Tendrá que pasar por lo menos otro año más, cuatro en total, para que la médica Paola Oblitas pueda presentarse al MIR

Tres años de espera para homologar el título de Medicina: "Es injusto"
Paola Oblitas.


21 sep 2022. 08.00H
SE LEE EN 3 minutos
La odisea de Paola Oblitas comenzó en octubre de 2019, cuando vino a vivir a España desde su Bolivia natal con la intención de presentarse al MIR. "Cuando llegué preveía que en el mejor de los casos me presentaría al examen en 2021, aunque probablemente tardaría dos años. Sin embargo, nunca pensé en tres o ahora cuatro años", explica la joven que lleva esperando desde entonces la homologación de su título.

En su momento, envió la solicitud de homologación a través de una academia por ser una entidad que tenía más experiencia con esta clase de trámites. En un primer momento, no le extrañó que el plazo señalado de 6 meses para responder a la solicitud se extendiera a causa del Covid-19. Sin embargo, este periodo triplicó lo esperado y tras 18 meses, en junio de 2021, por fin obtuvo una respuesta.

"Me contestaron que me faltaba la tasa de pago, aunque no entiendo lo que pasó, porque yo la había realizado. La academia se la envió inmediatamente y tres semanas después parecía que se había solucionado el problema", narra Oblitas. A pesar de todo, se dio cuenta que aparecía registrado como que el ingreso se había hecho en 2021, es decir, que la solicitud volvía a empezar.

Pocas respuestas sobre la homologación por parte del Ministerio


A partir de ese momento comenzó un intercambio de quejas por parte de Paola y otros compañeros en la misma situación y respuestas estandarizadas del Ministerio, donde se disculpaban por todo el retraso que había acarreado la pandemia, pero sin una respuesta específica.

Durante meses la joven estudiante de Medicina incluso llegó a acudir en varias ocasiones a Madrid para tratar de hablar en persona con alguien que le explicase la situación, aunque sin éxito. "Si me hubieran explicado por qué mi proceso volvía a cero lo habría entendido, me habría vuelto a mi casa y habría esperado otros dos años. Pero eso sí, trabajando", aclara Oblitas.

"Estamos en España tirando del dinero que nos envían nuestros padres desde Latinoamérica. No podemos trabajar porque solo tenemos visado de estudios y no sabemos cuánto tiempo podremos sostener esto", detalla la joven, englobando la situación de muchos otros conocidos. Al final, ella decidió volverse a Bolivia y enviar un último email al Ministerio.

Notificar las deficiencias de las solicitudes una a una alarga el proceso


Este mensaje sí obtuvo sus frutos y consiguió que corrigieran el error. Pero su periplo no acababa ahí, ya que recibió otra notificación informando de que faltaba su declaración de veracidad. Aunque Paola la entregó poco después, sigue esperando una respuesta, que calcula que se demorará como pronto hasta diciembre.

"¿Por qué no lo notifican todo al mismo tiempo en lugar de hacerme perder otro año? Cada vez que revisan el expediente pasan más de 6 meses. No es justo que ellos no se ajusten a los periodos pero a nosotros nos exijan que lo entreguemos todo en fecha", se lamenta.

Finalmente, comparte las historias de varios conocidos que tuvieron que volverse y otros que han conseguido la homologación, pero muchos de ellos trabajan en lugares bastante alejados de las ciudades principales. "Son lugares que se están quedando sin nadie, se están sobrecargando de trabajo y cualquiera de nosotros estaría feliz de ir a cubrir esos puestos mientras siga el proceso de homologación", concluye Oblitas.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.