28 de julio de 2017 | Actualizado: Jueves a las 19:10
Especialidades > Neumología

El 72% de los fumadores con genes 'malos' tendrá EPOC

La Medicina de precisión se acerca a la Neumología

La ingeniería genética descubre qué pacientes corren más riesgo de enfermedad pulmonar más allá de los factores ambientales como el tabaco.
El 72% de los fumadores con genes 'malos' tendrá EPOC
Redacción
Martes, 07 de febrero de 2017, a las 12:20
Un gran estudio mundial sobre la composición genética personalizada y el riesgo de desarrollar una enfermedad pulmonar deja el terreno abonado a los científicos para predecir con más exactitud, en función de los genes y de la exposición al tabaco, la probabilidad de desarrollar enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Los investigadores han descubierto que aquéllos pacientes del estudio considerados de riesgo elevado conforme a esos parámetros, en efecto corrían un riesgo 3,7 veces mayor de desarrollar EPOC a lo largo de su vida.

En el caso de los fumadores, a quienes ya se los considera de riesgo solo por esa condición, el estudio permite deducir que 72 de cada cien del grupo con el genoma predisponente a enfermar en efecto desarrollará EPOC con el tiempo.

A partir de este análisis, los investigadores casi duplicaron el número de variantes genéticas conocidas por estar asociadas con la salud pulmonar y la EPOC.

Estos avances ayudan a explicar por qué y cómo se desarrolla la EPOC, de modo que llegará a ser posible personalizar los tratamientos en función de la composición genética de un individuo.

El estudio, publicado por Nature Genetics, ha sido financiado por el Consejo de Investigación Médica (MRC, por sus siglas en inglés) utilizando datos genéticos detallados proporcionados por UK Biobank y por otros países, con el apoyo de Wellcome Trust.

Un trabajo de cuatro años hecho por más de cien científicos


"Reutilizar medicamentos ya probados para diferentes enfermedades podría ser una manera de mejorar los tratamientos para EPOC"


Durante los cuatro años que duró el trabajo, participaron en él más cien científicos y 350.000 personas de 13 países; además, sus autores aún tratan de recabar apoyos de la industria farmacéutica para desarrollar nuevos medicamentos para la EPOC.

El codirector del estudio, Martin Tobin, de la Universidad de Leicester, ha declarado que “nuestros hallazgos apuntan a proteínas que ayudarán a guiar el desarrollo de nuevos fármacos y otras que son objetivos de fármacos ya probados para diferentes enfermedades”.

“Esto significa que reutilizar medicamentos ya probados para diferentes enfermedades podría ser una manera de mejorar los tratamientos para la EPOC”, ha apostillado.

“Como resultado de este trabajo, ahora podemos predecir mejor quién desarrollará EPOC, abriendo la posibilidad de usar esta información en la prevención (por ejemplo, centrándose en los servicios para dejar de fumar). Esta información genética guiará los tratamientos futuros, incluyendo el desarrollo de nuevos fármacos, así como la reutilización de medicamentos ya probados para diferentes enfermedades”, ha insistido.

Aparte de ayudar a desarrollar nuevos tratamientos farmacológicos para la EPOC, el trabajo resulta importante para comprender si puede haber distintos subtipos de la enfermedad en los que los pacientes responden de manera diferente al tratamiento.

Medicina de precisión para la enfermedad pulmonar

Esto significa que algunos enfermos se benefician en potencia de tratamientos particulares, mientras que, en otros, estas terapias se revelan ineficaces o nocivas.

La investigación también es importante para entender el riesgo de EPOC en fumadores y no fumadores, ofreciendo el potencial de dar mejores consejos y estrategias preventivas.

El jefe de la investigación de la Fundación Británica de los Pulmones, Ian Jarrold, ha concluido que “la EPOC tiene un efecto devastador en la vida de las personas que viven con ella y de sus seres queridos y cuidadores. Entender cómo se desarrolla y progresa la EPOC es clave para hallar nuevos tratamientos efectivos y para el uso de los tratamientos existentes con mayor eficacia”.

“Este trabajo representa un paso importante hacia este objetivo y también puede conducir a una mejor prevención, diagnóstico precoz y tratamiento más temprano de la EPOC”, ha sentenciado.