20 de septiembre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 14:30
Especialidades > Neumología

El efecto positivo de la dieta mediterránea llega a la salud respiratoria

Los hábitos alimenticios afectan al funcionamiento de los pulmones

El efecto positivo de la dieta mediterránea llega a la salud respiratoria
Redacción
Miércoles, 17 de mayo de 2017, a las 09:20
El tabaquismo es la principal causa para el empeoramiento de los pulmones, pero no la única. Algunas dietas tienen efectos beneficiosos en la prevención, el desarrollo y la progresión de enfermedades crónicas. En ese escenario, la dieta mediterránea es la que sale mejor parada, según un informe realizado por investigadores del Grupo de Estudio de Patología del Aparato Respiratorio en Atención Primaria (GEPAR-AP) del IDIAP Jordi Gol.

En palabras de la investigadora principal del proyecto RESET-DIET, Mar Sorli, el objetivo de la investigación ha sido "identificar los patrones alimentarios de los fumadores sin enfermedad pulmonar, ver el impacto de la dieta completa en la salud respiratoria y evaluar si el hecho de modificar el patrón alimentario tiene una posible aplicación clínica para preservar la función pulmonar".

Para llevarlo a cabo se tomó una muestra poblacional de 207 fumadores sin enfermedad respiratoria, con una edad media de 51 años y se identificaron tres patrones dietéticos mayoritarios. El primero es el patrón de consumo de alcohol, que se caracteriza por la ingesta excesiva de vino, cerveza y/o bebidas destiladas (whisky, ginebra, coñac, etc.); el segundo es el occidentalizado, que destaca por el consumo de carnes rojas y curadas, productos lácteos, bebidas azucaradas, postres y dulces, y la ingesta baja de frutas, verduras, legumbres y pescado; por último, la dieta mediterránea se basa en un alto consumo de aves de corral, huevos, pescado, verdura, legumbre, fruta, nueces y frutos secos.

Efecto protector

Según los resultados del análisis, el deterioro de la función pulmonar está asociado con el seguimiento de un patrón de consumo de alcohol y uno de tipo occidentalizado, especialmente en las mujeres, mientras que la dieta mediterránea podría tener un efecto protector sobre la función pulmonar.