29 de junio de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 22:30
Política Sanitaria > Medicina

Un antibiótico con 'superpoderes' pone en jaque la resistencia bacteriana

Investigadores estadounidenses han desarrollado una versión más potente y resistente de la vancomicina

Un antibiótico con 'superpoderes' pone en jaque la resistencia bacteriana
Redacción
Martes, 30 de mayo de 2017, a las 10:00
El creciente problema de las resistencias a los antibióticos es uno de los retos del siglo XXI. Volverlos más potentes frente a los patógenos está siendo el objetivo primordial de laboratorios y expertos que trabajan en el desarrollo y mejora de estos fármacos. Científicos del Instituto de Investigación The Scripps (TSRI) en La Jolla (California, Estados Unidos) han conseguido dotar de 'superpoderes' a vancomicina, un avance que podría eliminar la amenaza de infecciones resistentes a los antibióticos en los próximos años. Los investigadores, dirigidos por Dale Boger, co-director del Departamento de Química de la TSRI, descubrieron una manera de modificar estructuralmente la vancomicina para hacer una versión aún más potente.

"Los médicos podrían usar esta forma modificada de la vancomicina, sin temor a la resistencia emergente", destaca Boger, cuyo equipo anunció el hallazgo en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Este es un punto de partida ideal para el desarrollo de mejores antibióticos. Se trata de un tramiento que ha sido recetado por los facultativos durante 60 años y para el que las bacterias ya han desarrollado resistencias.

Dale L. Boger y el resto del equipo investigador modificaron mediante química orgánica la estructura del fármaco haciéndolo más fuerte y resistente. Anteriormente, los científicos habían realizado ya varias modificaciones en él consiguiendo que la vancomicina tenga tres mecanismos de actuación frente a las bacterias. Dos de ellos, aunque de manera diferente, rompen la pared celular de las bacterias y, el tercero, es capaz de alterar la permeabilidad de la membrana de los patógenos. Según este estudio, estas alteraciones permiten que los médicos tengan que utilizar menos vancomicina para combatir las infecciones.

"Esto aumenta la durabilidad de este antibiótico", resalta Boger. "Los organismos simplemente no pueden trabajar al mismo tiempo para encontrar un camino alrededor de tres mecanismos independientes de acción. Incluso si encontrasen una solución a uno de ellos, los organismos serían eliminados por los otros dos", añade. Además, la nueva versión de vancomicina fue efectiva en pruebas con bacterias enterococos y enterococos resistentes, una de las bacterias catalogadas como de las más peligrosas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El siguiente paso en esta investigación es diseñar una manera de sintetizar la vancomicina modificada mucho sencilla, utilizando un menor número de pasos en el laboratorio, ya que el método actual lleva 30 pasos.