Las autonomías decidirán qué médico prescribe bupropion para dejar de fumar

Se financiará "un intento anual por paciente" siempre que tengan motivación personal y un consumo de tabaco determinado

Exteriores del Ministerio de Sanidad.
Las autonomías decidirán qué médico prescribe bupropion para dejar de fumar
vie 29 noviembre 2019. 11.20H
Cada comunidad autónoma decidirá qué especialista médico será el encargado de prescribir el fármaco Zyntabac (bupropion) para dejar de fumar.

Así se desprende del acta de la sesión 195 de la Comisión Interministerial de Precios, celebrada el pasado 30 de octubre, y donde se dice textualmente que “la prescripción de este medicamento se restringe a los/las médicos profesionales que así se definan en el programa de deshabituación tabáquica en cada CCAA/INGESA o Mutualidad”.

El Ministerio de Sanidad, que solo financiará “un intento anual por paciente” con este fármaco, ha aprobado dos formatos del citado medicamento. El de 30 comprimidos, con un precio de 10,41 euros; y el de 60 comprimidos, a 20,82 euros. Sin embargo, ha denegado financiar el formato de 100 comprimidos pues los que contienen menos cantidad se adaptan mejor al seguimiento del paciente que requiere el plan.

En el documento también se concreta que la indicación terapéutica también contempla el “apoyo motivacional” para los pacientes adictos al tabaco; es decir: “Con dependencia a la nicotina”.

Las condiciones de financiación expresadas son que los pacientes estén “incluidos en un programa de apoyo (individual y/o grupal) de deshabituación tabáquica que esté implementado en la CCAA/ INGESA o Mutualidades”.

También se exige que los pacientes cumplan las siguientes características:
  • Pacientes que tengan motivación expresa de dejar de fumar que se pueda constatar con un intento de dejar de fumar en el último año.
  • Pacientes que fumen 10 cigarrillos o más al día y tengan además, un alto nivel de dependencia calificado por el test de Fagerström ≥ 7.

Tratamiento de 7-9 semanas


La Comisión añade que “cada prescripción se realizará por un envase, lo que equivale a un mes de tratamiento, debiéndose valorar la evolución de la efectividad del tratamiento con carácter previo a la emisión de la siguiente receta”.

Asimismo, “los pacientes deberán ser tratados durante 7-9 semanas y el tratamiento deberá ser interrumpido si no se observa efecto alguno a las siete semanas”.

Todo ello en una “dispensación de este medicamento que se realizará por el sistema de receta electrónica del SNS” y que, como ya informó este periódico, “se hará efectiva en el Nomenclátor de Facturación a partir del 1 de enero de 2020”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.