El Ministerio considera que es imposible colaborar con ellas bajo el modelo actual con sociedades enfrentadas entre sí

Sanidad propone reducir las sociedades científicas para mejorar el trabajo
Javier Elola Somoza, Vicenç Martínez Ibáñez, Julián Pérez-Villacastín y Ángel Cequier Fillat.


25 ene 2022. 20.10H
SE LEE EN 5 minutos
Con la elaboración del nuevo Real Decreto de Especialidades el Ministerio de Sanidad se ha dado cuenta de que en España hay "demasiadas sociedades científicas" y, además, en ocasiones están enfrentadas entre ellas a pesar de pertenecer a la misma especialidad. Por ello, consideran que si acometieran un cambio cultural y se redujeran podrían colaborar más estrechamente con ellas haciéndolas más partícipes de las decisiones tomadas desde Sanidad. 

“En el ámbito formativo necesitamos un cambio cultural que empieza desde el individuo médico hasta el Ministerio de Sanidad. Hemos hablado con muchas sociedades científicas durante la elaboración del RD de especialidad y tenemos demasiadas. Esto repercute negativamente y debilita el Sistema Nacional de Salud (SNS)”, ha asegurado el director general de Formación y Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Vicenç Martínez Ibáñez, durante un debate organizado por la Sociedad Española de Cardiología (SEC) sore el RD de especialidades.

En una mesa que ha contado con Javier Elola Somoza, director de la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (IMAS); Julián Pérez-Villacastín, presidente de la SEC; y Ángel Cequier Fillat, expresidente de la SEC, el director de Formación y Ordenación Profesional ha asegurado que bajo el modelo actual es "muy difícil" colaborar con las sociedades científicas.

“Hay sociedades científicas en contra de otras de la misma especialidad. Así no se puede trabajar. Por lo que hemos decidido aplicar nuestro propio modelo de acreditación en base a países con éxito en su recertificación y su formación”, ha reivindicado Martínez Ibáñez.

Esto explica la postura inicial del Ministerio de desarrollar la recertificación de una forma ajena a las especialidades y su posterior rectificación por la que ha decidido colaborar finalmente con la Organización Médica Colegial (OMC) y la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme).

Un cambio en el "rol" de las Comisiones Nacionales 


Por todo ello, Martínez Ibáñez reclama un cambio cultural de las sociedades científicas y que apuesten claramente por el “importante rol” que juegan las Comisiones Nacionales de la especialidad dentro de un sistema de cogobernanza con las comunidades autónomas, que son quien tienen las competencias en salud. “En ese escenario es donde tienen enfrente al Ministerio y a las comunidades autónomas para transmitirle sus conocimientos y reivindicaciones”, ha recalcado el director general de Formación y Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad.

A pesar de las divergencias vividas por el Ministerio, estos se abren a volver al trabajo conjunto sí las organizaciones médicas cambian su forma de actuar. “Si los propios colegios de médicos y sociedades científicas van limando perezas se podrá dar más pie a introducirse en las decisiones del Ministerio, pero tal como estamos hoy es mejor que ofrezcamos una propuesta a la OMC y Facme, y habrá más propuestas hasta llegar al final. Se irá enriqueciendo el texto”, ha recalcado Martínez Ibañez. 

¿Cómo serán las ACE?


Martínez Ibáñez también ha detallado cómo se estructurarán las Áreas de Capacitación Específica (ACE) y ha fijado esta primavera como la fecha en la que espera que “ya puedan salir”. “Cada ACE será aprobada por orden ministerial y elaborada por la Comisión del Área de Capacitación Específica”, ha detallado el dirigente sanitario.

En cuanto la formación será en régimen de residencia programada, tutelada y remunerada. “Es como un residente, solo que son adjuntos”, ha detallado Martínez Ibáñez. A ella se accederá mediante concurso y será los comités de las ACE quien decida que médicos especialistas entran cada año en base a su experiencia en dicha superespecialización en cinco de los últimos siete años.

“Necesitamos más expertos por encima de las especialidades, pero no vamos a tener 7.000 aspirantes al año. Va a haber unos núcleos de docencia de excelencia que van a formar a los expertos, no será café para todos ni habrá ACE en todos lados. Se hará por concurso, no por examen y se van a escoger”, ha detallado el director de Ordenación y Formación Profesional.

Para el dirigente sanitario, el objetivo último de las ACE, que se irán creando una a una, es dar con el “cumplimiento” de la vocación de profesionales sanitarios que llevan años trabajando en ciertos temas “sin repercusión profesional”, salvo la de los pacientes y compañeros. En ese sentido, Martínez Ibáñez ha adelantado que las remuneraciones serán al menos las de adjuntos, aunque la última palabra la tendrán las comunidades autónomas y las comisiones nacionales.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.