El proyecto, que se presenta este viernes, busca una detección temprana con abordaje en Atención Primaria

La estrategia europea para la cronicidad de la obesidad se abre camino


04 mar 2022. 09.50H
SE LEE EN 9 minutos
Que la obesidad, como enfermedad crónica, active sus estrategias en los países europeos y que eso le procure una detección temprana y abordaje desde Atención Primaria son los objetivos de una iniciativa en el seno del Parlamento europeo que se presenta este viernes y a la que ha accedido Redacción Médica en primicia.

Según se señala, "bajo los auspicios del Grupo de Interés del Parlamento Europeo sobre la Obesidad y la Resiliencia del Sistema de Salud, se realizó un viaje de estudio híbrido a Bélgica, Francia, Dinamarca, Italia y España en febrero de 2022". El objetivo principal del viaje de estudio "era investigar qué componentes clave deberían incluirse en un marco de enfermedades no transmisibles (ENT) a nivel de la UE para la obesidad como enfermedad crónica; en concreto, para el diagnóstico precoz, el tratamiento y la gestión a largo plazo", explican. 

Es de ese proyecto de donde emana el documento cuyas propuestas se difunden a continuación de forma íntegra:

Componentes transversales

La educación y la alfabetización sanitaria de todos los grupos interesados son imperativos transversales para garantizar una clara comprensión de la obesidad como una ENT y, por lo tanto, aplicarla adecuadamente en el contexto del marco de las ENT. Por lo tanto, pedimos: 
  • La integración obligatoria de la obesidad como una ENT y de la biología de la obesidad en la formación médica, de acuerdo con la Directiva de la UE sobre el reconocimiento mutuo de las cualificaciones profesionales3. Esto debería integrarse tanto en la formación médica básica como en la formación especializada en disciplinas relacionadas.
  • Educación y formación específicas para los profesionales de la salud de la Atención Primaria.
  • Campañas de concienciación pública para entender la definición y el alcance de la obesidad como una ENT y sus mecanismos biológicos subyacentes en el momento de su aparición, así como la forma en que los factores ambientales físicos pueden afectar a la biología en la progresión de la enfermedad a lo largo de la vida. 
Infraestructuras subyacentes que permitan la interoperabilidad a través de las geografías y las complicaciones relacionadas o las condiciones médicas precursoras.
  • Garantizar que las directrices de las vías de tratamiento estén establecidas, se apliquen por ley, se controlen, se midan y se evalúen. 
  • Garantizar la existencia de un elemento de captura de datos primarios y secundarios que lo permita (elemento del plan nacional). 
  • Evaluación de los datos para ayudar a reforzar las opciones de tratamiento, la toma de decisiones compartida y, en última instancia, los resultados de los pacientes.
Los mecanismos de financiación comienzan con programas de investigación para comprender mejor la enfermedad. Continúan con la búsqueda de soluciones para dotar de recursos la aplicación de la obesidad como una ENT de manera conjunta al considerar las complicaciones médicas de la obesidad y un enfoque basado en los resultados sanitarios.  
  • Garantizar que los instrumentos de financiación tengan en cuenta las necesidades de aplicación a nivel nacional, territorial y transfronterizo, de acuerdo con la Directiva transfronteriza de la UE, los Fondos Estructurales de la UE y los programas de investigación de la UE. 
  • Considerar las formas en las que la evaluación de la tecnología sanitaria y los principios de reembolso relacionados pueden introducirse de forma equitativa en los sistemas sanitarios a lo largo de la duración del Plan Nacional.  
Componentes de diagnóstico precoz y cribado

El diagnóstico precoz de la obesidad puede tener un impacto significativo en la limitación de la gravedad, la prevención secundaria temprana de las complicaciones de la obesidad y el pronóstico general de la persona que vive con obesidad. 

