Las redes sociales se convierten en el canal más eficaz para concienciar a la juventud de los peligros de su consumo

De ansiedad a taquicardias: la amenaza de las bebidas energéticas en niños
Félix Notario, presidente de la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia (SEMA).


21 nov 2022. 16.50H
SE LEE EN 4 minutos
El consumo de bebidas energéticas entre los adolescentes ha ido aumentando en los últimos años, tal y como afirma el último estudio de la Revista Española de Salud Pública (RESP). Los sistemas cardiovascular y nervioso son los más afectados entre los jóvenes que toman estas bebidas, llegando a producir taquicardias, ansiedad, nerviosismo, e insomnio, además de modificar la sensación de cansancio y fatiga. Por otra parte, su mezcla con alcohol permite que se pueda ingerir más cantidad, modulando su efecto. Ante esta situación, los pediatras exigen concienciar cuanto antes a los adolescentes, y el mejor medio para ellos es a través de las redes sociales.

Félix Notario, presidente de la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia (SEMA), sección especializada de la Asociación Española de Pediatría (AEP), afirma en Redacción Médica que uno de los principales problemas con estas bebidas es que “la mayoría las relaciona en el ámbito del deporte, cuando realmente no aportan ninguna propiedad. Estas bebidas, mal llamadas energéticas y que deberían conocerse por estimulantes, han empezado a ser ingeridas por preadolescentes de 10 y 11 años. Son cafeína pura y llevan todo tipo de aditivos”.

En el estudio publicado por RESP, en el que participaron 135 adolescentes de 16 y 17 años, el 73 por ciento de todos ellos había consumido una vez en su vida este tipo de bebida y el 20 por ciento lo hacía regularmente. En cuanto a los efectos adversos, el 77,8 por ciento percibieron aumento en la frecuencia cardíaca, el 71,1 por ciento ansiedad, el 68,9 por ciento incremento de niveles de glucosa en sangre y el 64 por ciento un aumento de la presión arterial. Ante esta situación, Notario apunta a dos sistemas que se ven notablemente afectados ante el consumo de este tipo de bebidas, como es el cardiovascular y el nervioso: “Con esta cantidad brutal de cafeína que llevan, existen aumentos de tensión, además del riesgo de padecer ansiedad, nerviosismo, insomnio, angustia y taquicardias. En un cerebro que se encuentra en evolución el consumo reiterado de estos tóxicos puede ser fatal para el adolescente. Estas bebidas no se tendrían consumir bajo ninguna indicación”.


"Estas bedidas no se tendrían que consumir bajo ninguna indicación"



La obesidad es uno de los grandes enemigos en la adolescencia y este tipo de bebidas, tal y como afirma el especialista, “son nefastas por la gran cantidad de azúcar que llevan. Actualmente los índices de sobrepeso están en torno al 30 por ciento y preocupa mucho el inicio precoz del consumo entre los adolescentes. Además, su mezcla con el alcohol se está convirtiendo en un hábito, ya que permiten un consumo más prolongado”.

Redes sociales, el campo de acción para concienciar


Para frenar esta dinámica preocupante que muchos adolescentes están realizando, Notario apuesta por concienciarlos a través de las redes sociales: “Los mensajes en los medios tradicionales no sirven para convencer a este público y es muy difícil competir con el bombardeo publicitario de las marcas que patrocinan los deportes de riesgo, por lo que los influencers tienen hoy día una gran capacidad de convicción entre los jóvenes. Sustituir estas bebidas por otras más sanas debe ser el objetivo, además de que son incompatibles con el deporte, modificando la sensación de cansancio y fatiga”.


"Los mensajes en los medios tradicionales no sirven para convencer a este público"



Erradicar las bebidas estimulantes entre los jóvenes adolescentes es una de las prioridades que busca alcanzar Félix Notario, pese a ser consciente de las dificultades que supone competir frente a los mensajes lanzados por las compañías que los producen. Niños y niñas de 10 años ya empiezan a consumirlas, por lo que se debe tanto la SEMA como la AEP buscan actuar cuanto antes en el campo de las redes sociales. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.