Al menos un 28% de los pacientes con párkinson no están diagnosticados

El 15% de los casos se dan en menores de 50 años y existen los que se inician en la infancia o en la adolescencia

Pablo Mir Rivera, coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la SEN.
Al menos un 28% de los pacientes con párkinson no están diagnosticados
mié 10 abril 2019. 11.20H
El 11 de abril es el Día Mundial del Parkinson, una enfermedad neurológica, crónica y progresiva que, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) afecta en España al menos a 150.000 personas. Es, además, la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente en nuestro país tras la enfermedad de Alzheimer.

“Tanto la incidencia y cómo la prevalencia del párkinson se ha incrementado de manera considerable en las últimas décadas y lo seguirá haciendo en los próximas décadas. Tal es así que estimamos que dentro de 30 años estas cifras podrían triplicar las actuales”, señala Pablo Mir Rivera, coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la SEN. “Este incremento es debido, fundamentalmente, al aumento de la esperanza de vida, los avances diagnósticos y terapéuticos, y un mejor conocimiento la enfermedad tanto social como científico. Pero sin embargo, sigue estando infradiagnosticada”.

Cada año, en España, se diagnostican unos 10.000 nuevos casos de la enfermedad de Parkinson. No obstante, la SEN estima que al menos un 28 por ciento de  los afectados están sin diagnosticar y hasta un 25 por ciento de los pacientes diagnosticados tienen en realidad otra enfermedad. Además, actualmente, los pacientes con párkinson tardan una media de entre 1 y 3 años en obtener un diagnóstico.

Hasta un 40% de los pacientes no presentan temblor 


“Hay que tener en cuenta que generalmente se asocia a la enfermedad de Parkinson a síntomas motores: principalmente temblor, rigidez, bradicinesia, trastornos de la marcha y del equilibrio….Sin embargo, actualmente se sabe que un 30-40 por ciento de los pacientes no presentan temblor y que en muchas ocasiones, antes del comienzo de los síntomas motores, se presentan otros muchos síntomas como trastornos cognitivos, del estado de ánimo, gastrointestinales, autonómicos, del sueño, etc. Identificar correctamente los síntomas de esta enfermedad es el primer paso para poder mejorar los tiempos de diagnóstico”, explica Mir.

En un 40 por ciento de los casos, la primera manifestación del párkinson es la depresión, aunque también puede manifestarse en problemas de memoria, estreñimiento, pérdida de olfato, alteraciones urinarias, disfunción sexual, y, de forma muy habitual, trastornos del sueño.


En un 40% de los casos, la primera manifestación del párkinson es la depresión 


Por otra parte, el párkinson tampoco es una enfermedad exclusiva de personas mayores. Si bien en España el 70 por ciento de los pacientes diagnosticados con párkinson superan los 65 años, el 15 por ciento de los casos se dan en menores de 50 años e incluso se pueden encontrar pacientes en los que la enfermedad se inicia en la infancia o en la adolescencia.

“El envejecimiento constituye el factor no modificable más importante para padecer párkinson, porque es una enfermedad relacionada claramente con el incremento de la edad: mientras que el dos por ciento de los mayores de 60 años padecen párkinson, en mayores de 80 años, la enfermedad alcanza al cuatro por ciento”, comenta Pablo Mir. “Pero aunque aún no están claros todos los factores que llevan a un paciente a desarrollar la enfermedad existen también otros factores de riesgo”.

Es el caso de la genética, aunque las formas familiares sólo representan alrededor del cinco por ciento de los casos de párkinson, porque ya han sido descritas 22 mutaciones que pueden explicar hasta un 30 por ciento de las formas familiares y un cinco por ciento de las formas esporádicas; el sexo, ya que las mujeres suelen presentar una tipología de la enfermedad más benigna, con una tasa de empeoramiento motor más lenta; o la exposición a ciertos factores externos, que algunos estudios ha apuntado a ciertos tóxicos y/o a traumatismos craneoencefálicos.

Más investigación de biomarcadores 


Aunque el diagnóstico de la enfermedad sigue siendo fundamentalmente clínico, hay pruebas complementarias que pueden realizarse ocasionalmente con objeto de resolver casos dudosos. Además, cada vez está adquiriendo mayor peso la investigación de biomarcadores que facilitarían el diagnóstico en fases precoces de la enfermedad. No obstante, es necesario identificar también biomarcadores con valor pronóstico, es decir, que permitan conocer con un alto grado de certeza como va a ser la evolución de un paciente diagnosticado de párkinson así como su posible respuesta a las diferentes terapias, dado que la evolución es muy variable de unos pacientes a otros.

“El diagnóstico correcto y temprano de la enfermedad es un requisito fundamental para mejorar la calidad de vida del paciente porque afortunadamente contamos con tratamientos farmacológicos y no farmacológicos que ha resultado de gran utilidad. Sobre todo en etapas tempranas de la enfermedad, tanto para los síntomas motores como los no motores”, destaca Pablo Mir.

“Hay que tener en cuenta, además, que tanto los síntomas motores como los no motores pueden ser igual de incapacitantes y, por lo tanto afectarán gravemente a la calidad de vida del paciente y de sus cuidadores. Y también que cada paciente desarrollará la enfermedad de una forma distinta, por lo que el tratamiento debe ser individualizado y multidisciplinar”.

Actualmente, el coste de la Enfermedad de Parkinson en Europa se acerca a los 11 billones de euros anuales y aunque la discapacidad motora y las complicaciones motoras los factores que tienen mayor impacto en los costes directos de la enfermedad, son los síntomas no motores la principal causa de morbilidad e institucionalización en los pacientes en España.

 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.