Por lo tanto, pedimos que se incluyan los siguientes componentes basados en la evidencia en el marco de un Plan Nacional, en consonancia con otras ENT importantes y en la adopción de los capítulos de la CIE11 sobre la obesidad. 
  • Establecimiento de programas de cribado de la obesidad y directrices relacionadas, en particular, cribado biológico y de salud mental para aquellos que tienen un alto riesgo de aparición de diferentes tipos de obesidad, como la (mono) genética, la hipotalámica, la endocrina, o aquellos que están en riesgo debido a una condición médica preexistente conocida que causa obesidad. 
  • Ampliar el conjunto de herramientas de diagnóstico de la obesidad, más allá del IMC, para tener en cuenta también los marcadores biológicos de la enfermedad para el diagnóstico precoz (incluidos, entre otros, el eje insulina/factor de crecimiento similar a la insulina (IGF) y la inflamación crónica de bajo grado, que se han identificado como vías principales, así como la grelina y adipocinas específicas como la leptina, la adiponectina y la resistina). 
Tratamientos

Al igual que en el caso de otras ENT importantes aplicadas en el marco de la política de ENT, no existe "una única forma de obesidad". Los componentes clave que deben reflejarse en el marco de un plan nacional deben reflejar este hecho. El acceso a toda la cartera de opciones de tratamiento fisiológico y psicológico apropiadas debe integrarse en un Marco del Plan Nacional:
  • Integración y aplicación de directrices de tratamiento clínico basadas en la evidencia, actualizadas periódicamente y referenciadas como parte del Marco del Plan Nacional.  
  • Centros de Excelencia Multidisciplinarios acreditados por la UE en todas las regiones que garanticen a los pacientes la posibilidad de recibir apoyo y tratamiento interdisciplinario continuo. Las redes preexistentes, como los Centros Colaboradores de Gestión de la Obesidad de la EASO, deberían aprovecharse como un modelo práctico y ampliarse. 
  • Deberían crearse redes de referencia acreditadas por la UE sobre el tratamiento de la obesidad y la gestión a largo plazo, e interconectarse con otras redes de referencia que se están desarrollando en el marco de la iniciativa de la hoja de ruta de las enfermedades no transmisibles, así como del plan de la UE para vencer al cáncer. 
  • Deberían crearse registros centrados en la gestión de la obesidad a lo largo del curso de la vida y de la progresión de la enfermedad e integrarse o, como mínimo, ser interoperables con los planes de la Ley sobre el Espacio Europeo de Datos Sanitarios y los Servicios Digitales.
Componentes de la gestión a largo plazo

Al tratarse de una enfermedad no transmisible a lo largo de toda la vida, la gestión de la obesidad a largo plazo debe tenerse en cuenta en cualquier marco de planes nacionales sobre la obesidad. Los componentes clave deberían incluir: 
  • Infraestructuras y recursos multidisciplinares para la gestión de casos5 : que incluyan recursos destinados a los coordinadores de admisión. Además, se deben asignar recursos especializados, psicoterapeutas, fisioterapeutas, endocrinólogos, dermatólogos, dietistas y otras disciplinas relacionadas con el tipo de obesidad que se esté tratando.   
  • Autogestión con apoyo regular: para incluir el acceso a una mayor regularidad de la vigilancia de la salud - para tener en cuenta la nutrición (incluyendo la suplementación nutricional adecuada, la prescripción social y otras intervenciones reconocidas de autogestión con apoyo. 
  • Servicios complementarios que apoyen las mediciones de los resultados de la calidad de vida y la adhesión a las vías de gestión a largo plazo. 
 
Camino hacia una hoja de ruta de la NCD a nivel de la Unión Europea

Teniendo en cuenta todo lo anterior, las partes interesadas participantes piden al Grupo Directivo de Alto Nivel de la Comisión Europea para la Prevención, el Tratamiento y la Gestión de las ENT que establezca un calendario para el desarrollo de una hoja de ruta de las ENT específica para la obesidad por derecho propio. 

Los partidarios de esta Declaración Conjunta piden además a los representantes de los Estados miembros de la UE que participan en el Grupo Directivo de Alto Nivel de la Comisión Europea sobre la Prevención de las ENT que abran el diálogo con todas las partes interesadas, y en particular con el Parlamento Europeo, para debatir y establecer un calendario y un ámbito de aplicación de lo que será necesario para aplicar la obesidad en un marco de ENT. 
 
Colaboración de las partes interesadas

Al igual que en el caso de otras enfermedades no transmisibles importantes, es imprescindible la participación de todos los grupos de interés y de todas las zonas geográficas en la elaboración de una hoja de ruta para la obesidad en Europa. Hacemos un llamamiento a todas las partes interesadas, tanto a nivel nacional como de la UE y mundial, para que se reúnan con el fin de encontrar soluciones para diseñar, aplicar, supervisar y evaluar un marco de ENT para los planes nacionales de diagnóstico precoz, tratamiento y gestión a largo plazo de la obesidad a lo largo de la vida. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.