19 de junio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 22:40
Especialidades > Neumología

La gripe aún es esporádica, pero la vacuna tarda diez días en hacer efecto

Separ recomienda a los grupos de riesgo que no se demoren a la hora de recibir la vacunación antigripal

Javier García Pérez, coordinador del Área de Enfermedades Infecciosas y Tuberculosis de Separ.
La gripe aún es esporádica, pero la vacuna tarda diez días en hacer efecto
Redacción
Lunes, 04 de diciembre de 2017, a las 10:40
A menos de un mes de que comience el invierno y ahora que la Red de Vigilancia Epidemiológica de España todavía reporta que en la semana 47 de 2017 (20 de noviembre) la gripe en nuestro país es todavía esporádica o nula, desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) recuerdan la conveniencia de recibir la vacunación antigripal a todos aquellos ciudadanos que forman parte de los grupos de riesgo para quienes se recomienda, ya que esta tarda unos diez días en hacer efecto.

El coordinador del Área de Enfermedades Infecciosas y Tuberculosis de Separ, Javier García Pérez, explica que una correcta y extensa implementación de la vacuna antigripal evitaría hasta el 50 por ciento de los fallecimientos por gripe, que son entre 2.000 y 3.000 cada año en España.

Los grupos que deberían recibir la vacunación antigripal incluyen las personas mayores de 65 años (sobre todo si conviven en instituciones cerradas), las embarazadas y los niños y adultos con enfermedades metabólicas, obesidad mórbida, insuficiencia renal, asplenia (o ausencia del bazo), hepatopatía crónica, anemia, enfermedad neuromuscular grave, cáncer e inmunodepresión.

También deberían vacunarse aquellas personas que podrían transmitir la gripe a poblaciones especialmente vulnerables. Eso incluye a personal que trabaja en centros sanitarios (también estudiantes), instituciones geriátricas, bomberos, cuerpos de seguridad del Estado, trabajadores de emergencias y de Protección Civil.

“Los pacientes con patologías respiratorias crónicas (EPOC, bronquiectasias, asma o fibrosis quística, entre otras) pueden presentar complicaciones potencialmente mortales, fundamentalmente neumonías, si enferman de gripe. Por ello, la vacunación antigripal es una medida imprescindible en el arsenal terapéutico con que manejamos a estos pacientes. La vacunación antineumocócica también será muy útil en la mayoría de estos pacientes”, insiste García Pérez.