El Consejo Interterritorial manejó esta posibilidad en un debate sobre planificación de Recursos Humanos para el SNS

Sanidad y comunidades barajan la jubilación anticipada de 30.000 enfermeras
Foto de familia del Consejo Interterritorial celebrado el pasado 7 de octubre en Santiago de Compostela.


04 nov 2022. 08.00H
SE LEE EN 3 minutos
La jubilación anticipada de profesionales sanitarios como médicos o enfermeros por cuestiones de penosidad empieza a tomarse como una posibilidad que se podría materializar en el corto o medio plazo. Y es que según ha podido saber Redacción Médica, en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) del pasado 7 de octubre hubo comunidades autónomas que añadieron esta posibilidad en el debate para establecer soluciones a la carencia de profesionales en la sanidad española.

Fue durante el debate sobre la esperada jubilación masiva de médicos de Familia cuando se introdujo esta cuestión al comentar que a ello había “que añadir que 30.000 profesionales de la Enfermería podrían solicitar la jubilación anticipada por pérdida de competencias con la edad”.

En la cita entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, la preocupación de los consejeros y consejeras de Sanidad fue manifiesta respecto a la urgencia de conseguir relevos suficientes para mantener una accesibilidad digna al Sistema Nacional de Salud. De hecho, y como ya adelantó este periódico, medidas como la iniciativa gallega para dar plaza fija sin opositar a médicos de Familia rurales a cambio de un número determinado de guardias PAC se llevarán al CISNS para tratar de darles una aplicación nacional.

Una serie de demandas autonómicas que, según la información a la que ha tenido acceso este periódico, movieron a la ministra Carolina Darias a hacer un resumen de los pasos dados hasta el momento en materia de Recursos Humanos. “Se ha avanzado mucho, pero hay que hacer un esfuerzo más para que las comunidades autónomas oferten todas las plazas que están acreditadas, especialmente las deficitarias”, matizó la ministra.

Darias también quiso precisar que, en materia de jubilación, “habrá que valorar qué medidas son factibles”. “La situación sanitaria continúa, pero hay otros condicionantes a tener en cuenta; hay que valorarlo y seguir avanzando, y empoderar a la Comisión de Recursos Humanos y al grupo de trabajo”, añadió la titular del Ministerio de Sanidad.

La jubilación anticipada en sanidad: con presupuesto


La cifra aportada en previsión de jubilación anticipada de 30.000 enfermeras expuesta en el citado Consejo Interterritorial coincide con el total de estas profesionales que desde el pasado mes de junio se han dirigida al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, para reclamarle que el Gobierno posibilite que puedan jubilarse de manera anticipada, si así lo desean. Una solicitud que, según sus reclamos, se debe a las penosas y peligrosas condiciones laborales que sufren durante más de 40 años afectan negativamente, tanto a su salud como a la atención y cuidados que prestan a más de 47 millones de personas.

En este sentido, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, explicó en declaraciones a Redacción Médica que las partidas destinadas a reforzar la política de pensiones en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2023 espera que sean suficientes para cubrir la puesta en marcha de la jubilación anticipada y parcial entre los profesionales del Sistema Nacional de Salud (SNS) si finalmente llega a materializarse. La responsable de las cuentas públicas subrayó que la nueva inyección de 2.957 millones en el Fondo de Reserva permitiría cubrir una decisión de este calado.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.