". Sin embargo, "estos casos de hepatitis son más bien causados por tipos de adenovirus de la especie C, mientras que la infección por adenovirus F41 se limitó al tracto gastrointestinal incluso en receptores de trasplantes de células madre hematopoyéticas", añaden los investigadores. 

En los casos recientes de hepatitis grave en niños, "la detección de antígenos de adenovirus o de partículas virales fracasó en las muestras de hígado explantadas, mientras que en la hepatitis típica por adenovirus, éstas pueden encontrarse en abundancia". No obstante, tras analizar esta patogénesis, los investigadores aclaran que "se podría sospechar de la aparición de una nueva cepa de adenovirus F41 que podría estar causando indirectamente la hepatitis", concluye. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.