Juan Fortea señala que no hay un sistema de unidades especializadas ni los profesionales "necesarios"

España, sin infraestructura para tratar el alzhéimer con aducanumab
Juan Fortea, coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la SEN.


15 jun 2021. 17.20H
SE LEE EN 2 minutos
La noticia sobre la aprobación de la FDA del primer fármaco potencialmente modificador del curso de la enfermedad de Alzheimer llamado Aduhelm (aducanumab), ha traído consigo un “esperanzador” escenario para el diagnóstico de estos pacientes, pero su eventual aplicación en España ha generado controversia desde la Sociedad Española de Neurología (SEN), por la falta de “infraestructura” que existe en el sistema sanitario.

Al respecto, Juan Fortea, Coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de SEN, en conversación con Redacción Médica explica que si bien es una noticia “trascendental” y largamente “esperada”, España no estaría “preparada” para administrar el fármaco aunque fuera "gratuito".

“Nosotros ahora mismo no tenemos un sistema de unidades especializadas y tampoco contamos con los especialistas necesarios, ni con el acceso a biomarcadores para dar este tipo de tratamientos biológicos”, señala Fortea. El especialista agrega que, además de la falta de infraestructura, el acceso a este tipo de fármacos en España es desigual en los diferentes territorios.

El neurólogo, no obstante, manifiesta que a partir de ahora se inicia un escenario en el que el diagnóstico y el manejo de las personas con demencia va a ser "radicalmente" diferente. “Ha habido mucha polémica en cuanto a su aprobación. Tanto los que están a favor como los que están en contra. Es un día histórico”, señala.

Estrategia para administración del fármaco en España


Al ser consultado por una estrategia para la administración del fármaco en España, Fortea explica que sería clave la aplicación del 'Plan Nacional del alzhéimer'.

“Hay que ver a la demencia como una epidemia estructural que hay que afrontarla. Con ello se tendría que aplicar un plan nacional de la enfermedad con el fin de que se establezca financiación económica y que se haga una radiografía para detectar las carencias que nos entregarán soluciones y recursos equitativos en el sistema”, enfatiza el neurólogo.

Fortea, además, señala que la demencia es una enfermedad “multidimensional” que requerirá de estos tratamientos biológicos, pero que para poder aplicarse necesitará un “trabajo social”. “Ahora mismo no se me ocurre ninguna enfermedad de la prevalencia y gravedad del alzhéimer que tenga una situación más desigual en nuestro país”, sentencia. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.