Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 10:50
Sociosanitario > Pacientes

La nueva dirección de iDental no solventa los problemas de los afectados

Los pacientes llevan meses manifestándose para denunciar los numerosos casos de mala praxis

Una de las sedes de iDental.
La nueva dirección de iDental no solventa los problemas de los afectados
Laura Díez
Miércoles, 08 de noviembre de 2017, a las 16:00
Los franquiciados de iDental acumulan cientos de quejas y reclamaciones a lo largo y ancho de la geografía nacional. Así lo han puesto de manifiesto los afectados de las clínicas en diversas manifestaciones que se siguen sucediendo, reclamando que alguien ponga fin a las malas actuaciones que allí se concentran y que generan que muchos hayan acudido por su cuenta a la vía penal. 

La marca cambió de manos el pasado mes de octubre, tras ser adquirida por el grupo Weston Hill, que nombró a un nuevo director médico y declaró su intención de atender las demandas de trabajadores y afectados. Precisamente este miércoles se han reunido con los administradores de todas las plataformas de afectados de las diferentes comunidades autónomas para valorar una posible solución, pero sin concretar ninguna opción. 

"Buscan un acuerdo para que nos arreglen la boca y dejemos de dar la lata en redes sociales y demás. Creo que han comprado la marca, pero no son conscientes del personal que tienen en cada clínica ni de cómo se hacen las cosas -por higiene, por trato al paciente o por metodología de asistencia dental-. Dicen que se pondrán en contacto uno por uno con los afectos, algo que no vemos posible", asegura Raquel González, portavoz de Afectados por iDental en Elche, que desde hace casi un año ha reunido a unos 200 pacientes en su página de Facebook para aunar las voces y quejas. 

Los afectados quieren ganar peso y que sus reclamaciones sean escuchadas para que les den alguna solución



El grupo que posee actualmente iDental ha manifestado su intención de que haya próximas reuniones con los afectados, pero mientras, muchos trabajadores han decidido abandonar la franquicia -algunos de ellos aún con nóminas pendientes de pago-. 

Negligencias en la actuación

El caso de Raquel González, es un ejemplo de los destrozos a los que se enfrenta ahora Weston Hill. Ella demandó por vía penal por mala praxis a seis médicos, el protésico y el director de la clínica de Elche donde fue atendida.

"Me sacaron todos los dientes de la parte de arriba sin previo aviso. Cuando terminó la operación sufrí un ataque de ansiedad y he estado bastante mal. Al médico no le he vuelto a ver pero en el juicio admitió que me sentó, me hizo firmar la hoja del consentimiento, me dio un valium y me tapó los ojos", explica en conversación con Redacción Médica. 

Su lucha se remonta a hace un año, y en septiembre los médicos declararon ante el juez, retrasando una vez más el proceso puesto que aportaron unas radiografías que no eran las suyas. "De momento está todo paralizado, ellos están esperando a que el juez se pronuncie, y decida si son culpables y tienen penas de cárcel, si les quitan la licencia o qué pasa con ellos. En ese momento creo que habrá una respuesta, pero de momento estamos a la espera", asegura. 

Actuaciones sospechosas

Su caso no es el único, puesto que en su propia página de afectados son muchos los que narran episodios que como ella asegura, parecen "de película de Almodóvar". Un joven de Elche se tragó un destornillador pequeño de los que se utilizan en Odontología y le dejaron marcharse a casa sin avisarle, aunque después tuvieron que llamarle por teléfono para recomendarle que se pasara por el hospital, donde finalmente pasó tres días ingresado. 

También una enfermera ha aprovechado su plataforma para denunciar que se rompe la cadena de la higiene, al igual que un extrabajador "que es higienista y asegura que le obligaban a terminar pronto con la tarea de limpieza porque hacían falta los instrumentos para utilizarlos con otra persona", asegura González, que también reseña el caso de una trabajadora de iDental que firmaba las financiaciones y que acabó abandonando por las amenazas que recibía de los pacientes. "No puedes estar pagando un tratamiento que a lo mejor te cuesta 200 euros al mes y tras seis meses pagándolo no te atienden. Cuando vas a un dentista es porque realmente lo necesitas, y aquí pagas una cosa y ves que se están riendo de ti, porque tendrían que ver cómo tratan a la gente", critica la presidenta de la asociación.

La situación de González es la misma en la que se encuentran cientos de afectados de toda España, especialmente en la Comunidad Valenciana, Madrid, Canarias y Almería. Por eso quieren organizarse mejor para hacer más fuerza, aunque González asegura que prácticamente han descartado establecerse como asociación, puesto que apenas revierte beneficios y "la gente es muy humilde, no está por la labor de pagar lo que supone una asociación". 

La pretensión es conseguir que se ponga fin a las malas prácticas extendidas que se observan en la mayoría de clínicas 



Demandas por mala praxis

De momento, siguen cerrando manifestaciones -la última fue el pasado 26 de octubre-, aunque han desestimado las demandas colectivas por mala praxis puesto que "cada uno tiene su propio caso". "Intentaremos que cierren las clínicas o que ofrezcan mejor los tratamientos y la asistencia, porque ahí lo que se hacen son másteres con gente en prácticas. Acude gente con VIH o hepatitis y no se toman las medidas higiénicas necesarias. Si la esterilización de un instrumento requiere 45 minutos aquí se hace en diez. Son muchas cosas y no se puede jugar con las personas y con su salud", lamenta la portavoz. 

Su intención es, además de darle visibilidad a su problemática, lograr una recogida masiva de firmas para trasladarlas al Gobierno y que alguien tome cartas en el asunto. 

Parte de sus reivindicaciones han llegado a coincidir con anuncios de huelga de los trabajadores de iDental, y posteriores negociaciones que han visto cómo la empresa ha incumplido su compromiso de abonarles las últimas nóminas pendientes a varios trabajadores. 

En esta línea, y después del anuncio de cambio de dueño, desde el sindicato CCOO denunciaron la "persecución sindical que está sufriendo el personal de iDental tras las protestas por los impagos de sus salarios durante cuatro meses", informando de que cinco de las personas de su sindicato -trabajadores de la clínica de Valencia- que habían secundado una de las huelgas habían sido despedidas. "Han recibido una carta de despido disciplinario por baja producción, aunque ninguno había sido sancionado anteriormente", criticaban desde la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO.