Las CCAA piden flexibilizar los criterios ante el déficit de profesionales y la lentitud del proceso de acreditación

La falta de médicos deriva en primeras voces por una homologación 'blanda'
Carolina Darias presidiendo el Consejo Interterritorial del SNS.


19 sep 2022. 18.30H
SE LEE EN 7 minutos
La falta de médicos comienza a ser alarmante en varias regiones de España por lo que son ya varias las comunidades autónomas que empiezan a alzar la voz para reclamar un cambio en la ley que regula la acreditación de médicos de países no miembros de la Unión Europea (UE) para que puedan ejercer en el Sistema Nacional de Salud (SNS) directamente, sin tener que esperar los largos procesos burocráticos que necesitan para regular su título de especialista. Ante un escenario de déficit de profesionales que amenaza con convertirse en un problema crónico de la sanidad española en su conjunto, las regiones piden una solución para poder contratar a facultativos sin especialidad homologada.

Diversas fuentes autonómicas consultadas por Redacción Médica coinciden en la necesidad de “flexibilizar los criterios mediante un acuerdo de todas las comunidades autónomas en el seno de la Comisión de Recursos Humanos del SNS” para flexibilizar el actual Real Decreto 459/2020, de 16 de abril, que desarrolla el artículo 18 de la Ley 44/2003, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias. Se trata de buscar un nuevo encaje a la norma que regula el reconocimiento en España de efectos profesionales a los títulos de especialista obtenidos en países extracomunitarios y adaptarla a un contexto de falta de profesionales.

Dichas voces autonómicas hablan de "ablandar y flexibilizar" los criterios que necesitan superar estos médicos para obtener su título reconocido en España, requisito previo imprescindible para poder ejercer dentro del Sistema Nacional de Salud.

Sin embargo, estas fuentes reconocen la complejidad de adaptar esta norma dado que la misma debe de seguir los principios de la normativa Europea. Por ese motivo, las comunidades autónomas más perjudicadas por el déficit de profesionales en determinadas zonas rurales plantearán a Sanidad el agilizar al máximo los trámites que tanto este ministerio como el de Universidades requieren a los especialistas extracomunitarios para validar su título. 

No obstante, otras comunidades alertan del peligro de “abaratar” el proceso de homologación de los médicos extracomunitarios. “Los criterios de homologación deben ser únicos para todo el territorio nacional. Todo ello, independientemente de que se puedan articular fórmulas de colaboración para la gestión concreta de cada expediente, pero la fijación de los criterios de homologación, debería conservarse por parte del Estado”.

Cuestión distinta, prosiguen, “es que el Estado adecúe sus plantillas y su realidad estructural para acometer esa demanda de agilización que por parte de las diversas comunidades autónomas les estamos realizando para una homologación ágil y rápida de los expedientes”.


Un plazo de seis meses para homologar


La ley vigente obliga al Ministerio de Sanidad a resolver los títulos de los especialistas extracomunitarios en un plazo máximo de seis meses, sin embargo, tal y como ha podido comprobar este diario, en muchos casos no se cumple. Lo cierto es que este proceso se dilata en muchas ocasiones por encima de un año e, incluso, ha habido casos en los que este periodo ha alcanzado los 36 meses. O lo que es lo mismo, 3 años de espera. Una situación que produce una gran incertidumbre y que deja en la cuneta a los miles de médicos que esperan poder ejercer algún día la Medicina en España.

Esta situación se corresponde con otra realidad de la sanidad española: los médicos extracomunitarios apenas suponen un uno o dos por ciento de los contratados, de media, en los servicios públicos de salud de nuestro país. En algunas comunidades, como Asturias, suponen tan solo el 0,95 por ciento, es decir, 36 médicos de una plantilla que, en total, cuenta con 8.483 facultativos.

"Hay que flexibilizar los criterios de homologación mediante un acuerdo de todas las CCAA"


En Castilla y León la situación es similar. A fecha 30 de junio de 2022, 8.483 facultativos ejercían su actividad médica en los centros, establecimientos y servicios asistenciales de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León, de los que tan solo 117 eran profesionales extracomunitarios contratados. Esto es el 1,38 por ciento del total.

Mientras, según se publica en la  memoria del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O) de 2021, el número de médicos en el SNS-O es de 2.586, y de ellos alrededor de un 3 por ciento son no comunitarios. En otras comunidades, como Andalucía, hay 413 contratados; en la Región de Murcia, 48; y en Cantabria, 12; entre otros datos. Ello de muestra de las dificultades que encuentran los servicios públicos de salud para contratar a este tipo de personal.


Distintas CCAA, mismo problema


En una reciente entrevista con Redacción Médica, la consellera de Sanidad de las Islas Baleares, Patricia Gómez, ya subrayó la necesidad de “agilizar también la homologación de títulos de especialistas, porque tenemos un decalaje de años considerable y así podríamos incorporar estos profesionales al sistema”. “También sería oportuno aumentar la proporción de médicos extranjeros que puedan hacer el MIR”.

Su homólogo en Castilla y León, Alejandro Vázquez Ramos, en una conversación con este diario también coincidía en la necesidad de agilizar la homologación de títulos extracomunitarios. “Necesitamos la mejor calidad en nuestro sistema sanitario, y para lograrlo hay que agilizar la inclusión de profesionales extracomunitarios con título homologable para que pueda trabajar cuanto antes”.

En Castilla y León y, debido a la extensión de la región, hay una Atención Primaria muy diseminada con problemas de plantillas. Castilla y León tiene más superficie que Portugal, lo que obliga a “levantar un dispositivo de cobertura asistencial para el cual ahora no tenemos profesionales suficientes”. Estas medidas son óptimas “siempre que se mantenga una garantía de calidad en la homologación, sostiene.


Un problema que se extiende al MIR


La última convocatoria del MIR dejó, en primera instancia, un total de 217 plazas sin cubrir. Es por eso que el Ministerio de Sanidad permitió que los extracomunitarios que quedaron fuera del cupo poder elegir plaza. Pese a ello, quedaron casi una centena de plazas sin cubrir. En por eso que el nuevo Real Decreto por el que se regula la formación transversal de las especialidades en Ciencias de la Salud abre la puerta a la ampliación en seis puntos del cupo de extracomunitarios para el acceso a plazas MIR, hasta ahora limitado al cuatro por ciento por normativa, y fijando en estos instantes la posibilidad de elevarlo hasta el 10 por ciento. 

Así, el número máximo de plazas que podrá asignarse a este grupo de aspirantes, siempre que hayan obtenido una puntuación que les permita obtener plaza, no podrá ser superior al 10 por ciento del total de plazas ofertadas para la titulación de Medicina. Esto significa aumentar considerablemente la oferta reservada para estos médicos extracomunitarios que, una vez finalizada la residencia, deben volver a sus países de origen al no tener permiso de residencia.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.